BiciSport

OPTIMIZAR LA CARGA DE GLUCÓGENO

-

Una buena reserva de glucógeno es fundamenta­l para poder afrontar entrenamie­ntos y pruebas que superen la hora de duración. Por ello, el ciclismo es una disciplina en la que el uso de este elemento, tanto el almacenado en el hígado como en los músculos, se hace indispensa­ble. Durante la noche el organismo emplea la glucosa disponible para mantener en funcionami­ento las funciones vitales como el cerebro, la respiració­n o el corazón. Al despertar los niveles de glucosa en sangre deberían ser bajos y tus depósitos de glucógeno estar mermados. De ahí la importanci­a de reponer glucosa para rendir adecuadame­nte el resto del día. Ante la carencia de glucosa el organismo se adapta utilizando los depósitos de grasa o descomponi­endo proteínas como fuente de energía. A pesar de existir esas otras vías metabólica­s, en este artículo nos centraremo­s en el empleo de glucosa, que es una fuente de energía rápida y poco exigente para el organismo.

Seguro que alguna vez has escuchado la famosa descarga de hidratos, a base de una dieta muy baja en este macronutri­ente para vaciar por completo los depósitos de glucógeno seguido de una recarga los días posteriore­s. Esta práctica ya no está recomendad­a, pues se ha visto que no produce una carga más eficiente pudiendo llegar a ocasionar lesiones, fatiga y bajada del rendimient­o innecesari­as. Recurrirem­os por tanto a la carga de hidratos los días anteriores a la competició­n sin una descarga previa.

Cuando nos enfrentamo­s a una prueba de varias horas de duración, la carga de glucógeno los 3-4 días previos ha de formar parte de tu estrategia de entrenamie­nto. Deberás consumir más o menos cantidad de hidratos en función de tu peso corporal en una proporción de 10 g por kilo de peso al día, es decir, si tenemos un ciclista que pesa 65 kg este deberá aportar en su dieta 10 g x 65 kg=650 g de hidratos de carbono en cada uno de los 3 o 4 días previos a la competició­n.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain