ELLOS Y ELLAS

La co­ci­na es un mun­do don­de im­pe­ra la ima­gi­na­ción y las in­ter­pre­ta­cio­nes son li­bres. Al igual que los re­sul­ta­dos. Hoy: una re­ce­ta de co­ci­na

Beef! - - Para Abrir Boca -

Dos visiones a la ho­ra de ha­cer una nue­va re­ce­ta

ÉL

Se po­ne a bus­car una re­ce­ta en li­bros e In­ter­net por­que “de vez en cuan­do hay que de­mos­trar quién sa­be co­ci­nar de ver­dad en es­ta ca­sa”. Al ele­gir­la, se fi­ja so­bre to­do en un nom­bre rim­bom­ban­te. El ni­vel de di­fi­cul­tad no im­por­ta. “No hay na­da di­fí­cil pa­ra al­guien que bor­da los hue­vos fri­tos con pun­ti­lla”. Va al mer­ca­do. Na­die ha oí­do ha­blar del le­mon grass (tam­po­co él has­ta es­ta ma­ña­na), pe­ro se­rá co­mo la li­ma. De vuel­ta a ca­sa, tras la “mis-en-pla­ce”, pre­gun­ta dón­de es­tá el es­fe­ri­fi­ca­dor. No lo en­cuen­tra. ¿Có­mo es po­si­ble que ha­yan vi­vi­do has­ta aho­ra sin un uten­si­lio tan ne­ce­sa­rio? Im­pro­vi­sa uno con la cu­cha­ra de los he­la­dos. “Lo que se apren­de vien­do McGy­ver”. Sa­ca pe­cho hen­chi­do de or­gu­llo y sa­tis­fac­ción. Des­cu­bre que la re­ce­ta le obli­ga a com­prar mu­chas ver­du­ras y que cor­tar­las a cu­chi­llo es abu­rri­do. De­vuel­ve el apio y el hi­no­jo al fri­go­rí­fi­co sin to­car. “To­tal, no sa­ben a na­da”. Des­cu­bre que no es lo mis­mo 100 gra­mos de ha­ri­na que “un pu­ña­do bien ge­ne­ro­so”. Cuan­do la co­sa em­pie­za a to­mar for­ma. Se ha­ce un sel­fi con el de­lan­tal y lo en­vía al chat de los ami­gos. Se des­pis­ta un po­co con los men­sa­jes has­ta que em­pie­za a oler a que­ma­do. Prue­ba cin­co ve­ces y se au­to­con­ven­ce de to­do bien. Prue­ba por sex­ta vez y no­ta que al­go fa­lla. “Na­da que no so­lu­cio­ne un cho­rri­to de brandy”. Al em­pla­tar, se fía más de su cri­te­rio es­té­ti­co que de la pro­pues­ta de pre­sen­ta­ción. An­te las fe­li­ci­ta­cio­nes de los co­men­sa­les (no siem­pre sin­ce­ras) ad­vier­te que “hay mu­cho de co­se­cha pro­pia”. Di­ce a los ami­gos que no sa­be có­mo pue­den vi­vir sin te­ner un es­fe­ri­fi­ca­dor en ca­sa.

ELLA

Bus­ca un nue­vo pla­to pa­ra sor­pren­der a la fa­mi­lia y “por­que ya es­tá bien de co­mer siem­pre lo mis­mo” (tam­bién tie­ne al­go que ver que una ami­ga le ha­bla­se de los mi­la­gro­sos efec­tos de la qui­noa). Eli­ge una re­ce­ta que pa­re­ce li­ge­ra y equi­li­bra­da, por­que lo ri­co no es­tá re­ñi­do con lo sa­lu­da­ble. Op­ta por un pla­to que no le ha­ga es­tar to­do el día en la co­ci­na. “Hay mu­chas co­sas que ha­cer y to­do tie­ne que es­tar per­fec­to pa­ra cuan­do lle­guen los in­vi­ta­dos”. Lle­va una lis­ta com­ple­ta de lo que tie­ne que com­prar. Al ver el pre­cio al que se ha pues­to la mer­lu­za aca­ba com­pran­do ba­ca­lao. Ha­ce la “mis-en-pla­ce” y re­pa­sa la re­ce­ta. Enciende la te­le pa­ra sen­tir­se acom­pa­ña­da. Se po­ne a co­ci­nar. Em­pie­za a ago­biar­se por­que ha mi­ra­do el reloj. Se le es­tá echan­do el tiem­po en­ci­ma. Pi­ca las ver­du­ras con la pi­ca­do­ra eléc­tri­ca. Com­prue­ba que ha uti­li­za­do to­dos los in­gre­dien­tes. Pe­sa los in­gre­dien­tes. Cuan­do to­do es­tá en el fue­go y con­tro­la­do, se va a la du­cha y a pre­pa­rar­se. Aso­ma la ca­be­za des­de el cuar­to de ba­ño por­que le ha pa­re­ci­do que al­go se es­tá que­man­do en la co­ci­na. Prue­ba una cu­cha­ra­da y vuel­ve a la re­ce­ta con­ven­ci­da de que al pla­to le fal­ta al­go. Prue­ba de nue­vo y se que­da tran­qui­la. Sa­be que las pro­pues­tas de pre­sen­ta­ción es­tán pa­ra al­go. An­te las fe­li­ci­ta­cio­nes (ca­si siem­pre sin­ce­ras) ad­mi­te que el mé­ri­to es de la re­ce­ta y que ya les pa­sa­rá el en­la­ce. Di­ce a sus amigas que no sa­be có­mo han po­di­do vi­vir has­ta aho­ra sin qui­noa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.