Bi­cis de ciclocross

CO­NO­CE LAS ME­JO­RES AR­MAS PA­RA LA DIS­CI­PLI­NA MÁS IN­TEN­SA

BiciSport - - EDITORIAL - TEX­TO | SERGIO PA­LO­MAR | JOA­QUÍN CAL­DE­RÓN FOTOS | ÁL­VA­RO PA­LO­MAR | RAFA GÓ­MEZ

Pa­sar 45 mi­nu­tos con el co­ra­zón en la bo­ca y li­dian­do con unos tra­za­dos ca­da vez más téc­ni­cos exi­ge con­tar con una bi­ci en la que po­da­mos con­fiar ple­na­men­te. Unas pre­mi­sas que cum­plen a la per­fec­ción nues­tras cua­tro in­vi­ta­das.

No po­de­mos evi­tar arran­car es­te ar­tícu­lo con una mi­ra­da ha­cia atrás. Con­cre­ta­men­te a di­ciem­bre de 2014 cuan­do en nues­tro nú­me­ro 4 tam­bién las bi­cis de ciclocross eran pro­ta­go­nis­tas de la prue­ba. En­ton­ces el alu­mi­nio era cla­ro do­mi­na­dor, los dis­cos, que ha­cían su lle­ga­da al ci­clis­mo de ca­rre­te­ra, em­pe­za­ban a apa­re­cer en las ga­mas aun­que en com­pe­ti­ción las es­tre­llas se­guían con­fian­do en los tra­di­cio­na­les can­ti­lé­ver. Por su­pues­to, ni ha­bía­mos es­cu­cha­do ha­blar del gra­vel, te­nien­do es­te ti­po de bi­cis una cla­ra orien­ta­ción com­pe­ti­ti­va. Hoy, tres años des­pués, la dis­ci­pli­na del ba­rro cuen­ta con una gran sa­lud con am­plias par­ti­ci­pa­cio­nes en las ca­rre­ras que se dispu­tan en los dis­tin­tos cir­cui­tos tan­to re­gio­na­les co­mo a ni­vel nacional en nues­tro país, aun­que a años luz de pa­sión desata­da que se vi­ve en Bél­gi­ca y Paí­ses Ba­jos don­de las ca­rre­ras son al­go com­pa­ra­ble al fút­bol y es­ta dis­ci­pli­na cuen­ta con una cons­tan­te co­ber­tu­ra en los me­dios. A ni­vel po­pu­lar, la pro­li­fe­ra­ción de ca­rre­ras, la du­ra­ción re­du­ci­da de es­tas ca­rre­ras que ha­ce que no sean ne­ce­sa­rios en­tre­na­mien­tos de lar­ga du­ra­ción -a cam­bio exi­ge una al­ta in­ten­si­dad- y el tra­tar­se de una ac­ti­vi­dad su­per­di­ver­ti­da en la que cons­tan­te­men­te es­ta­mos ju­gan­do con la bi­ci son ra­zo­nes más que su­fi­cien­tes pa­ra ex­pli­car el au­ge que vi­ve es­te de­por­te in­ver­nal.

Ge­né­ti­ca com­pe­ti­ti­va

En es­tos úl­ti­mos años los cir­cui­tos so­bre los que se tra­zan las ca­rre­ras son ca­da vez más téc­ni­cos y ra­to­ne­ros. Cons­tan­tes es­pri­nes y fre­na­zos, subidas cor­tas y ex­plo­si­vas, tra­mos de are­na don­de só­lo los más há­bi­les

se man­tie­nen so­bre la bi­ci y, por su­pues­to, zo­nas en las que no que­da más re­me­dio que car­gar la bi­ci al hom­bro han obli­ga­do a las mar­cas a per­fi­lar có­mo ha de ser la bi­ci de com­pe­ti­ción pa­ra es­ta mo­da­li­dad. En reali­dad, son bi­ci­cle­tas que no di­fie­ren mu­cho de las má­qui­nas de ca­rre­te­ra de ca­da mar­ca, en es­pe­cial si nos re­fe­ri­mos a los mo­de­los más li­via­nos y es­ca­la­do­res. El que se tra­te de ca­rre­ras cor­tas de­ja el pa­rá­me­tro de la ab­sor­ción en un se­gun­do plano, pri­mán­do­se an­te to­do una gran ri­gi­dez y un pe­so con­te­ni­do que nos per­mi­ta re­cu­pe­rar ve­lo­ci­dad fá­cil­men­te a la sa­li­da de ca­da cur­va. Si bien la geo­me­tría ha de ser más per­mi­si­va pa­ra li­diar con las di­fi­cul­ta­des del te­rreno, las di­rec­cio­nes ape­nas se re­la­jan pa­ra man­te­ner una gran agi­li­dad de gi­ro, mien­tras que atrás la vai­nas só­lo cre­cen lo ne­ce­sa­rio pa­ra dar ca­bi­da a las cu­bier­tas de ta­cos ya que unas vai­nas cor­tas re­dun­dan en una ma­yor ca­pa­ci­dad de trac­ción en las di­fí­ci­les con­di­cio­nes de los cir­cui­tos. Es­tos son prin­ci­pal­men­te los ras­gos que di­fe­ren­cian a es­tas bi­cis del in­ci­pien­te gra­vel, una du­da que mu­chos de vo­so­tros nos plan­teáis, en el que se le da más prio­ri­dad a la co­mo­di­dad y a un uso más po­li­va­len­te. Ven­dría a ser co­mo com­pa­rar una bi­ci gran fon­do con una es­ca­la­do­ra. Con am­bas po­de­mos ha­cer de to­do pe­ro ca­da una se desen­vuel­ve me­jor en unos de­ter­mi­na­dos as­pec­tos pe­ro sin es­tar li­mi­ta­do el uso co­mo nos de­mues­tra la Can­no­da­le Su­pe­rX de es­te test, don­de tan só­lo un cam­bio de me­di­da en las cu­bier­tas mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre uno y otro uso.

Uno bas­ta

Ya ha­ce unos cuan­tos años que usar só­lo un pla­to es la nor­ma en el mun­do de la bi­ci de mon­ta­ña. La sim­pli­ci­dad del sis­te­ma, que ga­ran­ti­za un co­rrec­to fun­cio­na­mien­to en con­di­cio­nes de ba­rro,

es el prin­ci­pal mo­ti­vo, lo que tam­bién lo con­vier­te en ideal pa­ra el ciclocross. Sin em­bar­go, tan só­lo SRAM se ha atre­vi­do a apos­tar por el mo­no­pla­to por lo que, co­mo po­de­mos ver en­tre nues­tras in­vi­ta­das, al con­tra­rio de lo que ocu­rre en los mon­ta­jes de se­rie de ca­rre­te­ra, aquí es la fir­ma es­ta­dou­ni­den­se la que co­pa las bi­cis de se­rie con un fun­cio­na­mien­to a prue­ba de bom­bas que in­clu­ye su ca­rac­te­rís­ti­co tac­to con­tun­den­te que nos apor­ta mu­cha in­for­ma­ción cuan­do cam­bia­mos con los de­dos ate­ri­dos por el frío.

Mu­cha di­ver­sión, co­mo de­cía­mos al prin­ci­pio, en unas bi­cis que, si bien es­tán des­ti­na­das a una dis­ci­pli­na que se dispu­ta du­ran­te ape­nas unos po­cos me­ses al año y co­bran su má­xi­mo sen­ti­do en la com­pe­ti­ción, les po­de­mos dar un uso al­ter­na­ti­vo por las in­ter­mi­na­bles pis­tas de tie­rra que ja­lo­nan gran par­te de nues­tro país pa­ra po­der apro­ve­char aún más unos cua­dros que son pu­ra pa­ta ne­gra.

La mo­da­li­dad in­ver­nal por ex­ce­len­cia es ex­plo­si­vi­dad: ca­rre­ras cor­tas y de es­fuer­zos al lí­mi­te. Sin em­bar­go, no es obli­ga­to­rio co­lo­car­te un dor­sal pa­ra dis­fru­tar de unas bi­cis que son pu­ra di­ver­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.