LO QUE EL PAN­TANO SE LLE­VÓ...

Bike - - RUTASBIKE -

Esa cor­ta, sim­ple, sin­ce­ra, emo­cio­na­da y ma­ra­vi­llo­sa fra­se po­dría apli­car­se a cual­quier pue­blo que des­apa­re­ce en aras del lla­ma­do pro­gre­so, el que se ha lle­va­do tan­tos y tan­tos lu­ga­res en Ca­ta­lu­ña o en el res­to de la pe­nín­su­la a lo lar­go de los años del desa­rro­llis­mo. Las de­ci­sio­nes to­ma­das más o me­nos le­jos, en gran­des des­pa­chos de cu­yas pa­re­des col­ga­rán re­li­quias “sal­va­das” de los pue­blos obli­ga­dos a aban­do­nar, de­trás de me­sas enor­mes, ti­pos “gor­dos”, de­ci­den lo que es bueno pa­ra to­dos,

lo que es pro­gre­so y lo que no. Ra­món Cau­fa­pé te­nía 41 años el 23 de abril de 1962, la úl­ti­ma vez que vio su ca­sa en pie, “ese día llo­ré amar­ga­men­te, ni cuan­do se mu­rie­ron mis pa­dres llo­ré tan­to”. Es otra las emo­cio­nes he­chas pa­la­bras que re­co­ge el ar­tícu­lo, las sin­tie­ron cien­tos de per­so­nas, ni­ños y ma­yo­res que no de­ja­ron sus ca­sas por gus­to en Tra­gó Llei­da, si­mi­la­res a las de Riaño León, San Ro­mán de Sau en Bar­ce­lo­na, Gra­na­di­lla en Cá­ce­res, Vi­lla­nue­va de las Ro­zas en Can­ta­bria, Be­ná­ge­ber en Valencia, Ace­re­do en Ou­ren­se o La­nu­za en Hues­ca, en

tre mu­chos, mu­chos otros. Tra­gó no era ni mu­cho me­nos una al­dea, era im­por­tan­te pa­ra aque­lla épo­ca. Su ubi­ca­ción ideal, en­ca­ra­ma­do a la mon­ta­ña, de­ja­ba li­bre pa­ra las ta­reas agrí­co­las una am­plia y fér­til ve­ga a las ori­llas del No­gue­ra Ri­va­go­ra­na. To­da cla­se de cul­ti­vos de se­cano y re­ga­dío ocu­pa­ban a sus gen­tes que so­bre 1950 ron­da­ban 600 al­mas en 210 ca­sas; en aque­llos años mu­chos pue­blos no te­nían lo que Tra­gó, dos mo­li­nos de acei­te, dos de pan y uno de ha­ri­na que tam­bién fa­bri­ca­ba luz pa­ra el pue­blo, tres tien­das de co­mes­ti­bles, tres bar­be­rías, dos car­pin­te­rías, tres ca­fés, una es­cue­la de ni­ños y otra de ni­ñas, un ci­ne y cua­tro ca­mio­nes. To­do eso se lo lle­vó el pan­tano cuan­do ce­rró com­puer­tas y el agua al­can­zó los cam­pos, lue­go las ca­lles, la igle­sia y las ca­sas, a pe­sar de la opo­si­ción de los ve­ci­nos que ama­ban su pue­blo. De­jó un sin­fín de re­cuer­dos en la me­mo­ria de los que allí ha­bi­ta­ban, re­cuer­dos que se vuel­ven amar­gos al aflo­rar, en los que lo vie­ron o en los hi­jos que es­cu­cha­ron a sus ma­yo­res ha­blar del pue­blo, de “SU PUE­BLO”. La pre­sa se ter­mi­nó de cons­truir en 1961 y al año si­guien­te lle­ga­ron a Tra­gó 236 hm3 de agua pa­ra el con­su­mo hu­mano, el re­ga­dío y 38 MW de elec­tri­ci­dad. En es­ta ru­ta da­mos una vuel­ta a la mon­ta­ña que vi­gi­la el pan­tano de San­ta An­na has­ta las in­me­dia­cio­nes de Tar­gó, los más in­tré­pi­dos, sen­si­bles o cu­rio­sos, no po­drán de­jar de sen­tir la lla­ma­da de las rui­nas y se acer­ca­rán a la fuen­te y a la igle­sia, aun­que no es­tén en­te­ras, al ca­mi­nar di­fi­cul­to­sa­men­te, se ma­ni­fies­ta la con­tra­dic­ción de lo que sig­ni­fi­ca el agua pa­ra el re­ga­dío y el con­su­mo fren­te al aban­dono obli­ga­do. La de­sola­da be­lle­za de las rui­nas so­bre­co­ge el al­ma y la can­ción de La­bor­de­ta “To­dos re­pi­ten lo mis­mo” lle­ga a la me­mo­ria ca­si sin que­rer, se lle­nan de ad­mi­ra­ción y tris­te­za los ojos, al ver las ca­lles arrui­na­das, de­sier­tas. El vien­to pa­re­ce­rá re­pe­tir las pro­me­sas, las pa­la­bras bue­nas y se sen­ti­rá “la ra­bia que pro­du­ce de­jar lo que se ama”.

La ru­ta sa­le de Ivars de No­gue­ra, en la mis­ma ori­lla del río que pa­sa­ba a los pies de Tra­gó y que allá arri­ba es­tá ya muer­to, lo

AL­GO PA­SA EN EL AL­MA AL VER LAS RUI­NAS Y CO­NO­CER LA HIS­TO­RIA DE TRA­GÓ

ma­ta­ron con el pan­tano. Se apro­ve­chan tra­mos de dis­tin­tas ru­tas del Cen­tre MTB del Mon­tsec-La No­gue­ra, 100% pis­ta que per­mi­te dis­fru­tar del pai­sa­je de los cam­pos la­bra­dos en­tre Ivars y Os de Balaguer, Os, que sim­ple y her­mo­so nom­bre pa­ra un pue­blo. Des­de allí las pis­tas van em­peo­ran­do pau­la­ti­na­men­te, a me­di­da que se as­cien­de y se des­cu­bren otras jo­yas en­ca­ra­ma­das a las la­de­ras; Tar­ta­reu, tan al­to que se agra­de­ce que la ru­ta no pa­se por el mis­mo pue­blo, obli­gan­do a te­ner que ir a ver­lo en co­che, se cul­mi­na en el do­ble pa­sa­di­zo de Al­be­ro­la pa­ra em­pe­zar el des­cen­so a Tra­gó. El es­pec­ta­cu­lar Pas del Llop arre­ba­ta­do a la mon­ta­ña, an­ta­ño era el úni­co ac­ce­so al pue­blo, po­ne los pe­los de pun­ta ima­gi­nar co­mo pa­sa­rían los cua­tro ca­mio­nes, car­ga­dos has­ta lo al­to, con el pre­ci­pi­cio al la­do y las ro­cas ro­zan­do los bul­tos. Se di­vi­sa el em­bal­se que obli­gó a los ve­ci­nos de los pue­blos afec­ta­dos a bus­car su si­tio más o me­nos le­jos. Mu­chas tie­rras y ca­sas que­da­ron ba­jo las aguas, pe­ro los re­cuer­dos no des­apa­re­cie­ron y un buen nú­me­ro de hi­jos de Tra­gó se reunie­ron en el 50 aniver­sa­rio de la des­apa­ri­ción y si­guen man­te­nien­do la me­mo­ria, has­ta pa­ra man­te­ner ope­ra­ti­vo el ce­men­te­rio, muy sen­ci­llo pe­ro que per­mi­te des­can­sar eter­na­men­te a los ve­ci­nos en su pue­blo. La ru­ta si­gue por el pi­nar y vi­si­ta la er­mi­ta de Boix, otro pue­blo anega­do, que se des­di­bu­ja en­tre los ár­bo­les, la sa­li­da del pi­nar a la ve­ga de la No­gue­ra Ri­va­go­rça­na des­cu­bre en pri­ma­ve­ra un co­lo­ri­do pai­sa­je de me­lo­co­to­ne­ros en flor que se ex­tien­de a los pies de la ru­ta mien­tras se ba­ja. Y en es­to lle­gó el agua al cam­pa­na­rio y se ter­mi­nó la his­to­ria de Tra­gó, di­go la ru­ta, re­co­gien­do las bi­cis pa­ra ir a to­mar un re­fri­ge­rio pien­sas en que el pue­blo no era na­da del otro mun­do, pe­ro era el de al­guien, al fi­nal re­sul­ta im­po­si­ble no emo­cio­nar­se un po­qui­to an­tes de re­gre­sar a la gran ciu­dad de des­lum­bran­tes lu­ces.

“EL PUE­BLO NO ERA NA­DA DEL OTRO MUN­DO, PE­RO ERA EL MÍO”

“Las ro­cas vi­si­bles a lo lar­go de la ru­ta, son tes­ti­gos mu­dos de otra épo­ca, las del Pas del Llop o las de las rui­nas de los pue­blos aban­do­na­dos obli­ga­to­ria­men­te.”

de Vall­verd “La igle­sia del Mo­nes­tir pe­ro la de Tra­gó se sal­vó de mo­jar­se en rui­nas, no, hoy las dos es­tán que las aun­que tie­nen ami­gos pue­dan.” pro­te­ge­rán cuan­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.