RU­TA SE­GO­VIA

Bike - - SUMARIO -

Ru­ta por una sor­pren­den­te Cas­ti­lla. En Se­go­via, tras los ecos del ban­do­le­ro del río Pi­rón.

RÍOS PI­RÓN Y VIE­JO (SE­GO­VIA) A FI­NA­LES DEL SI­GLO XIX, POR EL EN­TORNO DE LOS CA­ÑO­NES FOR­MA­DOS POR ES­TOS DOS RÍOS, SE MO­VÍA “EL TUERTO”, UN BAN­DO­LE­RO FA­MO­SO EN AQUE­LLOS TIEM­POS. EN­TRE LAS LLANURAS CEREALISTAS, LA ORO­GRA­FÍA DE LOS RÍOS PI­RÓN Y VIE­JO FOR­MA RE­CO­VE­COS Y CUEVAS; POR OTRA PAR­TE LA IM­PO­SI­BI­LI­DAD DE CUL­TI­VAR MAN­TU­VO EL BOS­QUE EN LAS LA­DE­RAS ESCARPADAS Y EN LA RI­BE­RA PLA­NA DEL CAU­CE CON ÁR­BO­LES CEN­TE­NA­RIOS Y RE­TOR­CI­DOS, QUE FUE­RON IDEA­LES PA­RA QUE SE ESCONDIERA EL LA­DRÓN.

El ban­do­le­ro fue real, se lla­ma­ba Fer­nan­do Del­ga­do Sanz, na­ció en 1846 en San­to Do­min­go de Pi­rón y te­nía una nu­be en su ojo iz­quier­do, por eso le lla­ma­ban “El Tuerto Pi­rón”. Sus co­rre­rías em­pe­za­ron cuan­do al vol­ver del ser­vi­cio mi­li­tar en 1866 des­cu­brió que a su no­via le ha­bían obli­ga­do a ca­sar­se con otro; en ven­gan­za ro­bó un car­ne­ro al que de­bía ha­ber si­do su sue­gro. For­mó una ban­da y ya no pa­ra­ría de de­lin­quir, con asal­tos a di­li­gen­cias en las mon­ta­ñas, sa­queos de igle­sias o gran­jas y la per­se­cu­ción de via­je­ros, y ya des­de 1868 era bus­ca­do por la jus­ti­cia. Se cuen­ta que no era ma­la per­so­na, no ro­ba­ba a los po­bres, has­ta da­ba mo­ne­das a los mu­cha­chos que en­con­tra­ba en los ca­mi­nos, o re­par­tía los bo­ti­nes en­tre los más ne­ce­si­ta­dos, se di­ce has­ta que oía mi­sa an­tes de en­trar a ro­bar en las sa­cris­tías. A raíz del ro­bo en la igle­sia de Ten­zue­las en 1880 ad­qui­rió mu­cha fa­ma y has­ta le sa­ca­ron can­ta­res. Per­te­ne­cía a la ban­da un ma­dri­le­ño de ori­gen no­ble que ha­bla­ba de­ma­sia­do de dón­de se es­con­dían y por don­de ca­mi­na­ban; fue el úni­co muer­to

atri­bui­do al Tuerto. La Guar­dia Ci­vil, que se fun­dó po­cos años an­tes, 1844, en­con­tró la ca­be­za del ma­dri­le­ño en una ta­pia y el cuer­po se­pa­ra­do a unos me­tros. Le apre­sa­ron en va­rias oca­sio­nes. Es­tu­vo en la an­ti­gua cár­cel de la ca­lle Juan Bra­vo de la que es­ca­pó por la ven­ta­na, co­rrien­do por los te­ja­dos. En su úl­ti­ma hui­da, las hue­llas en la nie­ve lo de­la­ta­ron. Fue arres­ta­do por úl­ti­ma vez y con­de­na­do a ca­de­na per­pe­tua que cum­plía en una cár­cel de Va­len­cia. Es­tar en­ce­rra­do de­bía ser lo más cruel que se le po­día ha­cer a un sal­tea­dor de ca­mi­nos, mu­rien­do en pri­sión a los 68 años. En es­ta ru­ta no nos va a sa­lir al pa­so la ban­da del Tuerto. Con la se­gu­ri­dad de los tiem­pos mo­der­nos dis­fru­ta­re­mos de pis­tas lla­nas en­tre cam­pos de ce­real y re­ga­díos, se atra­ve­sa­rán au­tén­ti­cos tú­ne­les de ve­ge­ta­ción en los bos­ques de en­ci­nas cer­ca­nos al río Pi­rón y as­cen­de­re­mos has­ta ca­si lle­gar al ma­jes­tuo­so cas­ti­llo de Fer­nán Gon­zá­lez de Tu­ré­gano.

An­cha es Cas­ti­lla, pe­ro no to­da, in­clu­so en me­dio de la on­du­la­da lla­nu­ra ce­rea­lis­ta se en­cuen­tran es­tre­chos va­lles que es­tán ahí lis­tos pa­ra ser des­cu­bier­tos y re­co­rrer­los con nues­tras bi­cis. Los ríos Pi­rón y Vie­jo son dos de ellos en me­dio del se­ca­rral ve­ra­nie­go. Aun­que en pri­ma­ve­ra y otoño se vis­ten de co­lo­res pa­ra ofre­cer un es­pec­tácu­lo ver­de, ma­rrón y ama­ri­llo efí­me­ros, el res­to del año con­ser­va su atrac­ti­vo, aun­que el en­torno ama­ri­llee. Pri­me­ro ba­ja­mos jun­to al es­cuá­li­do río Vie­jo, por sen­de­ros de hier­ba que ocul­ta la tie­rra. Aun­que no hay ni una so­la pie­dra no hay que des­pis­tar­se en la con­duc­ción. A me­di­da que se des­cien­de, las en­ci­nas de­jan pa­so al bos­que de ga­le­ría que se pe­ga al río y pro­por­cio­na abun­dan­te y fres­ca som­bra, re­fu­gio a la fau­na que, en­tre las ho­jas y las ra­mas, nos mi­ra al pa­sar. Cuan­do el Vie­jo rin­de aguas al Pi­rón se gi­ra a la de­re­cha bor­dean­do los ro­que­dos ca­li­zos, si­guien­do la pis­ta que acom­pa­ña al cau­ce de es­te úl­ti­mo río. Es ca­si llano y los ár­bo­les aman­tes de la hu­me­dad y el agua van po­blan­do ma­si­va­men­te el es­tre­cho va­lle, mien­tras el río ser­pen­tea en­tre tron­cos cen­te­na­rios. Por el mar­gen de­re­cho del Pi­rón se

EL TUERTO DEL PI­RÓN FUE CON­TEM­PO­RÁ­NEO DE OTRO BAN­DO­LE­RO, AN­DRÉS LÓ­PEZ “CU­RRO JI­MÉ­NEZ”

atra­vie­san por­te­ras y pra­dos, has­ta que se lle­ga a las ca­sas de las Co­va­ti­llas, pa­ra cru­zar por un mag­ni­fi­co puen­te de si­lle­ría em­pe­dra­do cons­trui­do en el SXVI: por él pa­sa­ba el ca­mino real de Tu­ré­gano a Se­go­via. En es­tas som­bras del bos­que de ri­be­ra es fá­cil ima­gi­nar al tuerto y sus se­cua­ces ace­chan­do en­tre los ár­bo­les a in­cau­tos via­je­ros. Al otro la­do del río em­pie­za un sen­de­ro que jue­ga con el río, se ele­va unos po­cos me­tros o se acer­ca has­ta el mis­mo agua, hay que te­ner mu­cho cui­da­do pa­ra no caer en un des­pis­te, es me­jor pa­rar­se a la al­tu­ra del mo­lino o las char­cas pa­ra dis­fru­tar de la som­bra y del agua, que dis­cu­rre tran­qui­la y so­lo sal­ta o se ace­le­ra en con­ta­das oca­sio­nes. Se de­ja el bos­que de ga­le­ría pa­ra as­cen­der por uno de en­ci­nas, has­ta Pe­ña­rru­bias del Pi­rón, an­tes de se­guir con el as­cen­so. Por la ca­rre­te­ra nos des­via­mos a la co­que­ta er­mi­ta ro­má­ni­ca de la Oc­ta­va, pa­ra ver sus cu­rio­sos ca­ne­li­llos, las me­to­pas y te­ja­roz pro­fu­sa­men­te de­co­ra­dos. Des­de su al­to­zano ce­rea­lis­ta se di­vi­sa el úl­ti­mo tra­mo del río an­tes de lle­gar a la lla­nu­ra. La subida atra­vie­sa el en­ci­nar por una pis­ta an­cha y li­sa, que ale­ja la ru­ta del río y de sus som­bras y lle­ga a la lla­nu­ra a pleno sol. Se atra­vie­sa la ca­rre­te­ra muy con­cu­rri­da de Vi­llo­ve­la. Se vuel­ve a las cer­ca­nías del agua ba­jan­do una cues­ta al­go de­te­rio­ra­da, jun­to al Pi­rón y el pue­blo de Vi­llo­ve­la que es­tá al otro la­do del río, se to­ma una pis­ta an­cha que si­gue el cau­ce por su mar­gen iz­quier­do, atra­ve­san­do cho­pe­ras y ol­me­das con al­gún pino. Cuan­do se sa­le a los cam­pos de cul­ti­vo, se pe­da­lea por una ca­ña­da que va di­rec­ta al pue­blo y al fi­nal de la ru­ta, las par­ce­las se su­ce­den una tras otra, re­ga­díos, pi­nos, bar­be­chos, ce­rea­les, gran­jas y na­ves a am­bos la­dos has­ta en­trar en el pue­blo y lle­gar ca­si di­rec­tos a la pla­za don­de to­mar un ape­ri­ti­vo y re­gre­sar a la gran ciu­dad, de des­lum­bran­tes lu­ces.

“EN PRI­MA­VE­RA, EL VER­DE IN­TEN­SO LO DO­MI­NA TO­DO, EN CUAL­QUIER PAR­TE DEL RE­CO­RRI­DO. EN VE­RANO LA CO­SA CAM­BIA, PE­RO LAS AR­BO­LE­DAS MAN­TIE­NEN SU CO­LOR”

“Una ru­ta que des­cu­bre la fron­do­si­dad del bos­que en­tre la lla­nu­ra ce­rea­lis­ta”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.