FRE­NOS HA­YES DOMINION A4

Bike - - MICROTEST -

>>Los Dominion son los fre­nos con los que la mí­ti­ca mar­ca de Mil­wau­kee pre­ten­de vol­ver al es­ca­la­fón que les hi­zo fa­mo­sos ha­ce dé­ca­das, mo­men­to en el que po­seían unos de los fre­nos más po­ten­tes y de re­fe­ren­cia, an­tes de atra­ve­sar unos úl­ti­mos años de al­ti­ba­jos y po­ca po­pu­la­ri­dad en el mer­ca­do. Es­tán orien­ta­dos a un uso En­du­ro y DH y en ellos no que­da prác­ti­ca­men­te ras­tro de nin­gún mo­de­lo an­te­rior de la mar­ca, ha­cien­do “cuen­ta nue­va”, es­tre­nan­do nue­vos ma­te­ria­les, tec­no­lo­gías y di­se­ños. La pri­me­ra im­pre­sión una vez los mon­ta­mos es que tie­nen un cuer­po ro­bus­to, con una ma­ne­ta pe­que­ña pa­ra uno o dos de­dos (en la lí­nea de unos Shi­mano o SRAM). En su in­te­rior tie­nen un ci­lin­dro maes­tro lla­ma­do LoFi que tra­ba­ja con una pre­sión muy ba­ja, al igual que la fric­ción del pis­tón, lo que se tra­du­ce en un tac­to de la ma­ne­ta muy sua­ve y en el que pa­ra ob­te­ner to­da la po­ten­cia no ten­dre­mos que “es­tru­jar” nues­tros de­dos. Es­ta es una ca­rac­te­rís­ti­ca cla­ve en el Dominion, un freno que ha des­ta­ca­do du­ran­te nues­tros test por su po­ten­cia y su tac­to. Po­de­mos de­cir que con ellos Ha­yes ha lo­gra­do unos fre­nos que co­pan un pues­to pri­vi­le­gia­do en­tre los más po­ten­tes del mer­ca­do, ri­va­li­zan­do ca­ra a ca­ra con fre­nos co­mo los Saint de Shi­mano, los Co­de de SRAM o Ho­pe Tech 3. La ma­ne­ta gi­ra so­bre un ro­da­mien­to se­lla­do, y en ella en­con­tra­mos una re­gu­la­ción de al­can­ce sin he­rra­mien­tas, gran­de y de fá­cil ac­ce­so. Cuen­ta con un di­se­ño en el que se eli­mi­na el pun­to muer­to de la ma­ne­ta, es de­cir, que tan pron­to em­pe­za­mos a pre­sio­nar­la los pis­to­nes em­pie­zan a em­pu­jar las pas­ti­llas con­tra el dis­co. En­con­tra­mos ade­más un pe­que­ño tor­ni­llo allen de 2 mm que nos per­mi­te ajus­tar el pun­to vir­tual de mor­di­da, pu­dien­do au­men­tar el re­co­rri­do de la ma­ne­ta has­ta el pun­to de fre­na­da, se­gún nues­tros gus­tos per­so­na­les, aun­que no es tan útil, co­mo por ejem­plo, el usa­do por SRAM, ade­más cuan­do lo mo­di­fi­ca­mos el al­can­ce de la ma­ne­ta tam­bién dis­mi­nu­ye. Tal y co­mo vie­nen de se­rie la fre­na­da es ins­tan­tá­nea, al­go que lo di­fe­ren­cia de otros fre­nos y trans­mi­te la sen­sa­ción de ser muy po­de­ro­sos. Tan­to la pin­za co­mo los la­ti­gui­llos es­tán igual­men­te muy re­for­za­dos, con el ob­je­ti­vo de lo­grar una fre­na­da muy con­sis­ten­te. En el ca­so de la pin­za, los cua­tro pis­to­nes son de 17 mm, y po­seen un sis­te­ma de do­ble puer­to de pur­ga­do (lla­ma­do Two Stro­ke, he­re­da­do de la au­to­mo­ción) pa­ra ase­gu­rar­nos un san­gra­do per­fec­to, con to­tal au­sen­cia de bur­bu­jas en las es­qui­nas de los con­duc­tos in­ter­nos de las pin­zas. Ade­más po­seen un sis­te­ma muy in­te­li­gen­te y sim­ple pa­ra ali­near la pin­za con el dis­co, me­dian­te unos pe­que­ños tor­ni­llos allen de 2 mm ubi­ca­dos en los an­cla­jes de la pin­za; pa­ra el mi­cro­ajus­te bas­ta em­pu­jar la pin­za con­tra el dis­co y po­co a po­co va­mos apre­tan­do esos tor­ni­llos has­ta que dis­co y pas­ti­lla de­jan de ro­zar, en ese mo­men­to ya po­de­mos apre­tar los tor­ni­llos de la pin­za co­mo ha­bi­tual­men­te. Los la­ti­gui­llos es­tán re­for­za­dos con Ke­vlar pa­ra evi­tar que se de­for­men (se hin­chen) cuan­do pre­sio­na­mos con mu­cha fuer­za las ma­ne­tas en fre­na­das ex­tre­mas. Otras ca­rac­te­rís­ti­cas co­mo el nue­vo dis­co D-Se­ries (que no vie­nen in­clui­dos con los fre­nos) tam­bién se han es­tu­dia­do ba­jo la lu­pa, con un di­se­ño en el que la re­so­nan­cia que emi­ten ba­jo fric­ción se opo­ne a la que emi­ten las pas­ti­llas, de ma­ne­ra que eli­mi­na vi­bra­cio­nes y rui­dos, con un gro­sor de 1.95 mm. So­bre las pas­ti­llas que son es­pe­cí­fi­cas pa­ra es­te freno, se fa­bri­can dos ti­pos, las T-106 se­mi­me­tá­li­cas que son las que vie­nen de se­rie y las T-100 me­tá­li­cas, in­clui­das tam­bién jun­to a los fre­nos.

He­mos mon­ta­do prin­ci­pal­men­te con las pri­me­ras y la po­ten­cia de fre­na­da ha si­do ex­ce­len­te, bas­tan­te si­len­cio­sas y sin emi­tir vi­bra­cio­nes, in­clu­so en los días de las pri­me­ras tor­men­tas del oto­ño. En ba­ja­das pro­lon­ga­das tam­po­co he­mos acu­sa­do ca­len­ta­mien­to ni pér­di­das de ren­di­mien­to, sien­do ade­más muy po­co exi­gen­tes con nues­tros an­te­bra­zos, gra­cias a su tac­to tan sua­ve, per­mi­tien­do in­clu­so lle­var la ma­ne­ta muy pró­xi­ma al ma­ni­llar sin per­der la sen­sa­ción de tac­to. To­das las tec­no­lo­gías des­cri­tas se tra­du­cen en unos fre­nos en los que la ma­yo­ría de la po­ten­cia es­tá dis­po­ni­ble des­de el ini­cio del re­co­rri­do de la ma­ne­ta, in­cre­men­tán­do­se aún más no­ta­ble­men­te ha­cia el fi­nal. Es fá­cil re­gu­lar nues­tra fre­na­da con ellos y son pre­de­ci­bles, por tan­to, un freno con unas ca­rac­te­rís­ti­cas idó­neas pa­ra un uso en Trail agre­si­vo, En­du­ro y DH, ade­más en E-MTB.

FI­CHA TÉC­NI­CA

[CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS] Ma­ne­ta y pin­za de alu­mi­nio for­ja­do. Ma­ne­ta con sis­te­ma LoFi pa­ra eli­mi­nar el pun­to muer­to de la ma­ne­ta. Re­gu­la­ción de al­can­ce y pun­to de con­tac­to. Pin­za de cua­tro pis­to­nes de 17 mm y con do­ble pur­ga­dor Two-Stro­ke, con sis­te­ma de mi­roa­jus­te Cross­hair. Sis­te­ma hi­dráu­li­co con acei­te Dot 5.1. [OP­CIO­NES] Dis­cos D-Se­ries en 180 y 203 mm. [PE­SO] 302 g freno de­lan­te­ro, 324 g el tra­se­ro (la­ti­gui­llos sin cor­tar). 185 g dis­co de 203 mm, 162 g dis­co de 180 mm. [PRE­CIO] 235€ ca­da uno. Dis­cos 51€. [+ IN­FO] Bi­ke Tra­ding So­lu­tions. 91 855 54 34, www.bi­ke­tra­ding. es. ha­yes­disc­bra­ke.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.