Des­cu­brien­do el bi­ke­pac­king

Un via­je de va­rios días en bi­ci­cle­ta es una ex­pe­rien­cia que co­mien­za a dis­fru­tar­se con la pla­ni­fi­ca­ción, mu­cho an­tes de la pri­me­ra pe­da­la­da, y que de­ja un re­cuer­do im­bo­rra­ble en nues­tra me­mo­ria.

BiciSport - - EDITORIAL - TEX­TO | JO­SÉ PAS­TOR | J.C. FOTOS | JAI­ME OR­TE­GA | J.C. | J.P.

Ha­ce años, ya no pa­ra pla­near una ru­ta de va­rios días, sino in­clu­so pa­ra ha­cer una sa­li­da de moun­tain bike de ape­nas 50 km, nos te­nía­mos que ar­mar con ma­pas, ha­bía que tra­zar la ru­ta cui­da­do­sa­men­te, ela­bo­rar un road­book, etc. Hoy en día to­do es más sen­ci­llo, pá­gi­nas co­mo Wi­ki­loc nos pro­veen de tracks y nues­tro tra­ba­jo se li­mi­ta a ele­gir­los, com­bi­nar­los y car­gar­los a nues­tro GPS. Y, por si fue­ra po­co, dis­po­ne­mos de ma­pas y ubi­ca­ción exac­ta al ins­tan­te gra­cias a nues­tro te­lé­fono mó­vil. La aven­tu­ra es me­nos aven­tu­ra, pe­ro no por ello pier­de su ver­da­de­ra esen­cia, o al me­nos lo que pre­ten­de­mos ob­te­ner de ella: con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, dis­fru­tar de pe­da­lear por ca­mi­nos que des­co­no­ce­mos, y, ¿có­mo no? ir sin prisa. ¡Qué bo­ni­to es re­co­rrer los ca­mi­nos dis­fru­tan­do del pai­sa­je, de los ocres oto­ña­les, de mi­ra­das per­di­das en el ho­ri­zon­te in­fi­ni­to que se pre­sen­ta an­te no­so­tros y que se ale­ja con la mis­ma par­si­mo­nia con la que nos pre­ten­de­mos acer­car a él! Sa­li­mos de ca­sa y re­gre­sa­mos a ca­sa con nues­tra bi­ci, pro­pul­sa­da por la ilu­sión de via­jar so­bre ella, por la son­ri­sa que nos pro­vo­ca com­par­tir via­je con ami­gos, por in­ter­mi­na­bles con­ver­sa­cio­nes y si­len­cios cóm­pli­ces.

Pri­me­ra odi­sea: ha­cer la al­for­ja

Via­jar con una ad­ven­tu­re bike, o me­jor, una bi­ci con al­for­jas co­mo se ha lla­ma­do tra­di­cio­nal­men­te, su­po­ne un re­to an­tes de co­men­zar, so­bre to­do pa­ra aque­llos que pre­ten­de­mos lle­var la ca­sa con no­so­tros. Y no en sen­ti­do fi­gu­ra­do, sino que, co­mo no te pon­gas un lí­mi­te, la lista de co­sas que aca­rreas se dis­pa­ra­rá. Por eso, lo re­co­men­da­ble es lle­var lo ab­so­lu­ta­men­te im­pres­cin­di­ble. En nues­tro ca­so, te­nien­do en cuen­ta que rea­li­za­mos la ru­ta a co­mien­zos de di­ciem­bre, fue: un cu­lote pa­ra ca­da día,

ca­mi­se­ta in­te­rior, una cha­que­ta tér­mi­ca pa­ra los tres días, la ro­pa mí­ni­ma de ca­lle, que no fue po­ca por­que coin­ci­dió con los días más fríos del año, ele­men­tos de aseo per­so­nal y có­mo no, mó­vil, car­ga­dor y ba­te­ría ex­ter­na. Con esa lista es su­fi­cien­te; si, co­mo no­so­tros, eres de los que te cues­ta po­ner lí­mi­te, aca­ba­rás con otra cha­que­ta de re­cam­bio, guan­tes lar­gos ex­tra, ro­pa in­te­rior pa­ra más días de los que du­ra el via­je… Pe­so in­ne­ce­sa­rio en unas bol­sas en las que ca­be bas­tan­te más de lo que pa­re­ce y que son mu­cho más ver­sá­ti­les que el con­jun­to por­ta­bul­tos/al­for­ja por­que su­man me­nos pe­so y per­mi­ten la po­si­bi­li­dad de re­ti­rar­los con fa­ci­li­dad. Eso sí, si es­tás in­tere­sa­do en ellas bus­ca una bol­sa tra­se­ra con un pe­que­ño so­por­te, co­mo el Bu­rra Bu­rra de Spe­cia­li­zed, o ad­quie­re el an­ti­vai­vén de Woho. No te re­co­men­da­mos que ten­gas que com­pro­bar la des­agra­da­ble sen­sa­ción de que el equi­pa­je se mue­va ha­cia un la­do y al otro en ca­da pe­da­la­da, una ex­pe­rien­cia que ya nos to­có vi­vir en nues­tra pri­me­ra in­cur­sión en ve­rano. De to­do se apren­de.

Co­men­za­mos en Ma­drid, sa­li­mos de una ciu­dad prác­ti­ca­men­te de­sier­ta por las tem­pe­ra­tu­ras ca­si ba­jo cero y va­mos hil­va­nan­do unos ca­mi­nos con otros. El tiem­po pa­sa de­pri­sa, ¡qué bien se es­tá, cuan­do se es­tá bien! El pai­sa­je no pue­de ser más va­ria­do: he­mos ini­cia­do nues­tra an­da­du­ra en la ciu­dad, he­mos atra­ve­sa­do par­ques, ca­rri­les bi­ci, ca­lles, ca­mi­nos ru­ra­les, zo­nas agrí­co­las de ve­ga, de se­cano y dehe­sa. El pai­sa­je cam­bia con una so­lu­ción de con­ti­nui­dad, sin cam­bios brus­cos. Nues­tra ru­ta nos di­ri­ge en di­rec­ción sur-su­r­oes­te, el sol bri­lla de fren­te a no­so­tros, va ca­yen­do y con él co­mien­za a des­cen­der la tem­pe­ra­tu­ra, pe­ro es­ta­mos ca­si al fi­nal del re­co­rri­do pre­vis­to pa­ra hoy. Ta­la­ve­ra de la Rei­na es­tá an­te no­so­tros, al­can­za­mos la me­ta del día. Nos es­pe­ra una me­re­ci­da du­cha, un pa­seo, ce­nar y des­can­sar. No pien­ses que por ir des­pa­cio no te vas a can­sar, el con­jun­to de bi­ci más equi­pa­je ron­da los 16 kg, pe­so na­da des­de­ña­ble. Ade­más, he­mos hui­do del as­fal­to pa­ra rea­li­zar la ru­ta por ca­mi­nos, lo que, su­ma­do a nues­tro es­ta­do de for­ma a es­tas al­tu­ras del año, que es más bien jus­to pa­ra nues­tra pre­ten­sión, tie­ne co­mo re­sul­ta­do una me­dia li­ge­ra­men­te su­pe­rior a los 20 km/h.

Hue­llas hu­ma­nas

La ru­ta del se­gun­do día re­co­rre has­ta To­le­do el Ca­mino Na­tu­ral del Ta­jo, que no­so­tros ha­ce­mos re­mon­tan­do el río, al

con­tra­rio de lo ha­bi­tual. El inicio de la jornada es bas­tan­te de­sola­dor, en­con­trán­do­nos ver­ti­dos ile­ga­les de plás­ti­cos, mue­bles, etc. en un ca­mino de gran re­co­rri­do co­mo es el GR 113, que, a pesar de es­tar re­la­ti­va­men­te bien se­ña­li­za­do -su­fri­mos al­gu­nas equi­vo­ca­cio­nes por­que el ca­mino mue­re de re­pen­te en va­rias oca­sio­nes-, no es res­pe­ta­do. Por si fue­ra po­co, el em­bal­se de Cas­tre­jón o del Bu­ru­jón, en­tre La Pue­bla de Mon­tal­bán y Al­ba­rreal de Ta­jo, ofre­ce una imagen pe­no­sa por la au­sen­cia de agua. Los re­tra­sos por las pér­di­das, la de­gra­da­ción de los ca­mi­nos y com­pro­bar que la fal­ta de agua es un gran pro­ble­ma que pa­re­ce no im­por­tar a la ma­yo­ría ha­ce que se ins­ta­le el si­len­cio y nos in­va­da el sen­ti­mien­to de tris­te­za, que só­lo se mi­ti­gó con la lle­ga­da a To­le­do y el as­cen­so a su cas­co an­ti­guo a lo­mos de nues­tros fla­man­tes cor­ce­les.

El re­gre­so a Ma­drid del ter­cer y úl­ti­mo día era, a prio­ri, la ru­ta más fá­cil. Sin em­bar­go, de nue­vo la ma­la se­ña­li­za­ción del Ca­mino Na­tu­ral del Ta­jo y al­gu­nos erro­res de na­ve­ga­ción nos hi­cie­ron per­der tiem­po. Dos en­cuen­tros con com­pa­ñe­ros ci­clis­tas nos ale­gra­ron la jornada. Pri­me­ro, con los tra­ba­ja­do­res de una em­pre­sa de trans­por­te en el Po­lí­gono de las afue­ras de To­le­do, que nos pres­ta­ron acei­te pa­ra re­du­cir los chi­rri­dos de la ca­de­na. Des­pués, con un sim­pá­ti­co bom­be­ro que nos res­ca­tó en una de nues­tras pér­di­das y no du­dó en dar me­dia vuel­ta pa­ra lle­var­nos ca­si has­ta la en­tra­da de Aran­juez por unos ca­mi­nos que co­no­ce de me­mo­ria. En­tre con­ver­sa­cio­nes so­bre ma­te­rial, lo di­vino y lo hu­mano, se con­fe­só, apro­ve­chan­do esa com­pli­ci­dad que se es­ta­ble­ce en­tre ci­clis­tas: “Da igual qué pro­ble­ma ten­gas; to­dos se aca­ban al su­bir­se a la bi­ci”.

Al­can­za­mos Aran­juez y po­co des­pués Ti­tul­cia, que es co­mo es­tar en ca­sa por­que es nues­tra pa­ra­da obli­ga­to­ria pa­ra desa­yu­nar en las ru­tas de los fi­nes de se­ma­na. Sen­ti­mos que ce­rra­mos el círcu­lo por­que el pri­mer día sa­li­mos de Ma­drid en bus­ca del Ca­mino de Gua­da­lu­pe y aquí lo vol­ve­mos a en­con­trar. Ade­más, aban­do­na­mos Mós­to­les cru­zan­do el Gua­da­rra­ma por el fa­mo­so puen­te de hie­rro y aho­ra cru­za­mos el Ja­ra­ma por el an­ti­guo puen­te de Ti­tul­cia. En Aran­juez he­mos aban­do­na­do el Ta­jo, aca­ba­mos de pa­sar el Ta­ju­ña an­tes de Ti­tul­cia y só­lo que­da lle­gar a Ma­drid en bus­ca del úl­ti­mo afluen­te -por ex­ten­sión-, el Man­za­na­res, ese río del que Francisco de Que­ve­do se bur­ló lla­mán­do­le arro­yo apren­diz de río y que, sin em­bar­go, aho­ra ha re­cu­pe­ra­do la ciu­dad ha­cien­do del mis­mo un es­pa­cio de es­par­ci­mien­to. Po­co an­tes de cru­zar la M30 y aden­trar­nos en la al­men­dra cen­tral de la ciu­dad po­de­mos con­tem­plar, des­de uno de los al­tos que hay en el Par­que Li­neal, la ciu­dad al atar­de­cer, po­co an­tes de que se pon­ga el sol. Es­ta­mos a pun­to de dar por ter­mi­na­da nues­tra aven­tu­ra al­can­zan­do, tras mez­clar­nos con con­duc­to­res que di­fí­cil­men­te com­pren­de­rán nues­tra son­ri­sa, la se­de de Mo­tor­press Ibé­ri­ca. Han si­do tres días que nos de­jan un dul­ce sa­bor de bo­ca, pe­ro que a la vez sa­ben a po­co y nos ha­cen pen­sar en al­ter­na­ti­vas pa­ra la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra, con días en los que es ma­yor el nú­me­ro de ho­ras de sol. ¿Qué ha­rás tú?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.