GEN­TE QUE MON­TA EN BI­CI…

Bike - - CARTAS -

“Ro­dan­do por ti”, el fa­mo­so ví­deo del pro­gra­ma Al Fi­lo de lo Im­po­si­ble pro­ta­go­ni­za­do por Juan­ma Mon­te­ro tie­ne ya más de dos dé­ca­das y me­dia de edad (co­rría el año 92, creo). Si no lo has vis­to co­rre a bus­car­lo en in­ter­net. Ha­ce unas se­ma­nas, un com­pa­ñe­ro de fa­ti­gas, aman­te él de las ca­rre­ras por eta­pas, de­vo­ra­dor de ví­deos en Youtu­be y se­gui­dor de los “in­fluen­cers” de mo­da, no sa­bía na­da en ab­so­lu­to de es­te ví­deo. Bueno, es al­go que se le pue­de per­do­nar, so­lo lle­va unos po­cos años en es­te mun­di­llo. Y “fli­pó en co­lo­res” cuan­do vio es­te ví­deo. No es pa­ra me­nos, dos hom­bres cru­zan­do Ma­drid co­mo dos au­tén­ti­cos ka­mi­ka­zes en­tre los co­ches, ba­jan­do es­ca­le­ras con la mis­ma fa­ci­li­dad que las suben… Tie­ne mé­ri­to que 25 años des­pués es­te ví­deo si­ga ha­cién­do­nos fli­par. Al mar­gen de lo es­pec­ta­cu­lar de sus imá­ge­nes, hay al­go que me lla­ma la aten­ción. Ca­ba­lli­tos, sal­tos, cur­vas de­rra­pan­do, bunny hop… son co­sas que en ma­yor o me­nor me­di­da, mu­chos de no­so­tros he­mos in­ten­ta­do apren­der des­de nues­tros ini­cios (es­pe­cial­men­te en los 80-90). Co­mo el que echa una pa­chan­ga al fút­bol con los ami­gos y quie­re apren­der a re­ga­tear sin te­ner ni idea. Lle­gar a ca­sa con al­gún co­do o ro­di­lla en car­ne vi­va era al­go ha­bi­tual, no es que fue­ra gra­cio­so, pe­ro era par­te del re­to de un de­por­te jo­ven y di­ver­ti­do co­mo és­te: in­ten­tar re­pe­tir lo que ha­cían “pros” de la épo­ca en las fo­tos de las re­vis­tas que lle­ga­ban a nues­tras ma­nos, aun­que lo hi­cié­ra­mos mal. En­ton­ces no ha­bía ca­si ví­deos y los que ha­bía eran di­fí­ci­les de con­se­guir y ca­ros. Aho­ra el re­fe­ren­te pa­re­cen ser esos ví­deo­mo­nó­lo­gos lle­nos de men­sa­jes de mo­ti­va­ción y au­to­su­pera­ción que lle­gan a las pan­ta­llas de nues­tros or­de­na­do­res y te­lé­fo­nos, con­ta­dos ha­bi­tual­men­te por ca­ras sim­pá­ti­cas y ami­ga­bles que nos ha­blan de pla­nes de en­tre­na­mien­to, nu­tri­ción o si es me­jor una do­ble o una rí­gi­da pa­ra una ru­ta ma­ra­tón ha­bi­tual­men­te, sin ni si­quie­ra lle­gar a te­ner un co­no­ci­mien­to pro­fun­do de la ma­te­ria. Y aho­ra los que les to­man co­mo sus hé­roes, pien­san en re­co­rrer cuan­tos más ki­ló­me­tros me­jor, en el me­nor tiem­po po­si­ble y en un te­rreno que no su­pon­ga ex­ce­si­va di­fi­cul­tad, pa­ra no po­ner los hue­sos en pe­li­gro. Me da la sen­sa­ción que apren­der lo que es el au­tén­ti­co MTB, el de di­ver­tir­se co­mo en los orí­ge­nes, ya no im­por­ta tan­to co­mo im­por­ta­ba ha­ce años, al me­nos no vien­do có­mo se com­por­tan mu­cha gen­te a mi al­re­de­dor cuan­do asis­to a mar­chas. Ya no se tra­ta de dis­fru­tar co­mo ni­ños ex­plo­ran­do lo que la bi­ci pue­de ofre­cer, apren­dien­do a ba­se de en­sa­yo-error y di­vir­tién­do­se (y ca­yén­do­se a ve­ces, hay que re­co­no­cer­lo), aho­ra lo que pa­re­ce im­por­tar real­men­te es la fo­to en­tran­do en me­ta pa­ra pre­su­mir en re­des so­cia­les, la ins­tan­tá­nea de la me­da­lla de fi­nis­her o del di­plo­ma con el tiem­po rea­li­za­do. Y si hay un “sel­fie” con al­guno de los fa­mo­sos que sa­len en esos ví­deos, en­ton­ces es el súm­mum. Los “li­kes”, los aplau­sos di­gi­ta­les, la me­ta, no el ca­mino. Me en­tris­te­ce e im­pa­cien­ta un po­co ca­da vez que veo mu­chas ca­ras alar­ga­das en las mar­chas, des­de la sa­li­da, co­mo si fue­ra una Co­pa del Mun­do. Gen­te ago­bia­da en las ba­ja­das por­que no sa­ben dis­fru­tar­las. Gen­te que re­fun­fu­ña cuan­do les pi­des pa­so en las zo­nas com­pli­ca­das, por­que tú lo vas go­zan­do y él no. Gen­te que no se mo­les­ta en pre­gun­tar­te si te ven pa­ra­do en un la­do del ca­mino, y sin nin­gún re­mor­di­mien­to. Gen­te que ti­ra la fun­da del gel o la ba­rri­ta y mi­ra pa­ra otro la­do si les re­pro­chas. Y sin nin­gún re­mor­di­mien­to tam­bién. En de­fi­ni­ti­va, gen­te que me da a mí la sen­sa­ción, que no ha en­ten­di­do cuál es el fun­da­men­to de es­te de­por­te. ¿O es que el fun­da­men­to es­ta­rá cam­bian­do con tan­ta ma­si­fi­ca­ción y se­ré yo el que si­gue, 20 años des­pués de ha­ber com­pra­do su pri­me­ra Moun­tain Bi­ke, sin ha­ber evo­lu­cio­na­do lo más mí­ni­mo?.

J. An­to­nio Igle­sias (León)

Car­ga es­te QR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.