Bi­ci­test

Pa­ra es­te 2018, la MMR Grip se pre­sen­ta com­ple­ta­men­te re­no­va­da tan­to por fue­ra co­mo por den­tro, pe­ro sin cam­biar ese es­pí­ri­tu deportivo que se com­bi­na aho­ra con un pun­to más de po­li­va­len­cia.

BiciSport - - EDITORIAL - www.mmr­bi­kes.com

Po­co a po­co la mar­ca as­tu­ria­na va in­tro­du­cien­do me­jo­ras en sus bi­cis que, sin ser re­vo­lu­cio­na­rias, dan res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des del ci­clis­ta y sir­ven de ba­se pa­ra nue­vos avan­ces. De es­ta ma­ne­ra, pa­so a pa­so y sin tro­pie­zos, se van asen­tan­do en el mer­ca­do ofre­cien­do bi­cis de ca­li­dad a pre­cios muy ajus­ta­dos y con bue­nos mon­ta­jes.

Ya pro­ba­mos en el nú­me­ro 12 la an­te­rior ge­ne­ra­ción de es­ta bi­ci, re­sul­tán­do­nos una bi­ci muy com­ple­ta tan­to por mon­ta­je co­mo por ren­di­mien­to y aca­ba­dos. Sin em­bar­go, es­ta nue­va Grip po­co tie­ne que ver con su pre­de­ce­so­ra. Alea­ción de alu­mi­nio -aho­ra se em­plea la 6061-; geo­me­tría, que bus­ca una po­si­ción y una con­duc­ción más có­mo­da; pe­da­lier Press Fit y una hor­qui­lla re­mo­de­la­da pa­ra ad­mi­tir cu­bier­tas de ma­yor an­chu­ra son los cam­bios a des­ta­car. Los tu­bos se han mo­di­fi­ca­do por com­ple­to, sien­do lo más lla­ma­ti­vo las for­mas y el ta­ma­ño del dia­go­nal y del ho­ri­zon­tal, que ad­quie­ren un per­fil rec­tan­gu­lar de gran­des di­men­sio­nes. Am­bos abra­zan la ge­ne­ro­sa pi­pa de di­rec­ción en una con­fluen­cia de tu­bos de gran vo­lu­men apor­tan­do una ri­gi­dez muy al­ta en una zo­na don­de an­tes fla­quea­ba un po­co. El tu­bo ver­ti­cal pa­sa de una sec­ción re­don­da en la par­te su­pe­rior a cua­dran­gu­lar en el eje de pe­da­lier, lo que jun­to al gran tu­bo dia­go­nal lo­gra una zo­na a prue­ba de bom­bas. Ti­ran­tes y vai­nas son más co­me­di­dos, aun­que man­tie­nen un gro­sor con­si­de­ra­ble y se unen en unas pun­te­ras muy ro­bus­tas. Pa­ra com­ple­tar el con­jun­to, la hor­qui­lla si­gue la mis­ma lí­nea con pa­tas cor­pu­len­tas cul­mi­na­das con una am­plia co­ro­na y tu­bo de alu­mi­nio. Al igual que en el an­te­rior mo­de­lo, el ca­blea­do es in­terno y de fá­cil ac­ce­so pa­ra el cam­bio de ca­bles.

Pa­ra to­dos los pú­bli­cos

Co­mo he­mos co­men­ta­do, la geo­me­tría tam­bién cam­bia. Se alar­gan las vai­nas, se re­du­ce la dis­tan­cia en­tre ejes y se tor­na más ama­ble con un ma­yor stack y un me­nor reach. Lo que no cam­bian son los án­gu­los, pa­re­jos y de cor­te deportivo. Con es­tas co­tas si­gue man­te­nien­do ese compromiso en­tre de­por­ti­vi­dad y es­ta­bi­li­dad, pro­pio de las geo­me­trías más agre­si­vas, pe­ro con una po­si­ción más có­mo­da ideal pa­ra aguan­tar ki­ló­me­tros a pesar de su pe­so y su ele­va­da ri­gi­dez ver­ti­cal, sus dos pun­tos a me­jo­rar. El gro­sor de sus tu­bos con­lle­va una es­ca­sa fil­tra­ción de las vi­bra­cio­nes, so­bre to­do en el tren de­lan­te­ro, que con­tras­ta con el tra­se­ro, don­de la ab­sor­ción es ade­cua­da, aun­que me­jo­ra­ría con una ti­ja de car­bono y un si­llín más en­fo­ca­do a la co­mo­di­dad. El la­do po­si­ti­vo es su enor­me fir­me­za la­te­ral, que con­si­gue ese tac­to pro­pio de las bi­ci­cle­tas rí­gi­das y li­ge­ras al es­prin­tar, esa sen­sa­ción de blo­que y res­pues­ta in­me­dia­ta a pesar de sus ca­si 10 ki­los en or­den de mar­cha. Su pe­so tam­bién jue­ga en con­tra en las cur­vas, apor­tan­do una li­ge­ra sen­sa­ción de iner­cia ini­cial a ven­cer a la ho­ra de tum­bar, pro­pia de hor­qui­llas lan­za­das o án­gu­los abier­tos, que no es el ca­so. Pe­ro una vez acos­tum­bra­dos las tra­za­das son lim­pias, fá­ci­les de cam­biar y muy es­ta­bles, ideal pa­ra los re­cién lle­ga­dos. Ob­via­men­te su lu­gar es el llano y el te­rreno on­du­la­do de subidas a rit­mo, aun­que no des­me­re­ce en pe­que­ños puer­tos por po­si­ción y ri­gi­dez. Res­pec­to al mon­ta­je, es pa­ra qui­tar­se el sombrero. Su gru­po Shi­mano 105 es pu­ra sua­vi­dad aun­que bri­lla el so­ber­bio fun­cio­na­mien­to de sus fre­nos. Rit­chey apor­ta ca­li­dad en los com­po­nen­tes y las rue­das Ak­sium, a pesar de ser el mo­de­lo más bá­si­co de Ma­vic, gra­cias a su an­cho de llan­ta la do­tan de un ro­dar fino com­ple­tan­do un con­jun­to muy a te­ner en cuen­ta cuan­do plan­tea­mos la com­pra de nues­tra pri­me­ra bi­ci.

El nue­vo di­se­ño de los tu­bos, su ge­ne­ro­sa di­rec­ción y el gru­po Shi­mano 105 al com­ple­to con­si­guen un re­sul­ta­do de éxi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.