Sha­pes­hi­ter 2.0

Bike - - TESTBIKE -

EFEC­TO MA­RI­PO­SA

La tec­no­lo­gía Shapeshift­er no re­quie­re un amor­ti­gua­dor es­pe­cí­fi­co, ya que el cam­bio geo­mé­tri­co lo rea­li­za a tra­vés de un se­gun­do sis­te­ma te­les­có­pi­co, alo­ja­do en el in­te­rior de la bie­le­ta gran­de y em­pu­jan­do a otra más pe­que­ña. No se tra­ta de un amor­ti­gua­dor, sino de un sis­te­ma neu­má­ti­co si­mi­lar al de una ti­ja te­les­có­pi­ca. De he­cho, en la ver­sión pri­mi­ti­va el ac­cio­na­men­to era si­mi­lar al de una ti­ja, ya que te­nía­mos que sin­cro­ni­zar el ac­cio­na­mien­to del man­do mien­tras echá­ba­mos to­do nues­tro pe­so atrás con un ti­rón del cuer­po ha­cia los pies, sol­tan­do el man­do en ese pre­ci­so ins­tan­te. Al­go que no siem­pre sa­lía bien a la pri­me­ra, es­pe­cial­men­te si tam­bién que­ría­mos ba­jar el si­llín, es­tá­ba­mos cam­bian­do pi­ño­nes...

Aho­ra bas­ta li­be­rar el man­do (po­si­ción “Clack”) y no re­quie­re nin­gún ti­po de sin­cro­ni­za­ción. Po­de­mos ha­cer el mis­mo ti­rón ha­cia atrás pa­ra com­pri­mir el Shapeshift­er, aun­que si no lo ha­ce­mos, tan pron­to lle­gue un im­pac­to de mag­ni­tud me­dia, lo com­pri­mi­rá. Pa­ra ex­ten­der­lo y vol­ver a la po­si­ción XC, bas­ta con pul­sar la pa­lan­ca (mar­ca­da co­mo “Click”) y echar nues­tro pe­so ha­cia el ma­ni­llar, co­mo si qui­sié­ra­mos ex­ten­der un po­co el amor­ti­gua­dor, y con eso bas­ta pa­ra que la bi­ci se ver­ti­ca­li­ce 1,5º. Uno de los in­con­vie­nien­tes de la po­si­ción in­ver­ti­da del amor­ti­gua­dor es que el ac­ce­so a la pa­lan­ca de com­pre­sión (si que­re­mos en­du­re­cer­lo pa­ra una subida) nos obli­ga a una pos­tu­ra de con­tor­sio­nis­mo de­ma­sia­do for­za­da, ya que ade­más és­ta que­da en­tre el amor­ti­gua­dor y el pla­to-guia­ca­de­nas, por lo que si no eres muy fle­xi­ble, me­jor ha­cer­lo en pa­ra­do.

La ubi­ca­ción de las bie­le­tas se ha di­se­ña­do pa­ra re­pro­du­cir la ci­ne­má­ti­ca de tri­ple fa­se que ya se ha uti­li­za­do en el mo­de­lo Sen­der de DH. Cuen­ta con una pri­me­ra fa­se muy sen­si­ble (gra­cias a la ar­ti­cu­la­ción Horst Link en las pun­te­ras), una se­gun­da de mu­cha es­ta­bi­li­dad en el tra­mo cen­tral del re­co­rri­do, y una úl­ti­ma de ma­yor pro­gre­si­vi­dad. Al ac­ti­var el mo­do XC no so­lo se re­du­ce el re­co­rri­do de 150 a 135 mm, el sag con­se­cuen­te­men­te se ve re­du­ci­do del 25-30% al 20-25%. El an­ti-squat tam­bién se in­cre­men­ta en un 10%, con más fir­me­za en la tra­se­ra a la ho­ra de pe­da­lear.

El pe­que­ño in­di­ca­dor ver­de nos chi­va si el Shapeshift­er es­tá com­pri­mi­do o ex­ten­di­do. Con la pa­lan­ca aba­jo, el Shapeshift­er es­tá lis­to pa­ra el des­cen­so, arri­ba, lis­to pa­ra su­bir. Una re­gla ne­mo­téc­ni­ca sen­ci­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.