Pla­ya y mon­ta­ña.

Re­sul­ta cu­rio­so que, tra­tán­do­se de la se­gun­da pro­vin­cia más mon­ta­ño­sa de nues­tro país, Cas­te­llón pa­se des­aper­ci­bi­da en las con­ver­sa­cio­nes so­bre puer­tos y ru­tas cicloturistas. Va­mos a po­ner­la en el ma­pa.

BiciSport - - EDITORIAL - TEX­TO | JO­SE­BA BELOKI FOTOS | RAFA GÓ­MEZ

Ki­ko Gar­cía mues­tra a Jo­se­ba Beloki los en­can­tos de Cas­te­llón

Pa­ra en­se­ñar­nos el te­rreno que­bra­do de es­ta pro­vin­cia no he­mos du­da­do en po­ner­nos en con­tac­to con Ki­ko Gar­cía, pro­fe­sio­nal en los años no­ven­ta en el equi­po ON­CE y que aca­ba de in­cor­po­rar­se a la mar­ca de ro­pa de­por­ti­va ROKA co­mo res­pon­sa­ble de Sport Mar­ke­ting, des­pués de acu­mu­lar 17 años de ex­pe­rien­cia en la fir­ma de ga­fas Oa­kley. Mi re­la­ción con Ki­ko Gar­cía se re­mon­ta años atrás. Te­ne­mos mu­chos pun­tos en co­mún, pe­ro so­bre to­do uno, nues­tro amor por la cul­tu­ra ci­clis­ta. Por ello he­mos de­ci­di­do vi­si­tar­le a la vez que hui­mos del frío de Vitoria. Qué me­jor que dis­fru­tar en pleno mes de di­ciem­bre de una jornada de ci­clo­tu­ris­mo con sol jun­to a un gran ami­go. Mar y mon­ta­ña, tem­pe­ra­tu­ra, gas­tro­no­mía… son las car­tas de pre­sen­ta­ción de una pro­vin­cia que es­ta­mos de­seo­sos de dis­fru­tar so­bre bi­ci.

9:00. Pun­to de en­cuen­tro La Bi­ci­cle­ta Ca­fé. Rafa Gó­mez y yo nos acer­ca­mos con la bi­ci­cle­ta y cá­ma­ras en mano. Qué des­gra­cia, me ha gri­pa­do el co­che. Es­pe­ro que el día pin­te de otro co­lor. En­tra­mos al cul­to. Luis en la ba­rra mien­tras Jo­se­te, Da­ni y Ki­ko, ves­ti­dos de ci­clis­ta, es­pe­ran pa­cien­tes nues­tra lle­ga­da. Luis, Jo­se­te y Be­go for­man jun­to a Ki­ko el pro­yec­to de La Bi­ci­cle­ta Ca­fé. So­cios de un pro­yec­to ilu­sio­nan­te. J: Ya lo siento. Ha si­do por mi culpa. K: Da­te prisa que la ru­ta es lar­ga. Sa­li­mos de La Bi­ci­cle­ta Ca­fé Cas­te­llón. Sin tiem­po prác­ti­ca­men­te pa­ra me­ter los ta­cos y aco­mo­dar el cu­lo al si­llín lle­ga­mos al pri­mer cru­ce, el pun­to exac­to don­de se en­cuen­tra Maillot Noir, una tien­da-bou­ti­que de­di­ca­da com­ple­ta­men­te al ci­clis­mo. La ver­dad es que me da re­pa­ro ha­cer la pri­me­ra pa­ra­da aquí, pe­ro aun­que só­lo ha­ya­mos he­cho 30 me­tros creo que me­re­ce la pe­na ver­la. Bi­ci­cle­ta apo­ya­da con­tra el es­ca­pa­ra­te, con mu­cho cui­da­do por­que si no Ruth me abron­ca, y pa­ra aden­tro. Una tien­da pe­que­ñi­ta pe­ro su­fi­cien­te pa­ra mos­trar su esen­cia. Mai­llots, cu­lotes, ca­mi­se­tas, su­da­de­ras, cal­ce­ti­nes, ta­zas…

J: Ki­ko, es igua­li­ta a lo que ima­gi­na­ba. Chu­la, chu­la. Lo ha­bía vis­to tan­to en re­des que pa­re­ce co­mo si ya hu­bie­se es­ta­do.

K: Pe­se aten­der la tien­da on­li­ne que­ría­mos dar un to­que fí­si­co al pro­yec­to. Di­fe­ren­ciar es­pa­cios en­tre el que vie­ne a to­mar un ca­fé o una cer­ve­za del que vie­ne a com­prar una pren­da. Jun­tos, pe­ro más or­de­na­dos.

Va a so­nar un po­co a cu­ña pu­bli­ci­ta­ria, pe­ro, aho­ra que no me oye na­die, si te­néis la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar am­bos es­ta­ble­ci­mien­tos, me­re­ce la pe­na. Lu­ga­res de cul­to al ci­clis­mo.

Sa­li­mos de Cas­te­llón por la N440 en di­rec­ción a Bar­ce­lo­na. Una sa­li­da lim­pia y sin com­pli­ca­cio­nes.

Qui­zás no ven­ga a cuen­to, pe­ro es­ta ma­ña­na me ha gri­pa­do el co­che lle­gan­do a Cas­te­llón y, mien­tras ro­da­mos en es­tos pri­me­ros me­tros de la ru­ta, no ten­go otra co­sa en la ca­be­za.

J: Ki­ko, co­mo lo del co­che sea mu­cho me da que me voy a que­dar de oku­pa en tu ca­sa. Doy fe de que Be­go y tú ha­céis bue­nas pae­llas (ri­sas). Con­tad­me al­go gra­cio­so que no sé aún có­mo voy a vol­ver a Vitoria. He­mos ha­bla­mos mu­cho y co­men­ta­do un po­co más y aún no me has di­cho adón­de va­mos.

K: Me pe­dis­te una ru­ta chu­la y te voy a de­mos­trar que te­ne­mos una tie­rra en la que po­de­mos dis­fru­tar de cual­quier ti­po de te­rreno. Aho­ra, co­mo pri­mer pla­to, va­mos a un lu­gar que tú ya co­no­ces, el De­sier­to de las Pal­mas.

Por la CV147 nos di­ri­gi­mos al De­sier­to.

K: Es­ta ver­tien­te es la de la Er­mi­ta de la Mag­da­le­na, pa­tro­na de Cas­te­llón. En la fiesta gran­de de Cas­te­llón se ha­ce una ca­mi­na­ta has­ta aquí.

Jo­se­te y Da­ni ya nos han aban­do­na­do. Ellos han op­ta­do por un ro­da­je por la cos­ta. Di­cen que nos es­pe­ran por la zo­na de Be­ni­cas­sim.

J: Ki­ko, por aquí he­mos pa­sa­do unas cuan­tas ve­ces en com­pe­ti­ción. In­clu­so re­cuer­do un fi­nal de eta­pa en la Vuel­ta del 2004.

K: Nor­mal­men­te sue­len subir por don­de va­mos a ba­jar no­so­tros. Tie­ne un po­co más de du­re­za y por lo­gís­ti­ca te de­ja

un po­co más cer­ca de la ca­pi­tal. De to­das for­mas, co­mo ve­rás, son dos subidas muy, muy bo­ni­tas, con vis­tas pre­cio­sas y buen as­fal­to. Eso es al­go muy bueno que te­ne­mos aquí, ya que el as­fal­to es es­tu­pen­do in­clu­so en cual­quier ca­rre­te­ri­ta que pue­das co­ger pa­ra per­der­te.

No sé yo. Veo a Ki­ko fino y con ga­nas de ju­gar en ca­sa. Siem­pre me pa­sa que he de pre­gun­tar an­tes, si se me ha ol­vi­da­do, lo que me es­pe­ra. Sa­bía a don­de ve­nía y me ima­gi­na­ba que el De­sier­to po­dría ser uno de los pun­tos cla­ve de la ru­ta.

J: ¿Cuán­tos ki­ló­me­tros?

K: Unos 8, apro­xi­ma­da­men­te. Es muy ten­di­do. Chu­lo. Po­co a po­co va­mos co­gien­do al­tu­ra mien­tras el mar co­mien­za a do­mi­nar las vis­tas a nues­tra de­re­cha.

J: ¿Por aquí pa­só el Cam­peo­na­to Nacional que gano Ro­jas?

K: Eso es. Por aquí se ba­jó. Con­ta­dor y él se pre­sen­ta­ron en so­li­ta­rio en las ca­lles de Cas­te­llón.

Me me­te rue­da el tío. Le si­go por Ins­ta­gram y veo que en­tre­na. El que tu­vo re­tu­vo, aun­que al­guno más que otros. La subida es có­mo­da y con una ben­di­ción de as­fal­to. Ver­de a nues­tra iz­quier­da y mar a nues­tra de­re­cha. Siem­pre en com­pe­ti­ción, nun­ca en en­tre­na­mien­to, ha­bía pa­sa­do por es­ta ca­rre­te­ra. Aho­ra sí que soy ca­paz de va­lo­rar lo que tan­to me ha­bían con­ta­do.

Aun­que va­mos de lar­go, la tem­pe­ra­tu­ra pue­de que in­vi­te a ir, por lo me­nos, con cu­lote cor­to. No sé si es por eso o por­que me es­toy ca­len­tan­do en ex­ce­so.

J: Veo que los da­tos de as­cen­so es­tán se­ña­li­za­dos ki­ló­me­tro a ki­ló­me­tro.

K: Se es­tá tra­ba­jan­do mu­cho en to­dos esos as­pec­tos pa­ra po­ten­ciar el ci­clo­tu­ris­mo en nues­tra tie­rra.

Prác­ti­ca­men­te es­ta­mos en el al­to. Veo un mo­nas­te­rio, con­ven­to…

K: Un mo­nas­te­rio.

Sal­vo un par de tra­mos cor­tos en­tre el 8 y el 9%, el res­to de la subida se ha man­te­ni­do cons­tan­te en torno al 5%.

Prác­ti­ca­men­te, a la al­tu­ra del mo­nas­te­rio, apa­re­ce un cru­ce a la iz­quier­da.

K: ¿Ves ahí arri­ba? Es­ta es la jo­ya de la zo­na, la subida al Bar­to­lo. Una as­cen­sión con ram­pas de más del 20% en una zo­na que es par­que na­tu­ral y que tie­ne el ac­ce­so bas­tan­te res­trin­gi­do. Es­ta­mos ha­blan­do de una as­cen­sión de ni­vel, de du­re­za im­por­tan­te que, si su­ma­mos los ki­ló­me­tros de subida ne­ce­sa­rios pa­ra lle­gar has­ta aquí, la con­vier­ten en un lu­gar de mu­cha en­ti­dad.

J: ¿Po­dría ser, a fu­tu­ro, un in­tere­san­te fi­nal de eta­pa?

K: A mí me en­can­ta­ría. Se­ría pa­ra dar­le una ca­te­go­ría muy su­pe­rior al puer­to. Pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que es pa­ra­je na­tu­ral y que de­be­mos ser muy cons­cien­tes de que no se pue­de es­tro­pear na­da. Ha­bría que ha­cer­lo muy con­cien­cia­dos, ya que al es­tar pro­te­gi­do no po­dría­mos per­mi­tir­nos ero­sio­nar­lo lo más mí­ni­mo ni en los ac­ce­sos. Se­ría un fi­nal pre­cio­so.

Des­de aquí se ve cer­ca la ci­ma, pe­ro es­ta pri­me­ra ram­pa ya im­po­ne. Te pro­pon­go que, co­mo nos es­tán es­pe­ran­do en la cos­ta, me­jor ba­je­mos y lo de­ja­mos pa­ra otro día.

K: Son ca­si tres ki­ló­me­tros, con ram­pas más du­ras que es­tas de inicio y en su par­te cen­tral es don­de más com­pli­ca­da se po­ne la co­sa.

Te ha­go un tra­to. Lo de­ja­mos pa­ra el año que vie­ne. Y has­ta aquí va­mos a con­tar, no des­ci­fre­mos to­do. Só­lo de­cir que en bre­ve os plan­tea­re­mos una co­sa muy chu­la pa­ra 2018. Va­yan en­tre­nan­do ami­gos.

Ba­ja­mos en di­rec­ción a Be­ni­cas­sim por una ca­rre­te­ra que es­tá per­fec­ta. Co­no­ce­dor del te­rreno, Ki­ko me mar­ca el des­cen­so. Una go­za­da. Es de es­tas ba­ja­das en las que qui­zá la con­fian­za te pue­de ju­gar una ma­la pa­sa­da. Des­cen­dien­do da la sen­sa­ción de ser más du­ra. No sé por qué, y es­toy con­ven­ci­do que en al­gu­na oca­sión os ha ocu­rri­do al­go pa­re­ci­do, pe­ro ba­jan­do es­te puer­to he va­lo­ra­do su ver­da­de­ro por­cen­ta­je. Aun­que cuan­do vas to­ca­do to­do es du­ro, ¿o no?

Lle­ga­mos a Be­ni­cas­sim y lo atra­ve­sa­mos has­ta lle­gar al Ho­tel Vo­ra­mar. Da­ni y Jo­se­te nos es­pe­ran, aun­que vien­do lo que nos ro­dea no sé si muy im­pa­cien­tes o no. Es­ta­mos jus­to en el vér­ti­ce con el mar.

K: Aquí mis­mo va­mos a co­ger una vía ver­de, un an­ti­guo tra­za­do del tren que re­co­rre to­da la cos­ta que hay en­tre Be­ni­cas­sim y Oro­pe­sa.

Aho­ra que va­mos los cua­tro, he de de­cir que es­toy muy sor­pren­di­do con lo que veo. Ya no só­lo por esa re­la­ción mon­ta­ña-mar tan di­rec­ta, sino por to­dos es­tos des­cu­bri­mien­tos.

Ro­da­mos por una vía ver­de, por mo­men­tos en­tre cor­ta­dos de des­mon­te es­pec­ta­cu­la­res. Gen­te pa­sean­do, co­rrien­do, en bi­ci… nos va­mos cru­zan­do con to­do ti­po de usua­rios. Co­mo dato, veo mu­cha bi­ci eléc­tri­ca. Tam­po­co me ex­tra­ña mu­cho, jus­to a nues­tra iz­quier­da unas ca­si­tas ca­si de lu­jo jue­gan en­tre la in­ti­mi­dad y lo pai­sa­jís­ti­co. De cuen­to, de ver­dad.

Lle­ga­mos a Oro­pe­sa tras com­ple­tar es­tos apro­xi­ma­da­men­te seis ki­ló­me­tros de vía.

De pun­ta a pun­ta, 6 km es­pec­ta­cu­la­res pa­ra el triatle­ta. Es­to se lo ten­go que en­se­ñar a mis co­le­gas del tri. Mar, te­rreno va­ria­do pa­ra la bi­ci y es­te ca­rril pa­ra co­rrer…

De­ja­mos Oro­pe­sa y nos di­ri­gi­mos a To­rre la Sal.

J: ¿Es­ta zo­na es tam­bién co­no­ci­da?

K: Sí, es­ta es una zo­na de mu­cho tu­ris­mo, cam­pings...

J: ¿Y aho­ra?

K: Aho­ra nos di­ri­gi­mos al puer­to de Ca­ba­nes. Ca­ba­nes. Yo lo que has­ta aho­ra co­no­cía era Les Ca­ban­nes. To­dos lo re­cor­da­reis por ser la lo­ca­li­dad don­de co­mien­za la as­cen­sión a Pla­teau de Bei­lle. Qui­zá ha­brá que pen­sar en her­ma­nar­les.

J: Es­te no lo co­noz­co.

K: Es un puer­to sin mu­cha com­pli­ca­ción, prác­ti­ca­men­te de pla­to gran­de. Un puer­to fá­cil que nos va a lle­var a la zo­na in­te­rior.

Veo que, se­gún van pa­san­do los ki­ló­me­tros, por mo­men­tos tie­ne pin­ta de ha­ber ha­bi­do al­gún que otro in­cen­dio. Una pe­na la ver­dad. Me sor­pren­dió es­ta subida: 7 km ten­di­di­tos más o me­nos al 4% y sin es­ca­lo­nes. Si no re­cuer­do mal, só­lo ha ha­bi­do un tra­mo muy cor­to don­de la co­sa se ha pues­to un po­co im­peg­na­ti­va. Pe­ro va­mos, na­da. Se pue­de ha­cer en pla­to. Yo vuel­vo a lle­var en las bie­las Ro­tor un 53, acos­tum­bra­do al 50 de los úl­ti­mos años.

Lle­ga­mos a la po­bla­ción de Ca­ba­nes. Me sor­pren­de com­pro­bar que de nue­vo el te­rreno es fá­cil. No qui­zá un te­rreno du­ro de in­te­rior. Me ima­gino, y por la pin­ta, que es­té lle­ga­rá.

K: Aquí es­tá el ar­co ro­mano. Quien vie­ne a Cas­te­llón ha de ver es­te ar­co. Al­go im­por­tan­te de nues­tro pa­tri­mo­nio.

Se­gui­mos ha­cia el in­te­rior de­jan­do a un cos­ta­do Vall d´Alba y di­ri­gién­do­nos a La Ba­ro­na. Sin­ce­ra­men­te, es­toy im­pre­sio­na­do con lo que veo. La tran­qui­li­dad, el ro­dar có­mo­do, del mar a la mon­ta­ña, con­tras­tes di­fí­ci­les de in­tuir.

J: Por lo que es­toy com­pro­ban­do, ¿es Cas­te­llón una de las gran­des des­co­no­ci­das pa­ra el ci­clo­tu­ris­mo?

K: De he­cho, no­so­tros el in­vierno pa­sa­do tra­ba­ja­mos en una guía en­car­ga­da a La Bi­ci­cle­ta Ca­fé por la Dipu­tación don­de di­se­ña­mos 30 ru­tas cicloturistas de di­fe­ren­tes ni­ve­les -ini­cia­ción, me­dio y ex­per­to- por to­da la pro­vin­cia. Se han da­do cuen­ta del po­ten­cial tu­rís­ti­co ci­clis­ta que te­ne­mos. Lla­ma la aten­ción sa­ber que Cas­te­llón es la se­gun­da pro­vin­cia más mon­ta­ño­sa des­pués de Can­ta­bria. Bromeo con Be­go (su pa­re­ja) por­que ella es as­tu­ria­na y aún no se lo aca­ba de creer. As­tu­rias es mon­ta­ño­sa, pe­ro el in­te­rior de Cas­te­llón es el gran des­co­no­ci­do. No só­lo te­ne­mos pla­ya y sol. Que­re­mos atraer a los cicloturistas de to­do el mun­do por­que sa­be­mos que con­ta­mos con un ex­ten­so ca­tá­lo­go de op­cio­nes de dis­fru­te.

J: Veo que no só­lo vo­so­tros, la gen­te del ci­clis­mo, es­táis por la la­bor, sino que con esas guías la gen­te de las ins­ti­tu­cio­nes tam­bién re­ma en el mis­mo sen­ti­do.

K: Sí. Son guías com­ple­tas, no só­lo de ru­tas en bi­ci, sino que tam­bién in­clu­yen gas­tro­no­mía, atrac­ti­vos cul­tu­ra­les, etc.

Nos po­ne­mos en di­rec­ción a Les Use­res. Es­ta­mos ya en el in­te­rior y por lo que pa­re­ce tam­po­co hay mu­cho cam­bio de tem­pe­ra­tu­ra.

J: ¿Sue­le cam­biar mu­cho?

K: Co­mo es nor­mal, cuan­to más al­to, más fres­co, pe­ro en las ru­tas ha­bi­tua­les la tem­pe­ra­tu­ra sue­le ser cons­tan­te. Otra de las co­sas bue­nas es el cli­ma, lo que nos per­mi­te ha­cer pla­nes de sa­lir en bi­ci du­ran­te prác­ti­ca­men­te to­do el año. Los días de frío es su­fi­cien­te con es­pe­rar al me­dio­día.

Se­gui­mos ro­dan­do por un te­rreno en cons­tan­te sube y ba­ja, en con­ti­nuo cur­veo y sin mu­cha di­fi­cul­tad. To­do lo que has­ta aho­ra he­mos he­cho lo he­mos com­ple­ta­do de ma­ne­ra or­de­na­da,

aho­ra en es­te tra­mo po­de­mos apre­tar un po­co. Pi­ñón arri­ba, pi­ñón aba­jo, nos per­mi­te ju­gar. Los ki­ló­me­tros pa­san. Lle­ga­mos a Cos­tur y se­gui­mos en di­rec­ción a Al­co­ra. Jus­to an­tes de en­trar en es­te úl­ti­mo co­ge­mos a la de­re­cha por la CV190.

K: Al­co­ra es una de las lo­ca­li­da­des más co­no­ci­das de la pro­vin­cia por su re­la­ción con la ce­rá­mi­ca. De Lu­ce­na va­mos a Lu­ce­na del Cid. ¿Es­to lo co­no­ces, ver­dad?

J: Sí. Bueno, co­no­cer, co­no­cer no. Sé que es la lo­ca­li­dad don­de na­ce una nue­va tram­pa. ¿Me vas a lle­var allí?

En Lu­ce­na del Cid co­mien­za la as­cen­sión al Mas de la Cos­ta. Uno de los des­cu­bri­mien­tos de la Vuel­ta a España 2016

J: ¿Qué par­te de culpa tie­nes tú en to­do es­to?

K: En el De­par­ta­men­to Deportivo de la Vuel­ta es­ta­mos tres per­so­nas. El ex­per­to, y ve­te­rano en el car­go, Paco Gi­ner, Es­car­tín y, des­de ha­ce un par de años, es­toy yo. Mi re­la­ción con la Vuel­ta se re­mon­ta a años atrás, ya que he es­ta­do unas cuan­tas edi­cio­nes ha­cien­do Ra­dio-Vuel­ta. Ha­ce ya unos años es­tu­vi­mos vien­do es­ta po­si­bi­li­dad. Lo vi­mos y va­lo­ra­mos que era muy com­pli­ca­do por­que en la ci­ma prác­ti­ca­men­te no ha­bía es­pa­cio ma­te­rial pa­ra al­ber­gar una lle­ga­da. Las ins­ti­tu­cio­nes vie­ron las po­si­bi­li­da­des que se pre­sen­ta­ban, fue­ron to­man­do car­tas en el asun­to y, tras un es­fuer­zo muy gran­de por to­das las par­tes, en 2016 se pu­do traer la Vuel­ta. Aho­ra es un pun­to de pe­re­gri­na­je de los cicloturistas. Ya ves que des­de Fi­gue­ro­les el te­rreno va pi­can­do y es­tos úl­ti­mos cua­tro tan du­ros se pue­den ha­cer eter­nos.

J: Ya que ha­blas de La Vuel­ta. La edi­ción del 2018 se pre­sen­ta el 13 de enero, ¿mu­cho tra­ba­jo?

K: Prác­ti­ca­men­te es­tá to­do en mar­cha y es­pe­ra­mos que el re­co­rri­do sea igual de atrac­ti­vo que la de es­te año. Una vez pre­sen­ta­da aún nos que­da­rán al­gu­nos re­to­ques y co­sas que ha­brá que adap­tar, por lo que fal­ta­rá mu­cho tra­ba­jo por ha­cer.

Pues va a ser que no. Es­to co­mien­za a acu­mu­lar­se, así que lo de­ja­re­mos pa­ra otra oca­sión. Sa­li­mos de Lu­ce­na por la CV193, des­vián­do­nos un po­co a la iz­quier­da, por una ca­rre­te­ra pre­cio­sa.

K: Es­to es el Sal­to del Ca­ba­llo. Es­ta­mos en el pun­to más al­to de la ru­ta.

Ro­da­mos en­tre unos cor­ta­dos im­pre­sio­nan­tes. Avan­za­mos por una ca­rre­te­ra un pe­lín téc­ni­ca. Mu­cho cui­da­do con la con­fian­za en es­te ti­po de tra­mos. Na­da de trá­fi­co, buen as­fal­to, to­dos los ingredientes ne­ce­sa­rios pa­ra com­pli­car­nos la vi­da en un des­cui­do.

K: Aho­ra en Argelita en­tra­mos en un va­lle es­pec­ta­cu­lar que nos lle­va­rá a la cos­ta.

Va­llat, Fan­za­ra… has­ta lle­gar a On­da.

K: On­da es un re­fe­ren­te en lo re­la­cio­na­do con la ce­rá­mi­ca cas­te­llo­nen­se.

Jus­to an­tes de en­trar en On­da co­ge­mos la CV191 pa­ra bor­dear el em­bal­se de Si­char, que me re­cuer­da al de Ulli­ba­rri-Gam­boa que te­ne­mos en Ála­va. Un em­bal­se pa­ra uso y dis­fru­te a po­cos ki­ló­me­tros de la ciu­dad.

Pe­se a los con­ti­nuos re­pe­chos, la ten­den­cia es des­cen­den­te. Ya es­ta­mos en­tran­do en Cas­te­llón por la zo­na oes­te. Un ca­lle­jeo tran­qui­lo y or­de­na­do que nos lle­va de nue­vo has­ta la ca­lle Es­pe­ran­za. Si sa­lir de La Bi­ci­cle­ta Ca­fé ha si­do gra­ti­fi­can­te, no quie­ro ni pen­sar lo que va a ser aho­ra en cuan­to ha­ga clak-clak con mis ca­las.

Con la bo­ca se­ca y al­go can­sa­do, por lo me­nos yo. Qui­zá la si­tua­ción ha­ce que sea más re­cep­ti­vo al de­co­ra­do del lo­cal: fotos, bi­cis, mai­llots.

J: Ki­ko, tie­nes aquí de to­do.

K: Sin­ce­ra­men­te, no quie­ro que ten­ga un sen­ti­do per­so­nal. Lo que hay mío ha si­do por­que pen­sá­ba­mos que era un apor­te bo­ni­to, un pun­to de de­co­ra­ción aña­di­do. Apre­cia­mos mu­cho te­ner el pri­mer maillot fir­ma­do de cam­peón del mun­do de Sa­gan, pe­ro tam­bién lo que nos apor­ta la per­so­na anó­ni­ma que vie­ne y, de­sin­te­re­sa­da­men­te, nos trae un bi­dón de Vi­ve­ros Al­ca­nar de los años 80. Es de­cir, sen­ti­men­tal­men­te tie­nen el mis­mo va­lor, aun­que en­ten­de­mos que quien vie­ne a vi­si­tar el lo­cal pien­se que el maillot es mu­cho más va­lio­so. Po­co a po­co se es­tá con­vir­tien­do en un mu­seo. Un cul­to al ci­clis­mo. Nos lla­ma la aten­ción que ca­da vez vie­ne a vi­si­tar­nos más gen­te de fue­ra; nos lle­na mu­chí­si­mo.

Una ru­ta lar­ga, po­si­ble­men­te de las más lar­gas que he­mos he­cho en es­ta sec­ción. In­tere­san­te y nu­tri­ti­va. Que la dis­fru­ten. Bar­to­lo, Mas de la Cos­ta… en mi ca­so ya os em­pla­zo a oc­tu­bre 2018. Os ire­mos con­tan­do.

ARGELITA LU­CE­NA DEL CID SAL­TO DEL CA­BA­LLO

La ru­ta cor­ta es ideal pa­ra aque­llos que no ten­gan de­ma­sia­do tiem­po pa­ra ro­dar, o aque­llas per­so­nas que, sin poseer un gran fon­do fí­si­co, sean ca­pa­ces de subir un puer­to co­mo el De­sier­to de las Pal­mas, que pre­sen­ta una pen­dien­te cons­tan­te que os­ci­la en­tre el 5 y 6 % en unos 5 km de lon­gi­tud. Eso sí, el pre­mio son una vis­tas úni­cas y es­pec­ta­cu­la­res a la Pla­na cas­te­llo­nen­se y a la Cos­ta del Azahar. Un pla­cer pa­ra la vis­ta y un pri­vi­le­gio po­der subir un puer­to pe­ga­do a la cos­ta. BE­NI­CÀS­SIM ORO­PE­SA DEL MAR Inicio: Be­ni­càs­sim Dis­tan­cia: 16,3 km Des­ni­vel: 256 m Al­ti­tud má­xi­ma: 3 m Al­ti­tud mí­ni­ma: 90 m

DE­SIER­TO DE LAS PAL­MAS CAS­TE­LLÓN DE LA PLA­NA BE­NI­CÀS­SIM Inicio: Cas­te­llón de la Pla­na

Dis­tan­cia: 38,9 km

Des­ni­vel: 479 m

Al­ti­tud má­xi­ma: 1 m

Al­ti­tud mí­ni­ma: 426 m

Puer­tos: De­sier­to de las

Pal­mas (426 m)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.