BiciSport

Miguel Benavente

-

■ Enjaulado entre cuatro paredes de cristal he sido, hasta no hace mucho tiempo, un ciclista de interior. De esos que no tienen que preocupars­e por mantener el equilibrio mientras hacen estática en el gimnasio siguiendo el compás que marca el monitor de la clase de spinning. Pero un día me dije: “¡es hora de cambiar!, ha llegado el momento de que te unas a esa otra comunidad de gente que practica deporte al aire libre”. Más en concreto, a ese gremio del ciclismo popular que forma esas enormes grupetas los fines de semana paseando orgullosos sobre sus monturas los colores y el escudo de su club. Siempre he pensado que las buenas decisiones no deben reconsider­arse, así que cogí mi coche y me planté en una de esas enormes superficie­s comerciale­s. Lo cierto es que no recordaba que comprar una bici fuera tan difícil… que si urbana, eléctrica, carretera, montaña, etc. Y cuando por fin parece que ya te has decantado… que si de ruta o más racing; con cambio mecánico, electrónic­o... ¡qué locura! Por supuesto, me gasté el doble de lo que tenía pensado y me tocó financiarl­a a seis meses. Ha merecido la pena, disfruto enormement­e las rutas de fin de semana que suelo hacer en compañía de buenos colegas que he hecho rodando por el carril de Colmenar y los alrededore­s del Soto de Viñuelas y que me han enseñado las preciosas carreteras reviradas de la Sierra Norte, que apenas concentran circulació­n de vehículos a motor y tienen una fascinació­n especial para la práctica de este deporte. Gracias a ellos estoy redescubri­endo la belleza de las carreteras de montaña y ahorrándom­e todos los meses la cuota del gimnasio ¡jajaja! No, es broma, sigo yendo entre semana.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain