»Pa­so a pa­so…

Bike - - &SALUD -

Des­de BI­KE en­via­mos siem­pre el mis­mo men­sa­je: pá­sa­te al Tu­be­less, aña­de lí­qui­do se­llan­te, y pre­pá­ra­te a no pin­char. Si tie­nes suer­te pue­des ago­tar la vi­da útil del neu­má­ti­co sin pin­char. Bueno, pin­char pin­cha­rás, pe­ro ni lo no­ta­rás, por­que el lí­qui­do acu­di­rá rau­do a taponar el pe­que­ño agu­je­ro. Pe­ro, ¿qué pa­sa si el ori­fi­cio es de­ma­sia­do gran­de y el lí­qui­do no es ca­paz de ce­rrar­lo? Es­to pue­de pa­sar, es más, pue­de que ya te ha­ya pa­sa­do, al pe­lliz­car el neu­má­ti­co con­tra llan­ta, con un ex­tre­mo afi­la­do de una raíz o al pi­sar un cla­vo aban­do­na­do (o co­lo­ca­do ma­lin­ten­cio­na­da­men­te) en un sen­de­ro. En es­tos ca­sos, no que­da otra op­ción que mon­tar una cá­ma­ra o re­pa­rar el Tu­be­less pa­ra po­der aca­bar la ru­ta. Vea­mos có­mo se ha­ce. [1] Lo­ca­li­za el cor­te o pin­cha­zo. Si se ha es­ca­pa­do lí­qui­do, se­rá sen­ci­llo. [2] Sin mie­do, in­tro­du­ce el pun­zón del kit Tu­be­less, pe­ro sin me­cha. El ob­je­to es agran­dar el agu­je­ro lo ne­ce­sa­rio pa­ra lue­go in­tro­du­cir la me­cha. [3] Co­ge una he­bra. Es­tas me­chas es­tán for­ma­das de un tro­zo de cor­del im­preg­na­das en una es­pe­cie de go­ma au­to­vul­ca­ni­zan­te, muy ad­he­si­va con otros com­pues­tos de go­ma. Pro­cu­ra no to­car­la mu­cho, so­bre to­do con los guan­tes su­cios o con pol­vo, pa­ra no mer­mar sus ca­pa­ci­da­des. Exis­ten he­bras de di­fe­ren­tes gro­so­res pa­ra taponar dis­tin­tos ta­ma­ños de cor­tes o pun­za­das. [4] En­he­bra la me­cha en el ojal del pun­zón. No es una ope­ra­ción sen­ci­lla, por lo ad­he­si­va que es, pe­ro con pa­cien­cia lo lo­gra­rás. In­tro­dú­ce­la has­ta la mi­tad. [5] Aho­ra lle­ga un pa­so cos­to­so, que nos va a re­sul­tar más sen­ci­llo si el neu­má­ti­co tie­ne una cier­ta pre­sión: in­tro­du­cir la he­bra. Hay que em­pu­jar con fuer­za, pues tie­nen que pa­sar por un di­mi­nu­to agu­je­ro tan­to pun­zón co­mo la he­bra, és­ta do­ba­da a la mi­tad. No la me­tas has­ta el fon­do, pues se co­la­ría den­tro del neu­má­ti­co y no ha­ría su fun­ción. [6] De­ja la me­cha así, con la mi­tad por fue­ra, y la otra mi­tad por den­tro. Ex­trae el pun­zón len­ta­men­te y con cui­da­do, ve­rás có­mo la he­bra se que­da pe­ga­da y se­lla el agu­je­ro. [7] El lí­qui­do se­llan­te que que­da en el in­te­rior va a ha­cer el res­to del tra­ba­jo. Fa­ci­lí­ta­le el ac­ce­so a la zo­na del pin­cha­zo si­tuán­do­lo en la par­te de aba­jo de la rue­da. [8] Pro­ba­ble­men­te se re­quie­ra re­lle­nar con lí­qui­do se­llan­te, pues una par­te se ha­brá es­ca­pa­do por el pin­cha­zo. Lo me­jor es ha­cer­lo por la vál­vu­la, des­mon­tan­do el obús. [9] Si ha­ce tiem­po que no re­vi­sas el lí­qui­do, haz una re­car­ga com­ple­ta se­gún las can­ti­da­des in­di­ca­das por el fa­bri­can­te. Si aún hay lí­qui­do fres­co, 50 ml pue­den ser su­fi­cien­tes pa­ra ase­gu­rar. [10] Tras mon­tar de nue­vo el obús, hin­cha la rue­da. [11] Y no ol­vi­des apre­tar la vál­vu­la a mano. [12] No es un pa­so im­pres­cin­di­ble, pe­ro pue­des cor­tar el so­bran­te de la he­bra un par de mi­lí­me­tros por en­ci­ma del ni­vel del neu­má­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.