GIANT TOOLSHED TORQLITE

Bike - - MICRO TEST -

>>Aun­que siem­pre es bueno dar­le a to­dos los tor­ni­llos y tuer­cas un par de aprie­te co­rrec­to, des­de que usa­mos com­po­nen­tes de car­bono, se ha­ce más ne­ce­sa­rio uti­li­zar lla­ve di­na­mo­mé­tri­ca pa­ra evi­tar da­ñar­los. No só­lo se de­ben usar con es­te ma­te­rial, pe­ro sí es más crí­ti­co co­me­ter un error por ex­ce­so de aprie­te.

Es ya bas­tan­te ha­bi­tual te­ner en­tre las he­rra­mien­tas de nues­tro ta­ller, una lla­ve di­na­mo­mé­tri­ca, pe­ro lo que no es na­da nor­mal es lle­var­la en nues­tro bol­si­llo o nues­tra mo­chi­la de hi­dra­ta­ción. Es­to es jus­to lo que nos ofre­ce Giant, con la Tools­held Torqlite, una lla­ve di­na­mo­mé­tri­ca de un ta­ma­ño y pe­so ra­zo­na­ble, que sea ap­ta pa­ra lle­var­la con no­so­tros en nues­tras sa­li­das en bi­ci.

Se tra­ta de una he­rra­mien­ta con for­ma de “lá­piz”, que se plie­ga por la par­te cen­tral, pa­ra en mo­do de tra­ba­jo que­dar en for­ma de T, con la que se apli­ca más fuer­za. Cons­trui­da en alu­mi­nio, con una fa­bri­ca­ción de mu­cha ca­li­dad y re­sis­ten­cia, en uno de sus ex­tre­mos se in­tro­du­cen las pun­tas y en el otro, se guar­dan és­tas, ba­jo ta­pa a ros­ca. En es­te re­cep­tácu­lo ca­ben seis pun­tas, a las que hay que su­mar otras dos más, que vie­nen suel­tas.

Las pun­tas que trae, co­rres­pon­den a lla­ves Allen de 2.5, 3, 4, 5 y 6, Torx T25 y T30 y un des­tor­ni­lla­dor plano de 4. El adap­ta­dor es de ta­ma­ño de ¼” y es­tá iman­ta­do, con­si­guien­do que las pun­tas que­den per­fec­ta­men­te fi­ja­das (a lo que ayu­da unas bue­nas to­le­ran­cias de las mis­mas y buen ma­te­rial de fa­bri­ca­ción).

El mo­do de uso es sen­ci­llo. Se­lec­cio­na­mos la pun­ta de ne­ce­si­ta­mos, po­ne­mos la he­rra­mien­ta en po­si­ción de T y apre­ta­mos de for­ma con­ti­nua has­ta lle­gar al par que que­re­mos. Cuen­ta con dos es­ca­las di­fe­ren­tes pa­ra los va­lo­res 4 y 8 por un la­do y pa­ra 2 y 6, por otro. Y aquí en­con­tra­mos que las di­vi­sio­nes de la es­ca­la es­tán muy jun­tas y se ha­ce com­pli­ca­do ver bien el par que es­ta­mos apli­can­do, aun­que no es me­nos cier­to, que sin una pre­ci­sión mi­li­mé­tri­ca del par apor­ta­do, sí que es una muy bue­na apro­xi­ma­ción, que nos ayu­da a no apli­car par de aprie­te “a cie­gas”.

No ha­ce fal­ta ca­li­bra­ción pe­rió­di­ca, pe­ro sí que hay que te­ner cui­da­do con que no se mo­je ni hu­me­dez­ca, da­do que po­dría afec­tar al in­te­rior de la he­rra­mien­ta y no tor­sio­nar co­rrec­ta­men­te, dan­do va­lo­res erró­neos.

En re­su­men, se tra­ta de una he­rra­mien­ta de una

ca­li­dad de fa­bri­ca­ción ele­va­da, con la que se apli­ca fuer­za fá­cil­men­te, con la par­ti­cu­la­ri­dad de ser una di­na­mo­mé­tri­ca.

En el in­te­rior del cuer­po en­cuen­tras to­do lo ne­ce­sa­rio or­de­na­da­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.