Eroi­ca Bri­ta­nia

Con vein­te años de an­da­du­ra, la Eroi­ca se ha con­ver­ti­do en el pa­ra­dig­ma del ci­clis­mo clá­si­co, al­can­zan­do los cin­co con­ti­nen­tes me­dian­te di­ver­sas mar­chas re­tro.

BiciSport - - EDITORIAL - TEX­TO | ÁN­GEL GI­NER FOTOS | EROI­CA | AG

La fór­mu­la Eroi­ca, que re­cu­pe­ra las bi­ci­cle­tas ol­vi­da­das en ga­ra­jes y los mai­llots de la­na, si­gue acu­mu­lan­do adep­tos sin ce­sar con con­vo­ca­to­rias de un ni­vel de exi­gen­cia fí­si­ca a la car­ta. Una de las fran­qui­cias más des­ta­ca­das es la Eroi­ca Bri­tan­nia, que es­te año se ce­le­bró los días 16, 17 y 18 de ju­nio. Con unas con­no­ta­cio­nes muy di­fe­ren­cia­das del res­to de her­ma­nas -His­pa­nia, Ca­li­for­nia, Ja­pón, etc-, se pre­sen­ta co­mo un me­ga­fes­ti­val de la bi­ci­cle­ta clá­si­ca y ves­ti­men­ta vin­ta­ge. Su desa­rro­llo par­ti­ci­pa­ti­vo ha si­do ex­po­nen­cial, has­ta tal pun­to que ha pre­ci­sa­do sa­lir al cam­po pa­ra mon­tar to­da su ofer­ta en un enor­me es­pa­cio al ai­re li­bre, so­bre el que se ele­va pa­ra el acon­te­ci­mien­to una ciu­dad ar­ti­fi­cial que aco­ge a más de do­ce mil alle­ga­dos en­tre par­ti­ci­pan­tes y acom­pa­ñan­tes.

Un enor­me cam­pus ro­dea­do de car­pas con to­do ti­po de ser­vi­cios, que se cie­rra al fon­do con un gran es­ce­na­rio so­bre el que no ce­san las ac­tua­cio­nes a lo lar­go de los tres días que du­ra el even­to. To­do es­to su­ce­de en un par­que nacional -Dis­trict Park- a unos se­ten­ta ki­ló­me­tros al sur de Man­ches­llu­via, ter. La or­ga­ni­za­ción, apo­ya­da por una le­gión de vo­lun­ta­rios, ofer­ta enor­mes es­pa­cios tan­to pa­ra acam­pa­da co­mo pa­ra ca­ra­va­nas, así co­mo un enor­me apar­ca­mien­to. No se de­ja na­da a la im­pro­vi­sa­ción. Ni si­quie­ra si apa­re­ce la en tal ca­so pa­ra evi­tar el ba­rro es­tá pre­vis­to ex­ten­der so­bre el te­rreno cien­tos de ba­las de pa­ja. Mien­tras que el do­min­go es el mo­men­to deportivo, el sá­ba­do reúne in­fi­ni­tas op­cio­nes de di­ver­sión, siem­pre ba­sa­das en la bi­ci­cle­ta: con­cur­sos, ex­po­si­cio­nes, car­pas con ma­te­ria­les de to­das las épo­cas, co­mi­da rá­pi­da, con­fe­ren­cias, re­cin­to in­fan­til, ma­rio­ne­tas, pa­ya­sos... y so­bre to­do abun­dan­te cer­ve­za. La or­ga­ni­za­ción ofer­ta di­fe­ren­tes ti­pos de en­tra­da al fes­ti­val a sus co­rres­pon­dien­tes pre­cios: uno, dos o tres días, ade­más de la ad­qui­si­ción de un dor­sal pa­ra cual­quie­ra de las tres op­cio­nes de Eroi­ca -40, 80 o 160 ki­ló­me­tros-.

“To­do es­to su­ce­de en un par­que nacional -Dis­trict Park- a unos se­ten­ta ki­ló­me­tros al sur de Man­ches­ter”

En los re­co­rri­dos no in­ter­vie­ne la po­li­cía, to­do es­tá con­tro­la­do por vo­lun­ta­rios que rea­li­zan un gran pa­pel, so­bre to­do en los cru­ces de ca­rre­te­ras. En los tra­mos as­fal­ta­dos, la cir­cu­la­ción, aun­que es­ca­sa, no es­tá ce­rra­da, lo cual exi­ge una cier­ta pru­den­cia. Ex­ce­len­tes pues­tos de avi­tua­lla­mien­to, con ban­das de mú­si­ca in­clui­das, ga­ran­ti­zan que nin­gún par­ti­ci­pan­te se vea fal­to de ener­gías pa­ra cul­mi­nar el re­to.

La tra­di­cio­nal ofer­ta de­por­ti­va de tres re­co­rri­dos se tra­du­ce en un enor­me es­pec­tácu­lo, es­pe­cial­men­te en la mar­cha cor­ta, en la que con­flu­ye una al­ta par­ti­ci­pa­ción de to­do pe­la­je y con­di­ción, pa­ra dis­fru­tar de la bi­ci­cle­ta de siem­pre. La Eroi­ca Bri­tan­nia tie­ne un al­to com­po­nen­te fa­mi­liar. Fa­mi­lias en­te­ras acu­den a ve­ne­rar sus ve­tus­tas bi­ci­cle­tas y a de­sem­pol­var an­ti­guas ves­ti­men­tas, no ne­ce­sa­ria­men­te ci­clis­tas, a tra­vés de los ca­mi­nos y ca­rre­te­ras de un par­que nacional en el que se in­clu­yen re­con­ver­ti­dos tra­mos de fe­rro­ca­rril. Evi­den­te­men­te se tra­ta de una ver­sión di­fe­ren­te res­pec­to a las de­más Eroi­cas que me­re­ce la pe­na co­no­cer y dis­fru­tar.

“Fa­mi­lias en­te­ras acu­den a ve­ne­rar sus ve­tus­tas bi­ci­cle­tas y a de­sem­pol­var an­ti­guas ves­ti­men­tas”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.