A pla­to

Pi­na­re­llo tam­bién se elec­tri­fi­ca

BiciSport - - EDITORIAL - DES­DE SAN PIE­TRO DI FELETTO (ITA­LIA) | SERGIO PA­LO­MAR FOTOS | PI­NA­RE­LLO

■ En nues­tro an­te­rior nú­me­ro os ha­blá­ba­mos de lo que se­gu­ra­men­te se­rá uno de los ca­ba­llos de ba­ta­lla de las mar­cas en pró­xi­mas tem­po­ra­das. Nos re­fe­ri­mos a las bi­ci­cle­tas eléc­tri­cas de ca­rre­te­ra, un ti­po de má­qui­na que, vis­to lo vis­to en el mun­do de la bi­ci de mon­ta­ña, don­de han cau­sa­do au­tén­ti­co fu­ror, cuen­tan con un am­plio ca­mino que re­co­rrer tam­bién so­bre el as­fal­to. Pi­na­re­llo no quie­re fal­tar en la lí­nea de sa­li­da y nos pre­sen­tó ha­ce al­gu­nas se­ma­nas su Ny­tro, un mo­de­lo que si­gue las ten­den­cias que os ade­lan­tá­ba­mos unos me­ses atrás; es de­cir, bi­ci­cle­tas con una asis­ten­cia po­co in­tru­si­va, sis­te­mas de mo­tor in­te­gra­dos en la es­truc­tu­ra pa­ra lo­grar un as­pec­to si­mi­lar a una bi­ci con­ven­cio­nal y un pe­so con­te­ni­do que per­mi­ta con­ti­nuar uti­li­zán­do­la aun cuan­do se ter­mi­ne la ba­te­ría. La pro­pues­ta de Pi­na­re­llo to­ma co­mo ba­se su mo­de­lo Gan S, con el que com­par­te las fi­bras de car­bono To­ray T700 y una geo­me­tría con una po­si­ción más re­la­ja­da que en la su­per­de­por­ti­va Dog­ma. La asis­ten­cia se de­ja en ma­nos de la fir­ma ale­ma­na Fa­zua, el mis­mo sis­te­ma que tam­bién mon­tan las pro­pues­tas de mar­cas co­mo Cu­be o Fo­cus. Cuen­ta con un con­jun­to mo­tor/ ba­te­ría ubi­ca­do a lo lar­go de un tu­bo dia­go­nal so­bre­di­men­sio­na­do en cu­yas for­mas no se des­de­ña la ae­ro­di­ná­mi­ca. Lo po­de­mos ex­traer pa­ra car­gar la ba­te­ría o, di­rec­ta­men­te pa­ra sus­ti­tuir­lo por una ta­pa que con­vier­te a es­ta eléc­tri­ca en una bi­ci con­ven­cio­nal. Una de las prin­ci­pa­les ven­ta­jas de es­te sis­te­ma com­pac­to es que man­tie­ne con­te­ni­do el pe­so de la bi­ci, es­tan­do el mo­de­lo que veis en las fotos, el úni­co mon­ta­je dis­po­ni­ble por el mo­men­to con SRAM For­ce, en torno a los 13 kg, lo que per­mi­te, jun­to al es­ca­so ro­za­mien­to del sis­te­ma, se­guir uti­li­zan­do la bi­ci si nos que­da­mos sin ba­te­ría. De he­cho, es­ta fue una de las prue­bas que hi­ci­mos du­ran­te la ru­ta de test en la pre­sen­ta­ción de es­ta Ny­tro, don­de tam­bién apro­ve­cha­mos pa­ra ale­jar pre­jui­cios acer­ca de es­tas bi­cis. Si bien es cier­to que con­ta­mos con el apo­yo del mo­tor, re­gu­la­ble en tres ni­ve­les de asis­ten­cia des­de el man­do ubi­ca­do en el ma­ni­llar que a su vez nos mues­tra la in­for­ma­ción del ni­vel de ba­te­ría res­tan­te, el em­pu­je ex­tra es po­co in­tru­si­vo, sien­do un sim­ple ex­tra que se su­ma a la fuer­za de la pe­da­la­da. Char­lan­do con el res­to de pe­rio­dis­tas pre­sen­tes la opi­nión ge­ne­ra­li­za­da era que la sen­sa­ción es si­mi­lar a pe­da­lear con vien­to fa­vo­ra­ble. Es más fá­cil, pe­ro si­gues te­nien­do que apre­tar con fuer­za los pe­da­les. Por lo de­más, el com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co de la bi­ci­cle­ta, sal­van­do la di­fe­ren­cia de pe­so que nos obli­ga a ajus­tar la dis­tan­cia de fre­na­do en las ba­ja­das, es muy si­mi­lar al que re­cor­dá­ba­mos del mo­de­lo Gan tan­to es­ca­lan­do co­mo des­cen­dien­do, a la vez que el as­pec­to ge­ne­ral dis­ta po­co de los cua­dros con­ven­cio­na­les de la fir­ma de Tre­vi­so. Un cam­po emer­gen­te el de las ebi­kes de ca­rre­te­ra en el que Pi­na­re­llo no ha du­da­do en apos­tar con la con­fian­za de que el ni­cho de po­ten­cia­les usua­rios ha­rá que en las pró­xi­mas tem­po­ra­das ha­ble­mos mu­cho de es­te ti­po de bi­cis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.