Al­ti­me­tría

BiciSport - - EDITORIAL - TEX­TO | JO­SE­BA BELOKI FOTOS | RAFA GÓ­MEZ

Des­gra­na­mos los da­tos de Et­xau­ri, el puer­to navarro don­de pro­fe­sio­na­les y cicloturistas se po­nen a prue­ba.

CCONOCEMOS LA SUBIDA DE RE­FE­REN­CIA PA­RA LOS CI­CLIS­TAS NA­VA­RROS Va­ya­mos don­de va­ya­mos siem­pre hay una as­cen­sión que los ci­clis­tas de la zo­na usan co­mo re­fe­ren­cia y en la que mi­den sus fuer­zas. Si va­mos a Na­va­rra, esa subida es Et­xau­ri.

uán­tas ca­rre­ras, cuán­tos en­tre­na­mien­tos, cuán­tos do­min­gos cicloturistas... En mi ca­so des­cu­brí Et­xau­ri en com­pe­ti­ción, con­cre­ta­men­te dispu­tan­do el Gran Pre­mio de Es­te­lla. Des­de en­ton­ces se con­vir­tió en un puer­to que tie­nes mar­ca­do en tu agen­da. Por aquel en­ton­ces, pa­ra no­so­tros era un co­lo­so de seis ki­ló­me­tros, un puer­to que, co­mo so­lía­mos ver en la te­le, siem­bre rom­pía la ca­rre­ra en mil pe­da­zos. Don­de los Ba­nes­to o los On­ce po­nían un rit­mo de cru­ce­ro ver­ti­gi­no­so, en pla­to gran­de, y aca­ba­ban de­jan­do el gru­po en más bien po­cos efec­ti­vos. Tras un des­cen­so ra­pi­dí­si­mo era Le­zaun el que te pe­ga­ba la pun­ti­lla. Des­pués, cuan­do me to­có a mí, he de de­cir que, aun­que con su­fri­mien­to, era un puer­to en­tre­te­ni­do y que men­tal­men­te pa­sa­ba fá­cil. Nun­ca en ca­rre­ra se va dis­fru­tan­do, aun­que si es­tás en for­ma pue­des ha­cer­lo mí­ni­ma­men­te. Es­ta­mos ha­blan­do de un puer­to, a prio­ri, fá­cil de subir y que po­dría­mos di­vi­dir en tres par­tes.

Sa­li­mos de la lo­ca­li­dad de Et­xau­ri por una pri­me­ra lar­ga e in­ter­mi­na­ble rec­ta que tie­ne una me­dia en torno al 7% du­ran­te los pri­me­ros 3.700 m. Lo más im­por­tan­te en es­te ti­po de as­cen­sio­nes es po­ner un rit­mo ade­cua­do pa­ra nues­tras po­si­bi­li­da­des. Re­cuer­do que du­ran­te el re­por­ta­je que le hi­ci­mos en es­te puer­to a Txen­te Gar­cía Acos­ta nos co­men­ta­ba que es­te era el puer­to don­de la gru­pe­ta de Pam­plo­na ha­cia sus test.

No me quie­ro ima­gi­nar aquí a los Arrie­ta, Txen­te, Men­chov, Zan­dio, Urán, Nai­ro, Kar­pets, Kir­yien­ka, Oroz, etc. cuan­tas aven­tu­ras y vi­ven­cias ten­drán. Subidas mar­ca­das en tiem­po y vatios don­de ca­da uno des­pués sa­ca­ba sus con­clu­sio­nes. Có­mo De­nis Men­chov ca­li­bra­ba el po­ten­cio­me­tro jus­to en el cru­ce an­tes de po­ner­se ma­nos a la obra. Co­mo po­drán com­pro­bar no es ne­ce­sa­rio uti­li­zar puer­tos mí­ti­co pa­ra sa­car va­lo­ra­cio­nes, en es­te ca­so Et­xau­ri cum­ple los re­qui­si­tos.

Com­ple­ta­do es­te pri­mer tra­mo le­ga­mos a la zo­na de los dos vi­ra­jes. Una he­rra-

du­ra a de­re­chas abre el se­gun­do blo­que. A fal­ta de ver có­mo pe­ga el vien­do, po­de­mos de­cir que es­ta­mos an­te la zo­na más sua­ve y a la vez la más en­tre­te­ni­da. Qui­zás por ser la que rom­pe la mo­no­to­nía de la lar­ga rec­ta ini­cial. Es­te se­gun­do tra­mo nos da, en cuan­to a las vis­tas, otro ai­re. Son 800 me­tros con al­gu­na ram­pi­ta in­clu­so al 10%. Una pa­red fron­tal mon­ta­ño­sa nos sa­lu­da de­lan­te. Es la sie­rra de Et­xau­ri, que ha si­do y se­rá tes­ti­go de mil y un pa­sa­jes del ci­clis­mo. Cuan­do pa­re­ce que nos va­mos a dar con­tra el cor­ta­do, ca­si siem­pre con gen­te es­ca­lan­do col­ga­da en su pa­red, gi­ra­mos a la iz­quier­da, un tra­mo más sua­ve en cuan­to a por­cen­ta­je si lo com­pa­ra­mos con el an­te­rior. Des­de es­te pun­to só­lo que­dan 600 m más de du­re­za pa­ra dar por fi­na­li­za­do el se­gun­do tra­mo.

En­tra­mos en el blo­que fi­nal, a fal­ta de 1.200 m has­ta la ci­ma, mu­cho más lle­va­de­ro siem­pre que el vien­to no sea fron­tal. Un úl­ti­mo tra­mo don­de las vis­tas en nues­tra par­te iz­quier­da son ma­ra­vi­llo­sas y Na­va­rra nos sa­lu­da por el cór­ner. Es­tas úl­ti­mas ram­pas, a una me­dia del 4%, re­sul­tan en­ga­ño­sas. Pa­sa un po­co co­mo en Jaiz­ki­bel. Son as­cen­sio­nes más ten­di­das en su par­te fi­nal, pe­ro en las que el es­fuer­zo acu­mu­la­do en la par­te pue­den me­ter­nos en com­pli­ca­cio­nes.

En su ci­ma me­re­ce la pe­na abri­gar­se y pa­rar en el es­pec­ta­cu­lar mi­ra­dor pa­ra po­der vi­sua­li­zar to­do lo que des­de arri­ba se nos ofre­ce.

Sin ser un puer­to de es­pe­cial du­re­za, Et­xau­ri nos plan­tea un en­torno que ha­ce muy agra­da­ble su as­cen­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.