ADOR­ME­CI­MIEN­TO

NO SIEN­TO LAS MA­NOS

Bike - - MEDICINA & SALUD -

Ho­la. Os es­cri­bo por­que ca­da vez que mon­to en bi­ci ven­go no­tan­do mu­cho cos­qui­lleo, ador­me­ci­mien­to y do­lor des­de la pal­ma de la mano has­ta el co­do. Es una sen­sa­ción co­mo de lle­var mu­cho pe­so so­bre las ma­nos, y eso que tra­to de re­la­jar­me. ¿Qué pue­do ha­cer? ¿Es es­to nor­mal?.

Ál­va­ro Pa­nia­gua, vía e-mail

Por lo que cuen­tas, tu pro­ble­ma tie­ne un ori­gen bas­tan­te cla­ro: lle­vas bue­na par­te de tu pe­so en las ma­nos y no en el si­llín. Des­de un pun­to de vis­ta teó­ri­co, pa­ra ir có­mo­dos en bi­ci de­be­mos co­lo­car­nos de for­ma que el 60% de pe­so cai­ga so­bre el si­llín y el 40% res­tan­te so­bre las ma­nos. Cuan­do es­to no su­ce­de, sue­len apa­re­cer las mo­les­tias que es­te lec­tor re­fie­re. El pe­so que de­ben so­por­tar las ma­nos es­tá in­fluen­cia­do bá­si­ca­men­te por tres com­po­nen­tes:

1>Re­tro­ce­so del si­llín. El re­tro­ce­so del si­llín se re­fie­re al ajus­te que po­de­mos ha­cer del si­llín en el plano ho­ri­zon­tal, es de­cir, cuan­to lo ade­lan­ta­mos o lo re­tra­sa­mos. Es­te ajus­te se ha­ce en re­la­ción al eje del pe­da­lier. Pa­ra me­dir­lo, se es­ta­ble­ce una plo­ma­da o re­fe­ren­cia ver­ti­cal en­tre la pun­ta del si­llín y el eje del pe­da­lier. Pa­ra eli­mi­nar pe­so de las ma­nos y res­ta­ble­cer es­te equi­li­brio de pe­sos que he­mos co­men­ta­do, ge­ne­ral­men­te re­tra­sar el si­llín ayu­da a lle­var más pe­so ha­cia el si­llín y me­nos ha­cia las ma­nos.

1>In­cli­na­ción del si­llín. Si el si­llín es­tá ex­ce­si­va­men­te in­cli­na­do ha­cia de­lan­te, el ci­clis­ta pue­de que no sea del to­do cons­cien­te de que su pe­so se trans­mi­te ha­cia el ma­ni­llar. Con­vie­ne re­vi­sar la in­cli­na­ción del si­llín pa­ra ase­gu­rar­se que esa “pe­que­ña” in­cli­na­ción no sea ex­ce­si­va. Más de uno o dos gra­dos de in­cli­na­ción pue­den ser su­fi­cien­te co­mo pa­ra crear es­ta sen­sa­ción de in­co­mo­di­dad.

3>Al­tu­ra del pu­ño. La al­tu­ra del pu­ño siem­pre se re­fie­re a la po­si­ción del mis­mo res­pec­to al si­llín. Lo que se mi­de es la di­fe­ren­cia de al­tu­ra en­tre el cen­tro del si­llín y el cen­tro del pu­ño. Co­mo es ló­gi­co, cuan­ta más di­fe­ren­cia ha­ya en­tre ellas más pe­so va a so­por­tar el ma­ni­llar. Así pues, su­bir la al­tu­ra del pu­ño es una for­ma efec­ti­va de re­du­cir la pre­sión so­bre las ma­nos. Es­to se pue­de con­se­guir de va­rias ma­ne­ras: po­nien­do más es­pa­cia­do­res en­tre el cua­dro y la po­ten­cia, po­nien­do una po­ten­cia con más án­gu­lo ha­cia arri­ba o in­clu­so po­nien­do un ma­ni­llar de do­ble al­tu­ra. Ade­más de es­tas cues­tio­nes, es­tos pro­ble­mas son mu­cho más lle­va­de­ros si se uti­li­zan pu­ños er­go­nó­mi­cos, ya que per­mi­ten re­par­tir me­jor el pe­so so­bre la mano. Igual­men­te, el uso de cuer­nos o aco­ples tam­bién sue­le ayu­dar a so­por­tar me­jor es­ta mo­les­tia al per­mi­tir di­fe­ren­tes apo­yos de las ma­nos so­bre el ma­ni­llar. Ade­más de unos bue­nos pu­ños, usar guan­tes con gel en la zo­na de apo­yo de la mano tam­bién ayu­da a re­du­cir la pre­sión y re­du­cir la sen­sa­ción de hor­mi­gueo o ma­nos dor­mi­das. Por úl­ti­mo, no es­tá de más re­vi­sar el án­gu­lo que le he­mos da­do al ma­ni­llar, ya que pue­de in­fluir so­bre es­te te­ma. Si nos fi­ja­mos, to­dos los ma­ni­lla­res tie­nen una cur­va, es de­cir, no son rec­tos. Di­cha cur­va­tu­ra de­be ir ha­cia atrás, ya que es­to ayu­da a que el án­gu­lo de la mu­ñe­ca sea más na­tu­ral. Cuan­do el ma­ni­llar es­tá bien co­lo­ca­do, no de­be­ría su­bir las ma­nos en re­la­ción al cen­tro del mis­mo, es de­cir, que la cur­va no de­be ser ha­cia arri­ba sino ha­cia atrás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.