CON­SE­JOS BÁ­SI­COS

BiciSport - - CICLOTURISMO -

■ Es­tu­dia la ru­ta. Ade­más de di­bu­jar o des­car­gar un track, es re­co­men­da­ble que la re­co­rra­mos con al­gún pro­gra­ma de vis­tas por sa­té­li­te pa­ra pa­ra des­cu­brir po­si­bles zo­nas no ci­cla­bles y pla­near po­si­bles al­ter­na­ti­vas o es­ca­pa­to­rias en ca­so de que ocu­rran im­pre­vis­tos. Por eso, te­ner una ca­rre­te­ra cer­ca es una ga­ran­tía. Ade­más, es re­co­men­da­ble que bus­que­mos su­per­mer­ca­dos y tien­das de bi­ci­cle­tas por pue­blos por los que va­ya­mos a pa­sar pa­ra com­prar avi­tua­lla­mien­to o cual­quier co­sa que ne­ce­si­te­mos pa­ra nues­tra bi­ci.

■ Re­ser­va alo­ja­mien­tos don­de pue­das te­ner la bi­ci­cle­ta con­tro­la­da. El cul­men de un via­je de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas es ser com­ple­ta­men­te au­to­su­fi­cien­te y dor­mir en tien­da de cam­pa­ña, un re­fu­gio o in­clu­so ha­cer vi­vac. Sin em­bar­go, hay épo­cas en las que no es re­co­men­da­ble y, por otro la­do, es in­ne­ga­ble que se des­can­sa me­jor durmiendo en una ca­ma. Aun­que pro­li­fe­ran los alo­ja­mien­tos don­de nues­tra bi­ci es una más, cer­ció­ra­te de que pue­das su­bir­la a la ha­bi­tua­ción o que que­da­rá ba­jo lla­ve. Es tu me­dio de trans­por­te y es­tá car­ga­da con tu vi­da.

■ Tu­be­li­za tus rue­das. Con es­te sis­te­ma -en la sec­ción de me­cá­ni­ca te en­se­ña­mos có­mo ha­cer­lo- evi­ta­re­mos pin­cha­zos y po­dre­mos ro­dar a me­nos pre­sión –lo que ha­rá que va­ya­mos más có­mo­dos-. En ca­so de pin­cha­zo, ten en cuen­ta que las cá­ma­ras pa­ra es­tas cu­bier­tas son más an­chas que las ha­bi­tua­les de ca­rre­te­ra, que só­lo nos val­drán pa­ra una emer­gen­cia. Es re­co­men­da­ble que lle­ve bom­bo­nas de C02, un par­che -pa­ra el in­te­rior de la cu­bier­ta- y me­chas, por­que te se­rán úti­les si quie­res vol­ver a tu­be­li­zar la rue­da una vez que aca­bes la jornada.

■ Lle­va más he­rra­mien­tas de lo ha­bi­tual. Los que prac­ti­ca­mos ci­clis­mo de ca­rre­te­ra, a di­fe­ren­cia de nues­tros com­pa­ñe­ros de las rue­das gor­das, no es­ta­mos ha­bi­tua­dos a uti­li­zar ni a lle­var tron­cha­ca­de­nas en nues­tro kit esen­cial. Ade­más de es­ta he­rra­mien­ta y lo que he­mos men­cio­na­do al ha­blar del tu­be­less, tam­bién se­rán úti­les un par de cie­rres rá­pi­dos, un tro­zo de cin­ta ame­ri­ca­na y bri­das, a lo que su­ma­re­mos la mul­ti­he­rra­mien­ta que uti­li­ce­mos en nues­tra bi­ci de ca­rre­te­ra y, ob­via­men­te, al­gu­na lla­ve es­pe­cial si fue­se ne­ce­sa­ria pa­ra los por­ta­bul­tos.

■ Via­ja con lo im­pres­cin­di­ble. Cuan­do lle­va­mos va­rias ho­ras de ru­ta y nos to­ca afron­tar una subida, no hay peor sen­sa­ción que la de arras­trar pe­so ex­tra. Por eso, aun­que es al­go que se apren­de con la ex­pe­rien­cia, y ni aun así nos li­bra­re­mos de la ago­bian­te sen­sa­ción de que nos ol­vi­da­mos de al­go, es fun­da­men­tal cal­cu­lar ca­si al mi­lí­me­tro qué es ne­ce­sa­rio y qué no. Ten en cuen­ta que exis­te la po­si­bi­li­dad de la­var la ro­pa, que unas za­pa­ti­llas de BTT se pue­den usar pa­ra la ca­lle, etc.

■ Equi­li­bra los pe­sos. Co­lo­car la car­ga re­par­ti­da en las di­fe­ren­tes par­tes de la bi­ci evi­ta­rá que com­pro­me­ta­mos la es­ta­bi­li­dad. Lo más re­co­men­da­ble es que si­túes lo más pe­sa­do en la bol­sa tra­se­ra o en las al­for­jas si uti­li­zas por­ta­bul­tos, y, en el ca­so de la que uti­li­ces, en la bol­sa del cua­dro. Mu­cho pe­so en la par­te de­lan­te­ra per­ju­di­ca­rá la con­duc­ción.

■ Prue­ba las bol­sas an­tes del via­je. Es ob­vio, pe­ro nos sue­le co­mer el tiem­po y al fi­nal lo de­ja­mos pa­sar. Es im­por­tan­te que co­noz­cas có­mo se mon­tan y se an­clan las bol­sas a la bi­ci­cle­ta. Al­gu­nas, co­mo las Bu­rra Bu­rra de Spe­cia­li­zed, re­quie­ren de la ins­ta­la­ción de un so­por­te; otras, co­mo las To­peak, se co­lo­can con cin­chas. En es­te ca­so, el sis­te­ma más ha­bi­tual de mon­ta­je, es im­por­tan­te que las co­rreas que­den lo más ti­ran­tes co­mo sea po­si­ble pa­ra evi­tar que el equi­pa­je se mue­va mien­tras pe­da­lea­mos.

■ El úl­ti­mo y más im­por­tan­te. PE­DA­LEA DES­PA­CIO, CON­DU­CE DES­PA­CIO Y DIS­FRU­TA DEL CA­MINO. Evi­ta ries­gos in­ne­ce­sa­rios, fre­na más de lo ha­bi­tual y de­ja los pi­ques pa­ra otro mo­men­to. Un ac­ci­den­te, que ade­más sue­len ocu­rrir en los si­tios don­de más ba­ja­mos la guar­dia, pue­de arrui­nar un via­je es­pec­ta­cu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.