EL ABIS­MO

BO­LI­VIA ES­CON­DE UN MON­TÓN DE RIN­CO­NES QUE TE DE­JAN CON LA BO­CA ABIER­TA. NO SÓ­LO POR­QUE A 4.500 ME­TROS DE AL­TI­TUD NE­CE­SI­TAS RES­PI­RAR POR CUAL­QUIER ORI­FI­CIO Y BOQUEAS CO­MO UN PEZ FUE­RA DEL AGUA. SINO POR­QUE LOS PAI­SA­JES BO­LI­VIA­NOS SON AB­SO­LU­TA­MEN­TE EX­TRE­MOS

Bike - - SUMARIO -

La ca­rre­te­ra de la Muer­te es co­no­ci­da en to­do el mun­do. Y allí es­tu­vi­mos.

Los An­des, la sel­va, el de­sier­to, el al­ti­plano... to­do ca­be en este país em­po­bre­ci­do y sin em­bar­go tan ri­co. Y por en­ci­ma de to­dos es­tos pai­sa­jes des­ta­ca uno: la ca­rre­te­ra más pe­li­gro­sa del mun­do, la tum­ba pa­ra cien­tos (sí, cien­tos) de per­so­nas du­ran­te años. La te­mi­da Ca­rre­te­ra de la Muer­te. Este es el cua­derno de bi­tá­co­ra de uno de los des­cen­sos en bi­ci más im­pre­sio­nan­tes del mun­do.

Es el se­gun­do país más po­bre de Amé­ri­ca La­ti­na, una com­bi­na­ción en­tre al­ti­plano y sel­va, con al­ti­tu­des ex­tre­mas en ple­na cor­di­lle­ra de los An­des. La ama­bi­li­dad y un tra­to fa­mi­liar con el ‘gui­ri’ son la nor­ma, y ade­más su gas­tro­no­mía es ri­ca e in­tere­san­te. Cla­ra­men­te es un país por des­cu­brir, es­pe­cial­men­te pa­ra los aman­tes de la mon­ta­ña, y con la bi­ci­cle­ta vas a po­der acer­car­te a al­gu­nas de sus múl­ti­ples di­men­sio­nes.

6.30 DE LA MA­ÑA­NA. LA PAZ.

El des­per­ta­dor del mó­vil me en­cuen­tra des­ve­la­do. Las no­ches a 3.500 m en La Paz son de to­do me­nos pla­cen­te­ras. Es di­fí­cil con­ci­liar el sue­ño. A es­ta ho­ra de un sá­ba­do de ve­rano me re­co­gen en el ho­tel los mu­cha­chos del Team Mad­ness, con quie­nes he con­tra­ta­do el tour en bi­ci por la Ca­rre­te­ra de la Muer­te. Un au­to­bús to­do­te­rreno, co­mo la ma­yo­ría de los au­to­bu­ses en Bo­li­via, aso­ma por la os­cu­ri­dad de las calles pa­cen­ses y me trans­por­ta jun­to a otros tu­ris­tas igual de oje­ro­sos co­mo yo, has­ta el ga­ra­je que tie­ne la em­pre­si­ta, en el mis­mo cen­tro his­tó­ri­co de La Paz. Allí guar­dan to­do el equi­pa­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer la ac­ti­vi­dad, ¡in­clui­do cas­co in­te­gral! Es­to de la Ca­rre­te­ra de la Muer­te va en se­rio… El par­que de bi­cis de des­cen­so me im­pre­sio­na. Su es­ta­do pa­re­ce bas­tan­te bueno y fia­ble. Me es­pe­ra­ba unas cuan­tas bi­cis sin sus­pen­sión tra­se­ra y bas­tan­te des­tro­za­das, pe­ro no es así. Los chi­cos del tour car­gan las bi­cis en una es­pe­cie de ba­ca preparada en el te­cho del au­to­car, nos re­par­ten pan­ta­lo­nes lar­gos, cha­que­ta, cas­co in­te­gral y guan­tes pa­ra ca­da uno, y ocu­pa­mos nues­tros asien­tos. La tem­pe­ra­tu­ra es fría a esas ho­ras, pe­ro ¿se­rá ne­ce­sa­ria tan­ta ro­pa? Lo ave­ri­güé más tar­de.

7.30 HO­RAS

Des­de La Paz as­cen­de­mos por si­nuo­sas y em­pi­na­dí­si­mas calles has­ta al­can­zar los su­bur­bios y la sa­li­da de la gran ciu­dad. El día es­tá des­pe­ja­do y en el iPod sue­nan los Foo Figh­ters pa­ra ir ca­len­tan­do. El frío es in­ten­so aun­que ya ha sa­li­do el sol. Y el ai­re se ha­ce ca­da vez más fino. Al res­pi­rar da la sen­sa­ción de que el oxí­geno ca­da vez es más frío y cor­tan­te. Eso, uni­do a los tu­bos de es­ca­pe de ca­mio­nes, au­to­bu­ses y co­ches de la abi­ga­rra­da La Paz, ha­ce que res­pi­rar sea un ejer­ci­cio de ries­go en sí mis­mo. Lle­ga­mos a la co­ta má­xi­ma des­de la que nos ti­ra­re­mos con las bi­cis: 4.490 m. Co­rre un vien­to fuer­te que, jun­to con la fal­ta de oxí­geno, te ha­ce tam­ba­lear. Con el cuer­po en­tu­me­ci­do, un po­co atur­di­do por la al­ti­tud y som­no­lien­to, aquí es­ta­mos unos cuan­tos in­cons­cien­tes, a pun­to de ini­ciar el des­cen­so más pe­li­gro­so del mun­do ¿Qui­zás no sean las con­di­cio­nes óp­ti­mas pa­ra ha­cer­lo?

8.53 HO­RAS

Las bi­cis que al­qui­la Team Mad­ness son unas bi­cis co­rrec­tas de ga­ma me­dia. El re­co­rri­do del amor­ti­gua­dor es­tá re­du­ci­do, pe­ro to­do pa­re­ce es­tar en or­den. Pa­so re­vis­ta per­so­nal­men­te a mi bi­ci: pre­sión de neu­má­ti­cos, fre­nos y tor­ni­lle­ría, co­rrec­tos. No me pue­do creer que es­té mon­ta­do en una bi­ci de des­cen­so en Bo­li­via, a pun­to de ba­jar por la Ca­rre­te­ra de la Muer­te. Ya em­pie­zo a es­tar en si­tua­ción, ¡es­to co­mien­za!

9.00 HO­RAS

El gru­po más dos guías con sus res­pec­ti­vas bi­cis comenzamos a des­cen­der por una ca­rre­te­ra as­fal­ta­da. La Ca­rre­te­ra de la Muer­te o Ca­mino de Los Yun­gas era una pis­ta de tie­rra que co­nec­ta­ba La Paz con es­ta región, Los Yun­gas, atra­ve­san­do un des­fi­la­de­ro de 80 Km, con ba­rran­cos de has­ta 800 me­tros de pro­fun­di­dad, sin guar­da­rraí­les y con un an­cho má­xi­mo de 3 me­tros. La me­dia de fa­lle­ci­dos era de ca­si 100 per­so­nas al año por ac­ci­den­te. Has­ta ha­ce po­co, esa pis­ta de tie­rra era el úni­co ca­mino pa­ra este tra­yec­to pe­ro hoy en día exis­te una ca­rre­te­ra en muy buen es­ta­do que sus­ti­tu­ye el trá­fi­co en el Ca­mino de Los Yun­gas. Así, la Ca­rre­te­ra de la Muer­te se man­tie­ne co­mo ru­ta pa­ra tu­ris­tas y vía al­ter­na­ti­va de trá­fi­co, pe­ro aun así, oca­sio­nal­men­te to­da­vía hay fa­lle­ci­dos por des­pe­ña­mien­to.

El ini­cio de la ru­ta es de ca­len­ta­mien­to: 20 Km por la ca­rre­te­ra nue­va. Es una ca­rre­te­ra an­cha y se­gu­ra pe­ro a la ve­lo­ci­dad que se em­pie­za a ro­dar con la bi­ci hay que es­tar muy aten­to an­te cual­quier ma­nio­bra en fal­so de los con­duc­to­res bo­li­via­nos. Es­ta pri­me­ra par­te re­sul­ta útil pa­ra ha­cer­te con la bi­ci de al­qui­ler y pa­ra de­gus­tar unos pai­sa­jes sin ve­ge­ta­ción al­gu­na, con ro­cas y pie­dras de co­lo­res ocres y ro­ji­zos, y for­mas ex­tra­ñas que re­cuer­dan las fotos que ve­mos de Mar­te. Na­da que ver con lo que ven­drá a con­ti­nua­ción.

9.45 HO­RAS

De re­pen­te, el pai­sa­je se abre a un va­lle sel­vá­ti­co inun­da­do de nu­bes. Las pul­sa­cio­nes se dis­pa­ran cuan­do ve­mos el car­tel “La ca­rre­te­ra de la muer­te” que anun­cia el ini­cio de la pis­ta. To­dos en el au­to­car ex­cla­ma­mos. La ex­ci­ta­ción se pal­pa en el am­bien­te.

10.00 HO­RAS

Una vez avi­tua­lla­dos, he­chas las fotos de ri­gor y ob­ser­va­do el im­pre­sio­nan­te pai­sa­je de lo que te­ne­mos por de­lan­te (y por de­ba­jo), co­ge­mos las bi­cis y comenzamos a pe­da­lear. Aun­que no ha­ce fal­ta pe­da­lear mu­cho.

Las nor­mas de se­gu­ri­dad son bá­si­cas: no ade­lan­tar al guía e ir por la iz­quier­da de las ro­de­ras de los vehícu­los, pa­ra an­ti­ci­par­se en las cur­vas. Es­ta es la úni­ca ca­rre­te­ra de Bo­li­via en la que es­tá per­mi­ti­do cir­cu­lar por la iz­quier­da, por­que los vehícu­los que des­cien­den tie­nen

pre­fe­ren­cia so­bre los que suben, y des­de el la­do iz­quier­do (al bor­de del pre­ci­pi­cio) se pue­de ma­nio­brar me­jor.

No re­sul­ta real­men­te pe­li­gro­so ma­ne­jar la bi­ci en este te­rreno, aun­que la gra­vi­lla y la tie­rra du­ra de la pis­ta ha­cen que ten­gas que ir con cui­da­do al en­trar en las cur­vas. Es muy fá­cil co­ger ve­lo­ci­dad y emo­cio­nar­se en la ba­ja­da, pe­ro hay que con­te­ner las emo­cio­nes. Lo ver­da­de­ra­men­te di­fí­cil de la ru­ta es evi­tar mi­rar a la iz­quier­da y dar­se cuen­ta del pre­ci­pi­cio que hay ahí. Es una caí­da ver­ti­cal de la que no ves el fi­nal. Por eso, la gen­te que se cae no pue­de ser res­ca­ta­da, de tan inac­ce­si­ble que es el te­rreno.

El des­cen­so en bi­ci por la Ca­rre­te­ra de la Muer­te es to­da una es­cue­la con­cen­tra­da de có­mo tra­zar y en­ca­rar cur­vas. Re­sul­ta di­ver­ti­do por­que pue­des ba­jar a tu rit­mo, sa­car el pie en los gi­ros, cru­zar la bi­ci (si no te ve el guía), ir to­do lo des­pa­cio que quie­ras… pe­ro inevi­ta­ble­men­te, tien­des a sol­tar fre­nos y pa­la­dear el ries­go, to­do lo que el sen­ti­do co­mún te per­mi­te, por su­pues­to. Es­ta ex­pe­rien­cia es una de las que los aven­tu­re­ros y “adic­tos a la adrenalina” de to­do el mun­do tie­nen en su lis­ta de ca­be­ce­ra.

Exis­ten pa­sos que po­nen a prue­ba el equi­li­brio so­bre la bi­ci, al ser pe­que­ñas cas­ca­das de agua y pie­dra ero­sio­na­da que bo­rran mo­men­tá­nea­men­te la tie­rra de la pis­ta. Pa­ra bi­kers ex­pe­ri­men­ta­dos, el re­to no es el equi­li­brio so­bre ese te­rreno, que no es es­pe­cial­men­te téc­ni­co. El re­to es­tá en no pen­sar que lo que tie­nes a tu iz­quier­da es un pre­ci­pi­cio in­fer­nal y que un fa­llo, aun­que sea ton­to, te pue­de cos­tar muy caro. Cuan­do te po­nes a pen­sar que esos pa­sos de 1,5 me­tros de an­cho los han su­pe­ra­do au­to­bu­ses, co­ches, ca­mio­nes, ca­mio­ne­tas, etc. uno no se ex­pli­ca có­mo no hay más bo­li­via­nos pi­lo­tos de rall­ye o fór­mu­la 1.

14.35 HO­RAS

Con las pa­ra­das a ca­da po­cos tra­mos y a rit­mo tran­qui­lo com­pac­tan­do el gru­po que so­mos, se tar­dan 4 ho­ras en com­ple­tar los 40 ki­ló­me­tros de des­cen­so en pis­ta por la Ca­rre­te­ra de la Muer­te. 3.000 me­tros de des­ni­vel y una di­fe­ren­cia de 20º C en­tre Las Cum­bres y Co­roi­co, el pe­que­ño pue­blo a los pies del ma­ci­zo.

El pai­sa­je ya ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te. Los pá­ja­ros, el agua, los sonidos tí­pi­cos de la sel­va inun­dan el am­bien­te. La pis­ta de te­rreno du­ro aho­ra es una al­fom­bra de pol­vo y are­na. Y el ca­lor es so­fo­can­te. La ru­ta ter­mi­na en un ani­ma­do chi­rin­gui­to de Co­roi­co. Las bo­te­llas de cer­ve­za Pa­ce­ña em­pie­zan a sa­lir por to­das par­tes, y es que... ¡has he­cho la Ca­rre­te­ra de la Muer­te! La adrenalina del re­co­rri­do, la ten­sión acu­mu­la­da du­ran­te 4 ho­ras de des­cen­so, y la sen­sa­ción de ha­ber su­pe­ra­do la prue­ba y el “mi­to” de es­ta ru­ta, te de­jan en un éx­ta­sis eu­fó­ri­co.

“EL DES­CEN­SO ATRA­VIE­SA TO­DO TI­PO DE PAI­SA­JES: DES­DE LA AL­TA MON­TA­ÑA A LA SEL­VA.”

A 4.500 me­tros se no­ta la fal­ta de oxí­geno, es­pe­cial­men­te si quie­res ha­cer un des­cen­so de cua­tro ho­ras por la ca­rre­te­ra más pe­li­gro­sa del mun­do.

En el re­loj pue­des ver la al­ti­tud al ini­cio ini­cio de ru­ta... ŕes­caKoE­ria­nSe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.