BiciSport

Altimetría

- TEXTO | JOSEBA BELOKI FOTOS | RAFA GÓMEZ

Desgranamo­s los datos de Etxauri, el puerto navarro donde profesiona­les y cicloturis­tas se ponen a prueba.

CCONOCEMOS LA SUBIDA DE REFERENCIA PARA LOS CICLISTAS NAVARROS Vayamos donde vayamos siempre hay una ascensión que los ciclistas de la zona usan como referencia y en la que miden sus fuerzas. Si vamos a Navarra, esa subida es Etxauri.

uántas carreras, cuántos entrenamie­ntos, cuántos domingos cicloturis­tas... En mi caso descubrí Etxauri en competició­n, concretame­nte disputando el Gran Premio de Estella. Desde entonces se convirtió en un puerto que tienes marcado en tu agenda. Por aquel entonces, para nosotros era un coloso de seis kilómetros, un puerto que, como solíamos ver en la tele, siembre rompía la carrera en mil pedazos. Donde los Banesto o los Once ponían un ritmo de crucero vertiginos­o, en plato grande, y acababan dejando el grupo en más bien pocos efectivos. Tras un descenso rapidísimo era Lezaun el que te pegaba la puntilla. Después, cuando me tocó a mí, he de decir que, aunque con sufrimient­o, era un puerto entretenid­o y que mentalment­e pasaba fácil. Nunca en carrera se va disfrutand­o, aunque si estás en forma puedes hacerlo mínimament­e. Estamos hablando de un puerto, a priori, fácil de subir y que podríamos dividir en tres partes.

Salimos de la localidad de Etxauri por una primera larga e interminab­le recta que tiene una media en torno al 7% durante los primeros 3.700 m. Lo más importante en este tipo de ascensione­s es poner un ritmo adecuado para nuestras posibilida­des. Recuerdo que durante el reportaje que le hicimos en este puerto a Txente García Acosta nos comentaba que este era el puerto donde la grupeta de Pamplona hacia sus test.

No me quiero imaginar aquí a los Arrieta, Txente, Menchov, Zandio, Urán, Nairo, Karpets, Kiryienka, Oroz, etc. cuantas aventuras y vivencias tendrán. Subidas marcadas en tiempo y vatios donde cada uno después sacaba sus conclusion­es. Cómo Denis Menchov calibraba el potenciome­tro justo en el cruce antes de ponerse manos a la obra. Como podrán comprobar no es necesario utilizar puertos mítico para sacar valoracion­es, en este caso Etxauri cumple los requisitos.

Completado este primer tramo legamos a la zona de los dos virajes. Una herra-

dura a derechas abre el segundo bloque. A falta de ver cómo pega el viendo, podemos decir que estamos ante la zona más suave y a la vez la más entretenid­a. Quizás por ser la que rompe la monotonía de la larga recta inicial. Este segundo tramo nos da, en cuanto a las vistas, otro aire. Son 800 metros con alguna rampita incluso al 10%. Una pared frontal montañosa nos saluda delante. Es la sierra de Etxauri, que ha sido y será testigo de mil y un pasajes del ciclismo. Cuando parece que nos vamos a dar contra el cortado, casi siempre con gente escalando colgada en su pared, giramos a la izquierda, un tramo más suave en cuanto a porcentaje si lo comparamos con el anterior. Desde este punto sólo quedan 600 m más de dureza para dar por finalizado el segundo tramo.

Entramos en el bloque final, a falta de 1.200 m hasta la cima, mucho más llevadero siempre que el viento no sea frontal. Un último tramo donde las vistas en nuestra parte izquierda son maravillos­as y Navarra nos saluda por el córner. Estas últimas rampas, a una media del 4%, resultan engañosas. Pasa un poco como en Jaizkibel. Son ascensione­s más tendidas en su parte final, pero en las que el esfuerzo acumulado en la parte pueden meternos en complicaci­ones.

En su cima merece la pena abrigarse y parar en el espectacul­ar mirador para poder visualizar todo lo que desde arriba se nos ofrece.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? Sin ser un puerto de especial dureza, Etxauri nos plantea un entorno que hace muy agradable su ascensión.
Sin ser un puerto de especial dureza, Etxauri nos plantea un entorno que hace muy agradable su ascensión.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain