RE­FLE­XIO­NES SO­BRE UNA KONA

Bike - - CARTAS -

Mu­chos de los que aho­ra se acer­can a es­te de­por­te vie­nen con pre­ten­sio­nes co­mo las que yo mis­mo tu­ve en su día. No sa­bía ni qué po­ner­me ni adón­de ir ni con quién jun­tar­me. Tam­po­co qué era una bi­ci en con­di­cio­nes. Ha­bía que apren­der ma­te­ria­les y mar­cas. Pron­to des­cu­brí que tam­bién en es­te de­por­te se pa­san mu­chas ho­ras so­lo. La ilu­sión y las ga­nas de ter­mi­nar sien­do lo que veías en re­vis­tas y vi­deos era el mo­tor que mo­ti­va­ba ho­ras y ho­ras de prác­ti­ca, he­ri­das, su­do­res, die­tas, etc, etc. La bús­que­da de lo que ya se ha aca­ba­do de­no­mi­nan­do en al­gún li­bro el flow ter­mi­na mol­deán­do­te. Es ab­sur­do pen­sar que una ac­ti­vi­dad ar­te­sa­na co­mo es es­to de la bi­ci no va a in­fluir en tu per­so­na­li­dad a lo lar­go del tiem­po. Es lo que ha­ces y lo de­más es se­cun­da­rio. Ya no lo pien­sas, es­tás ahí y lo es­tás ha­cien­do y re­sol­vien­do. Mien­tras tan­to y lo me­jor de to­do es que nun­ca con­clu­yes, siem­pre es me­jo­ra­ble. En es­to con­sis­te. Y en es­to se con­vier­te en tu ti­po de vi­da. Ade­más, tras en­ten­der el gran con­te­ni­do es­té­ti­co que con­lle­va es­ta ac­ti­vi­dad, creo que es im­por­tan­te man­te­ner los pri­me­ros prin­ci­pios éti­cos por los que co­men­zó so­bre to­do en el com­por­ta­mien­to en la Na­tu­ra­le­za y con el res­to de montañeros y ru­te­ros. No ha­blo so­la­men­te de bi­kers. Al me­nos a mí me gus­ta ser fiel a las ma­ne­ras de las per­so­nas que me las en­se­ña­ron y en ge­ne­ral de lo que trans­mi­tían los li­bros y re­vis­tas de aque­llos años so­bre es­ta ac­ti­vi­dad.

El gru­po de bom­be­ros ma­dri­le­ños que me in­tro­du­je­ron en es­to era un gru­po que trans­mi­tía in­te­gra­ción y com­pa­ñe­ris­mo a rau­da­les. Me en­se­ña­ron lo bá­si­co. Aquel gru­po me abrió la puer­ta, me ini­ció. Cla­ro, de es­to mu­cha gen­te que aho­ra se rom­pe las pier­nas en ma­ra­to­nes o com­pe­ti­cio­nes no tie­ne cons­tan­cia por no ha­ber­lo vi­vi­do. Qui­zás no se­pan ni de qué ha­blo. Y mu­chos, sin em­bar­go me ha­brán cap­ta­do a la pri­me­ra. Es­ta ac­ti­vi­dad ya tie­ne tra­di­ción y me­mo­ria, ya tie­ne his­to­ria. Tam­bién en el pa­sa­do ha­bía mu­cho cer­ní­ca­lo que pen­sa­ba que el te­ma con­sis­tía en dar pe­da­les y ya es­tá; y cuan­tos más me­jor. Bueno, es respetable. Aún hay quien so­la­men­te en­tien­de el ci­clis­mo por los ki­ló­me­tros que eres ca­paz de ha­cer en ru­ta. Es­to só­lo mues­tra tu fuer­za y tu es­ta­do fí­si­co, na­da más. Tu men­te es otra co­sa. Es­to es lo di­fí­cil de trans­mi­tir. Pe­ro no puedes evi­tar que te juz­guen ba­jo ese ba­re­mo. Mi es­ta­do ac­tual es de for­ma su­fi­cien­te pa­ra desa­rro­llar la ac­ti­vi­dad que me pro­pon­go que no sue­le ser la que más atrae a mu­chos. No ten­go ni­vel téc­ni­co su­fi­cien­te co­mo pa­ra rea­li­zar Free­ri­de ex­tre­mo pe­ro me abu­rren los re­co­rri­dos de pis­tas fo­res­ta­les de ki­ló­me­tros y ki­ló­me­tros. Me en­cuen­tro más a gus­to con lo que hoy día se es­tá dan­do en lla­mar ‘En­du­ro’, que es lo que mu­chos lle­va­mos ha­cien­do des­de ha­ce la tor­ta de tiem­po sin sa­ber qué nom­bre dar­le. Yo le lla­ma­ba Mountain Bi­ke. Así co­men­zó to­do. Mi­tad Ca­sa de Cam­po y mi­tad Sie­rra ma­dri­le­ña. Ahí em­pe­cé a bus­car al­go que no sa­bía qué era. Cam­bió la ma­ne­ra de ha­cer to­do. Subía sa­bien­do lo que es­pe­ra por ba­jar y las ba­ja­das y tria­le­ras que du­ran­te mu­chos años me qui­ta­ban el sue­ño y me pro­por­cio­na­ron mu­chas de mis me­jo­res hos­tias aho­ra son el mo­ti­vo de mi bús­que­da, des­gra­cia­da­men­te siem­pre en so­li­ta­rio.

Creo que fi­nal­men­te de­ci­dí ca­bal­gar así, en so­li­ta­rio, me gus­tan los gru­pos, es di­ver­ti­do y se com­par­ten gran­des co­sas y per­so­nas, pe­ro si­go pen­san­do que la bús­que­da es al­go so­li­ta­rio que uno de­be afron­tar por sí mis­mo. Si me cru­zo con otro bi­ker o glo­be­ro, o ni­ño con su bi­ci­cle­ta me gus­ta trans­mi­tir­le buen ro­llo, gran son­ri­sa, bue­nas pa­la­bras; me gus­ta que se sien­ta que per­te­ne­ce a al­go más gran­de que to­dos no­so­tros, la co­mu­ni­dad bi­ker, la co­mu­ni­dad de bus­ca­do­res de sin­gle­tracks, de aven­tu­ra y ex­pe­rien­cias, de caí­das y de subidas, de ayu­da si se te ha ro­to al­go o de au­xi­lio si es­tás en el ca­mino. Pi­do per­dón por de­di­car­me a ha­cer pro­se­li­tis­mo por los ca­mi­nos pe­ro no en­tien­do es­ta ac­ti­vi­dad de otra ma­ne­ra y sin fal­sa mo­des­tia, co­mo de­cía Sa­bi­na, a mis “cua­ren­tay­tan­tos ta­cos” ya ves tú, aún me que­da tan­to que apren­der... Al­ber­to Ce­re­zo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.