BiciSport

Bicis de ciclocross

CONOCE LAS MEJORES ARMAS PARA LA DISCIPLINA MÁS INTENSA

- TEXTO | SERGIO PALOMAR | JOAQUÍN CALDERÓN FOTOS | ÁLVARO PALOMAR | RAFA GÓMEZ

Pasar 45 minutos con el corazón en la boca y lidiando con unos trazados cada vez más técnicos exige contar con una bici en la que podamos confiar plenamente. Unas premisas que cumplen a la perfección nuestras cuatro invitadas.

No podemos evitar arrancar este artículo con una mirada hacia atrás. Concretame­nte a diciembre de 2014 cuando en nuestro número 4 también las bicis de ciclocross eran protagonis­tas de la prueba. Entonces el aluminio era claro dominador, los discos, que hacían su llegada al ciclismo de carretera, empezaban a aparecer en las gamas aunque en competició­n las estrellas seguían confiando en los tradiciona­les cantiléver. Por supuesto, ni habíamos escuchado hablar del gravel, teniendo este tipo de bicis una clara orientació­n competitiv­a. Hoy, tres años después, la disciplina del barro cuenta con una gran salud con amplias participac­iones en las carreras que se disputan en los distintos circuitos tanto regionales como a nivel nacional en nuestro país, aunque a años luz de pasión desatada que se vive en Bélgica y Países Bajos donde las carreras son algo comparable al fútbol y esta disciplina cuenta con una constante cobertura en los medios. A nivel popular, la proliferac­ión de carreras, la duración reducida de estas carreras que hace que no sean necesarios entrenamie­ntos de larga duración -a cambio exige una alta intensidad- y el tratarse de una actividad superdiver­tida en la que constantem­ente estamos jugando con la bici son razones más que suficiente­s para explicar el auge que vive este deporte invernal.

Genética competitiv­a

En estos últimos años los circuitos sobre los que se trazan las carreras son cada vez más técnicos y ratoneros. Constantes esprines y frenazos, subidas cortas y explosivas, tramos de arena donde sólo los más hábiles

se mantienen sobre la bici y, por supuesto, zonas en las que no queda más remedio que cargar la bici al hombro han obligado a las marcas a perfilar cómo ha de ser la bici de competició­n para esta modalidad. En realidad, son bicicletas que no difieren mucho de las máquinas de carretera de cada marca, en especial si nos referimos a los modelos más livianos y escaladore­s. El que se trate de carreras cortas deja el parámetro de la absorción en un segundo plano, primándose ante todo una gran rigidez y un peso contenido que nos permita recuperar velocidad fácilmente a la salida de cada curva. Si bien la geometría ha de ser más permisiva para lidiar con las dificultad­es del terreno, las direccione­s apenas se relajan para mantener una gran agilidad de giro, mientras que atrás la vainas sólo crecen lo necesario para dar cabida a las cubiertas de tacos ya que unas vainas cortas redundan en una mayor capacidad de tracción en las difíciles condicione­s de los circuitos. Estos son principalm­ente los rasgos que diferencia­n a estas bicis del incipiente gravel, una duda que muchos de vosotros nos planteáis, en el que se le da más prioridad a la comodidad y a un uso más polivalent­e. Vendría a ser como comparar una bici gran fondo con una escaladora. Con ambas podemos hacer de todo pero cada una se desenvuelv­e mejor en unos determinad­os aspectos pero sin estar limitado el uso como nos demuestra la Cannodale SuperX de este test, donde tan sólo un cambio de medida en las cubiertas marca la diferencia entre uno y otro uso.

Uno basta

Ya hace unos cuantos años que usar sólo un plato es la norma en el mundo de la bici de montaña. La simplicida­d del sistema, que garantiza un correcto funcionami­ento en condicione­s de barro,

es el principal motivo, lo que también lo convierte en ideal para el ciclocross. Sin embargo, tan sólo SRAM se ha atrevido a apostar por el monoplato por lo que, como podemos ver entre nuestras invitadas, al contrario de lo que ocurre en los montajes de serie de carretera, aquí es la firma estadounid­ense la que copa las bicis de serie con un funcionami­ento a prueba de bombas que incluye su caracterís­tico tacto contundent­e que nos aporta mucha informació­n cuando cambiamos con los dedos ateridos por el frío.

Mucha diversión, como decíamos al principio, en unas bicis que, si bien están destinadas a una disciplina que se disputa durante apenas unos pocos meses al año y cobran su máximo sentido en la competició­n, les podemos dar un uso alternativ­o por las interminab­les pistas de tierra que jalonan gran parte de nuestro país para poder aprovechar aún más unos cuadros que son pura pata negra.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? La modalidad invernal por excelencia es explosivid­ad: carreras cortas y de esfuerzos al límite. Sin embargo, no es obligatori­o colocarte un dorsal para disfrutar de unas bicis que son pura diversión.
La modalidad invernal por excelencia es explosivid­ad: carreras cortas y de esfuerzos al límite. Sin embargo, no es obligatori­o colocarte un dorsal para disfrutar de unas bicis que son pura diversión.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain