Des­co­nec­tar

BiciSport - - EDITORIAL - Sergio Pa­lo­mar. Director. spa­lo­[email protected] / @ser­pa­l_

Es­ta­mos de acuer­do que a to­dos los que lee­mos es­tas lí­neas la bi­ci nos apa­sio­na has­ta el pun­to de con­si­de­rar­la más que un de­por­te o una ac­ti­vi­dad de ocio, un es­ti­lo de vi­da en sí: nues­tros ami­gos son ci­clis­tas, plan­tea­mos en va­ca­cio­nes via­jar a subir puer­tos o rea­li­zar de­ter­mi­na­da mar­cha ci­clo­tu­ris­ta, nues­tros ca­pri­chos sue­len con­sis­tir en compras re­la­cio­na­das con las dos rue­das, etc. Sin em­bar­go, co­mo to­da ac­ti­vi­dad en es­ta vi­da pue­de lle­gar el mo­men­to en que nos sa­tu­re, al­go me­nos ra­ro de lo que se pue­de creer en un de­por­te tan exi­gen­te en el que pa­ra ren­dir con sol­ven­cia o afron­tar re­tos con ga­ran­tías te­ne­mos que de­di­car mu­cho tiem­po. Com­bi­nar esa exi­gen­cia con la vi­da la­bo­ral y per­so­nal exi­ge a me­nu­do de enor­mes pi­rue­tas que pue­den desem­bo­car en un pun­to en el que nues­tra ca­be­za di­ce bas­ta y de la no­che a la ma­ña­na de­ja de ape­te­cer­te sa­lir a su­frir o con­tro­lar ca­da ca­lo­ría in­ge­ri­da. Co­mo me gus­ta de­cir, “uno nun­ca de­ja de ser ci­clis­ta”, pe­ro ob­se­sio­nar­se nun­ca con­du­ce a na­da bueno. An­tes de caer en una es­pi­ral de odio ha­cia la bi­ci es me­jor de­cir bas­ta, re­se­tear la ca­be­za y plan­tear­nos que a lo me­jor ba­jar de 6 ho­ras en la Que­bran­tahue­sos se que­da fue­ra de nues­tro al­can­ce o que el rit­mo de la gru­pe­ta no es el nues­tro. Es el mo­men­to de re­ini­ciar nues­tra afi­ción, dar­nos un res­pi­ro de bi­ci y de­jar que el ham­bre por las dos rue­das re­gre­se de for­ma na­tu­ral, al­go que aca­ba­rá su­ce­dien­do por­que es­to del ci­clis­mo es un bi­cio que nos en­gan­cha pa­ra siem­pre. Mien­tras tan­to, tam­po­co es cues­tión de es­tar pa­ra­dos sino en­con­trar re­tos que nos atrai­gan, nos mo­ti­ven y sean al­can­za­bles. En nues­tro ca­so, des­pués de una in­ten­sí­si­ma temporada de pre­sen­ta­cio­nes y mar­chas he­mos cam­bia­do las ca­las por las za­pa­ti­llas de co­rrer a pie. Una for­ma de man­te­ner­nos ac­ti­vos y re­cu­pe­rar po­co a po­co el gus­to por el pe­da­leo.

Son co­mu­nes es­tos días las no­ti­cias en los que el an­ti­ci­clón es­tan­ca la at­mos­fe­ra y la con­ta­mi­na­ción vuel­ve irres­pi­ra­ble el ai­re de nues­tras ciu­da­des. Sor­pren­de que an­te es­ta si­tua­ción la so­lu­ción sean ape­nas ti­bias me­di­das de res­tric­ción del trá­fi­co...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.