AL GUS­TO DEL PRO

BiciSport - - TESTS -

■ Den­tro de nues­tra in­ves­ti­ga­ción al res­pec­to del desa­rro­llo de la nue­va mon­tu­ra de la FDJ que pre­pa­ran Lapie­rre y el con­jun­to ga­lo, qui­si­mos sa­ber có­mo tra­ba­ja el fa­bri­can­te con los ci­clis­tas y cuá­les son las de­man­das que exi­gen es­tos pa­ra sus mon­tu­ras. Pa­ra ello, lo­gra­mos char­lar con su gran lí­der, Thi­baut Pi­not, que nos co­men­ta que “la li­ge­re­za y la ri­gi­dez son los as­pec­tos cla­ves. Ade­más, a mí me gus­ta usar siem­pre un cua­dro pe­que­ño por­que ofre­cen me­jor res­pues­ta y ace­le­ra­ción y pe­san al­go me­nos”, una opi­nión que res­pal­da Ste­ve Mo­ra­bi­to, que aña­de: “lle­vo 12 cen­tí­me­tros de di­fe­ren­cia en­tre la al­tu­ra de si­llín y ma­ni­llar. Es im­por­tan­te que per­mi­tan adop­tar una po­si­ción un po­co ra­di­cal pa­ra ga­ran­ti­zar cier­ta efec­ti­vi­dad fren­te al vien­to”.

El sui­zo, que es un aman­te de las bi­ci­cle­tas y jue­ga un pa­pel cla­ve en el desa­rro­llo de los pro­to­ti­pos de Lapie­rre, ase­gu­ra que tras tan­tos años en es­ta pro­fe­sión cuen­ta con gran ins­tin­to pa­ra per­ci­bir di­fe­ren­cias en­tre mon­tu­ras. “A las bi­ci­cle­tas hay que sa­ber es­cu­char­las pa­ra apre­ciar las reac­cio­nes de una u otra. Es co­mo to­mar ca­fé. Si to­dos los días to­mas el mis­mo y un día te lo cam­bian, por po­co que sea, lo no­tas. Con la bi­ci, des­pués de tan­tos ki­ló­me­tros, si mo­di­fi­can el la­mi­na­do, la for­ma de los tu­bos o cual­quier com­po­nen­te, me pa­sa igual, lo per­ci­bo”. El pro­vee­dor de bi­ci­cle­tas de la FDJ tie­ne con­fian­za ple­na en la opi­nión de Mo­ra­bi­to, pues co­mo él mis­mo nos cuen­ta, “me en­can­ta pro­bar y ofre­cer des­pués mis sen­sa­cio­nes. Es­toy muy con­ten­to con la for­ma que tie­ne Lapie­rre de tra­ba­jar con no­so­tros, pues los in­ge­nie­ros nos es­cu­chan y bus­can so­lu­cio­nes pa­ra dar­nos el ti­po de cua­dro que que­re­mos”.

En lo que res­pec­ta a la lle­ga­da de los fre­nos de dis­co, Pi­not se mues­tra con­tun­den­te. “Son más pe­sa­dos, no me gus­ta la po­si­bi­li­dad de que ro­cen y no son es­té­ti­cos...los de­ja­mos pa­ra la BTT”, nos co­men­ta en­tre ri­sas. Mo­ra­bi­to, por su par­te, se mues­tra más abier­to a su im­plan­ta­ción, aun­que pien­sa que su lle­ga­da al cam­po pro­fe­sio­nal ha si­do pre­ci­pi­ta­da. “Yo ven­go del MTB y me gus­tan, pe­ro la con­vi­ven­cia de los dos sis­te­mas de fre­na­do en el pe­lo­tón au­men­ta el pe­li­gro. Có­mo y cuán­do fre­nar se rea­li­za de for­ma dis­tin­ta se­gún lle­ves za­pa­tas o dis­cos y esas di­fe­ren­tes reac­cio­nes con el co­rre­dor que te pre­ce­de o el que te si­gue in­cre­men­tan el ries­go de cho­ques y caí­das. Ade­más, exis­ten pro­ble­mas con los cam­bios de rue­das en ca­so de ave­ría, di­fi­cul­ta­des lo­gís­ti­cas y pue­de que por el pe­so y su me­nor efi­cien­cia ae­ro­di­ná­mi­ca se pier­dan al­go de pres­ta­cio­nes. Aho­ra va­mos a ha­cer prue­bas pa­ra ra­ti­fi­car­lo, pe­ro ima­gi­ne­mos que pe­na­li­zan un 1% mi ren­di­mien­to. ¿Na­die pien­sa en cuán­to cues­ta me­jo­rar ese 1% a ba­se de en­tre­na­mien­to?”. Mo­ra­bi­to lo tie­ne cla­ro: dis­cos pa­ra to­dos o pa­ra nin­guno, no quie­re más ries­gos ni com­pe­tir en in­fe­rio­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.