CA­MINO DEL CID

Bike - - SUMARIO -

Una ru­ta por eta­pas pa­ra se­guir la es­te­la del Cid Cam­pea­dor.

LA RU­TA DEL CID (BURGOS - VA­LEN­CIA) AUN­QUE LLE­GÓ A CON­VER­TIR­SE EN UN HOM­BRE DE CON­FIAN­ZA DE AL­FON­SO VI, UN DESENCUENTRO MEZ­CLA DE CONS­PI­RA­CIO­NES IN­TER­NAS Y AL­GÚN “EX­CE­SO” AL REPELER UN ATA­QUE Y ADEN­TRAR­SE Y SAQUEAR UN TE­RRI­TO­RIO PRO­TE­GI­DO POR EL PRO­PIO AL­FON­SO VI, EL CA­BA­LLE­RO RODRIGO DÍAZ FUE DESTERRADO DEL REINO DE CAS­TI­LLA, PAR­TIEN­DO EN 1081 DE VIVAR DEL CID (SU LO­CA­LI­DAD DE NA­CI­MIEN­TO) Y FINALIZANDO EN VA­LEN­CIA, TRAS SU ASE­DIO EN 1094.

Co­mo es ob­vio, to­dos es­tos años no fue­ron un pa­seo y tan­to el Can­tar de Mío Cid (pri­me­ra obra poé­ti­ca ex­ten­sa de la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la), co­mo otras fuen­tes de co­no­ci­mien­to, nos acer­can a las aven­tu­ras y des­ven­tu­ras de es­te sin­gu­lar per­so­na­je de nues­tra his­to­ria.

Pa­ra “re­crear” el ca­mino se­gui­do por el ca­ba­lle­ro, sur­gió el Con­sor­cio del Ca­mino del Cid en 2002, con el ob­je­ti­vo aña­di­do de di­na­mi­zar el tu­ris­mo en la zo­na. Po­co a po­co han ido mar­can­do el re­co­rri­do, me­jo­ran­do su pá­gi­na web, con ex­ce­len­te in­for­ma­ción en for­ma de to­po­guías, vi­sor to­po­grá­fi­co, tracks… que se con­vier­ten en un mag­ní­fi­co pun­to de par­ti­da y apo­yo a lo lar­go de to­da la ru­ta.

Se tra­ta de un con­jun­to de tra­mos, con al­gu­nos ra­ma­les que es­tán ins­pi­ra­dos, tan­to en su “via­je”, co­mo en al­gu­nas in­cur­sio­nes en te­rri­to­rio enemi­go. Por de­cir­lo así, el re­co­rri­do “prin­ci­pal” se­ría des­de Vivar del Cid has­ta Va­len­cia (tra­mos El Des­tie­rro, Tie­rras de Fron­te­ra, Tres

Tai­fas y Con­quis­ta de Va­len­cia), a los que se une el Ra­mal de Ál­var Fá­ñez y el ani­llo de Ga­llo­can­ta y una pro­lon­ga­ción has­ta Ali­can­te (De­fen­sa del Sur).

Por mi par­te, ten­go la “cos­tum­bre” de ha­cer­me to­dos los ve­ra­nos un pe­que­ño via­je en bi­ci. Com­pré unas bol­sas de bi­ke­pac­king y me lan­zo a ha­cer ki­ló­me­tros. Co­mo hay tiem­po pa­ra to­do en es­ta vi­da y to­da­vía es­toy re­la­ti­va­men­te “en for­ma”, pre­fie­ro dar­le un en­fo­que de “via­jes de re­sis­ten­cia”, ha­cien­do la ma­yor can­ti­dad de ki­ló­me­tros po­si­ble (aun­que sea lle­gan­do de no­che), en de­tri­men­to de la par­te cul­tu­ral, pai­sa­jis­ta o tu­ris­ta (ya lle­ga­rá el mo­men­to de ha­cer­los con es­ta orien­ta­ción). No quie­re de­cir que no vea na­da, pe­ro tra­to de pa­rar po­co.

En otras dos oca­sio­nes, ya hi­ce tra­mos del Ca­mino del Cid (de Vivar del Cid a Ma­ran­chón y de Mon­for­te del Cid a Al­ba­rra­cín, en sen­ti­do con­tra­rio) y siem­pre he te­ni­do en men­te ha­cer el re­co­rri­do “com­ple­to”. Só­lo dis­pon­go de una se­ma­na, por lo que, a prio­ri el re­co­rri­do (más de 1.100 ki­ló­me­tros) era un po­co lar­go, a no ser que me­tie­ra unas bue­nas ki­lo­me­tra­das dia­rias y no te­ner nin­gún pro­ble­ma. Po­dría “ras­par” me­dio día más, tras sa­lir de tra­ba­jar a las 7 de la ma­ña­na, co­ger el au­to­bús a Burgos (des­de Ma­drid en mi ca­so) y em­pe­zar a pe­da­lear an­tes de las 13 ho­ras y lle­gar has­ta don­de pu­die­ra. Sal­dría de Burgos sin re­tro­ce­der a Vivar (ya lo hi­ce en el via­je an­te­rior), ga­nan­do al­go más de una ho­ra (12 km. de ida y otros de vuel­ta, pa­ra vol­ver a pa­sar por Burgos).

Bi­ci en ca­ja, via­je en au­to­bús, ca­ja al con­te­ne­dor de car­tón y a pe­da­lear. El plan es ha­cer 151 Km dia­rios (1.139 Km en 7,5 días). Sal­go con ga­nas, aun­que can­sa­do por no ha­ber dor­mi­do, pe­ro el re­to mo­ti­va. Se­gún voy avan­zan­do, an­tes de Me­ce­rre­yes, bor­dean­do una fin­ca que pa­re­ce de­di­ca­da a ca­za ma­yor, pa­so uno de los lu­ga­res más agra­da­bles que re­cuer­do. Se tra­ta de un cam­po de la­van­das, en el que du­ran­te al­gu­nos ki­ló­me­tros el olor te ro­dea y dan unas ga­nas de pa­rar a tum­bar­se y echar­se una sies­ta, di­fí­ci­les de re­sis­tir. Tras una fo­to en la es­ta­tua del Cid en es­ta lo­ca­li­dad, si­go

EL OB­JE­TI­VO ERA REA­LI­ZAR 150 KILOMETROS DIA­RIOS PA­RA PO­DER VOL­VER AL TRA­BA­JO A TIEM­PO DES­PUÉS DE 7 DÍAS

has­ta San­to Do­min­go de Si­los, don­de pa­ro a co­mer. Avan­zo a buen rit­mo y no no­to gran can­san­cio, por lo que si­go ade­lan­te. Aquí, la ru­ta ci­clis­ta se se­pa­ra de la sen­de­ris­ta, su­bien­do por ca­rre­te­ra has­ta el Des­fi­la­de­ro de La Ye­cla, de re­co­men­da­bles vis­tas. Tras cru­zar va­rios pue­blos pe­que­ños, se me ha­ce de no­che y ten­go que po­ner las lu­ces, pa­ra lle­gar a Lan­ga de Due­ro, don­de dor­mi­ré, tras aban­do­nar la pro­vin­cia de Burgos e ini­ciar el pe­ri­plo por la de So­ria. Me sa­le me­jor de lo es­pe­ra­do, avan­zan­do 125 Km. La lon­gi­tud de las eta­pas la voy im­pro­vi­san­do se­gún voy en­con­tran­do alo­ja­mien­to pa­ra dor­mir y si no lo en­con­tra­se den­tro de mi pre­su­pues­to, ha­ría vi­vac. Así, me le­van­to sin sa­ber exac­ta­men­te dón­de voy a lle­gar, pe­ro con ga­nas de avan­zar lo más po­si­ble. Es una eta­pa bo­ni­ta, pa­san­do por lo­ca­li­da­des muy in­tere­san­tes, co­mo San Es­te­ban de Gor­maz, El Burgo de Os­ma, Gor­maz (don­de fue al­cai­de el Cid), Ber­lan­ga de Due­ro o Atien­za, con sus for­ti­fi­ca­cio­nes, igle­sias y de­más pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y bor­dean­do y cru­zan­do en va­rias oca­sio­nes el río Due­ro. Al prin­ci­pio, pa­sa­ré por la Er­mi­ta ru­pes­tre de la Vir­gen del Mon­te, tras un sen­de­ro y jun­to a un tra­mo de es­ca­le­ras. En es­tos bos­ques, pu­die­ron ocu­rrir los he­chos de­no­mi­na­dos co­mo Afren­ta de Cor­pes, en los que los In­fan­tes de Ca­rrión, die­ron una te­rri­ble pa­li­za a sus mu­je­res (las hi­jas del Cid), de­ján­do­las des­fa­lle­ci­das pa­ra que se las co­mie­ran los lo­bos, co­mo sím­bo­lo de odio al Cid. Tras un jui­cio y pos­te­rior due­lo, re­ci­bie­ron el cas­ti­go me­re­ci­do. Es­ta eta­pa dis­cu­rre por la pro­vin­cia de So­ria, finalizando en la de Gua­da­la­ja­ra. Fi­na­li­zo en Atien­za, lle­gan­do tam­bién ha­bien­do ano­che­ci­do, avan­zan­do ca­si 150 ki­ló­me­tros. Aca­bo el tra­mo de­no­mi­na­do El Des­tie­rro.

Em­pie­zo el tra­mo Tie­rras de Fron­te­ra, zo­na en la que el Cid li­bró nu­me­ro­sas ba­ta­llas y que fue­ron cla­ves tan­to pa­ra su su­per­vi­ven­cia (sa­queos y ase­dios), co­mo fa­ma y ri­que­za (ba­ta­llas ga­na­das), ne­ce­sa­rios pa­ra lle­gar a Va­len­cia. Eran zo­nas azo­ta­das por con­ti­nuas ba­ta­llas (hu­díes, al­mo­rá­vi­des, cris­tia­nos…), co­mo nos mues­tra la gran can­ti­dad de cas­ti­llos y en­cla­ves for-

EL TRA­MO DE TIE­RRAS DE FRON­TE­RA, ES CLA­VE EN LA HIS­TO­RIA DEL MÍO CID, LU­GAR DE NU­ME­RO­SAS BA­TA­LLAS

ti­fi­ca­dos. A día de hoy es una ale­gría pa­ra nues­tros ojos, pues­to que con­tem­plar vi­llas co­mo Ja­dra­que, Si­güen­za, Al­ha­ma de Ara­gón, es tre­men­da­men­te gra­ti­fi­can­te.

A ni­vel ci­clis­ta, a po­co de em­pe­zar sor­tea­re­mos la sie­rra de Atien­za, pa­ra tras des­cen­der, ini­ciar un seg­men­to en cons­tan­te as­cen­so has­ta más allá de Ma­ran­chón. El ca­mino dis­cu­rre por el ba­rran­co del Río Dul­ce y tie­ne un tra­mo com­pli­ca­do a ni­vel téc­ni­co an­tes de lle­gar a Ma­ran­chón, que nos obli­ga­rá a em­pu­jar la bi­ci en al­gu­nos ca­sos. Co­mo de cos­tum­bre, lle­gué ha­bien­do ano­che­ci­do ya a Me­di­na­ce­li, don­de des­can­sa­ría esa no­che. El hos­tal es­ta­ba en la par­te ba­ja, mien­tras que la ciu­dad mo­nu­men­tal es­tá en la par­te al­ta (y pos­te­rior, se­gún el ca­mino), por lo que me de­tu­ve tran­qui­la­men­te a ver la ciu­dad por la ma­ña­na. Tan­to la pro­pia ciu­dad, co­mo las vis­tas me­re­cen de­di­car­le al­go de tiem­po.

Pos­te­rior­men­te, hay un tra­mo de ca­rre­te­ra (en des­cen­so), por la an­ti­gua N-II, si­guien­do el río Ja­lón, que me gus­tó mu­cho, pa­san­do pue­blos co­mo So­maén o Ar­cos de Ja­lón, en los que me ha­bría gus­ta­do pa­rar al­go, pe­ro el tiem­po apre­mia­ba. Volveré con más calma. Una pa­ra­da a co­mer en Al­ha­ma de Ara­gón y tam­bién a ori­llas del Ja­lón, vie­ne un tra­mo com­pli­ca­do al es­tar muy ce­rra­do por la ve­ge­ta­ción y avan­zar muy len­ta­men­te. Aun­que el per­fil es en des­cen­so, pier­do bas­tan­te ve­lo­ci­dad, pe­ro no es el ma­yor in­con­ve­nien­te que tu­ve.

Al pa­sar Ate­ca, me aden­tro en el tra­mo Tres Tai­fas, en el que atra­ve­sa­ré lo que fue­ron las Tai­fas (pe­que­ños “reinos” mu­sul­ma­nes) de To­le­do, Za­ra­go­za y Al­ba­rra­cín. Eran días de tor­men­tas y que­ría evi­tar­las (no me ape­te­cía mo­jar­me, pe­ro me­nos aun que se me mo­ja­se la ro­pa se­ca que lle­va­ba en las bol­sas). Con­se­guí que me pi­lla­se al cru­zar un pue­blo y pa­sé los cua­ren­ta y cin­co mi­nu­tos que es­tu­vo “ja­rrean­do” me­ti­do en la mar­que­si­na de la pa­ra­da de au­to­bús. Me sal­vé por po­co, pe­ro de­ci­dí lle­gar a Da­ro­ca por ca­rre­te­ra (aho­rra­ba só­lo 5 ki­ló­me­tros al ir ca­si pa­ra­le­lo al ca­mino ori­gi­nal), pe­ro era más rá­pi­do. Bo­ni­ta ciu­dad amu­ra­lla­da,

VOY MI­RAN­DO EL VIEN­TO PA­RA EVI­TAR LAS TOR­MEN­TAS Y LLE­GAR SE­CO A MI DES­TINO, UN “TRA­BA­JO” MÁS SO­BRE LA BI­CI

que tam­bién me­re­ce que se le de­di­que un tiem­po a ver­la. El per­fil que voy a en­con­trar, al sa­lir de Da­ro­ca, es fun­da­men­tal­men­te as­cen­den­te y sin ser muy du­ro, va ha­cien­do me­lla al lle­var ya bas­tan­tes ki­ló­me­tros acu­mu­la­dos. Cer­ca de la sa­li­da de es­te tra­mo, es­ta­ría el en­la­ce al Ani­llo de Ga­llo­can­ta, que no pu­de ha­cer por fal­ta de tiem­po. Pa­sa­re­mos por El Po­yo del Cid, lu­gar que pre­si­de el va­lle del Ji­lo­ca y don­de el Cid se asen­tó y for­ti­fi­có, pa­ra cen­tra­li­zar sus co­rre­rías por los al­re­de­do­res. Si­go con las tor­men­tas y ob­ser­van­do la di­rec­ción del vien­to y ha­cien­do al­gu­na pa­ra­da ex­tra en al­gún pue­blo pa­ra evi­tar­las, con­si­guien­do lle­gar se­co a Mo­li­na de Ara­gón, tras pi­llar al­go de ba­rro (pa­sé al po­co de llo­ver) y ver des­de el hos­tal, có­mo caía una bue­na en Mo­li­na. No sé si fue suer­te, pe­ro lle­gué se­co. Fue la eta­pa más cor­ta (lle­gué de día), ya que ha­bía bas­tan­te tra­mo en el que no ha­bía alo­ja­mien­to, ex­cep­to pun­tos de aco­gi­da, que no lle­gué a uti­li­zar.

Tras un día cor­to, to­ca­ba com­pen­sar­lo con un es­fuer­zo ex­tra al día si­guien­te (aun­que al­go por de­lan­te de lo pre­vis­to, no que­ría “per­der” la ven­ta­ja ga­na­da). Un buen ob­je­ti­vo era in­ten­tar lle­gar a Te­ruel, tan­to por ofer­ta de alo­ja­mien­to, co­mo por dis­tan­cia re­co­rri­da. Tras pa­sar Me­gi­na, em­pie­za una subida bas­tan­te fuer­te, que con al­gún des­can­so, no pa­ra­rá has­ta Che­ca. Es un tra­mo du­ro, pe­ro dis­cu­rre por un bos­que y bor­dea los ríos Ján­du­la y Ca­bri­llas, ha­cién­do­lo muy ameno. Al lle­gar a Che­qui­lla, en­con­tra­re­mos unas for­mi­da­bles for­ma­cio­nes geo­ló­gi­cas, que es re­co­men­da­ble ver.

He pa­sa­do lo más du­ro (en des­ni­vel), pe­ro lo que que­da tam­po­co es un pa­seo. Bron­cha­les, Al­ba­rra­cín, Gea de Al­ba­rra­cín, con sus “ríos de pie­dra”, ciu­dad amu­ra­lla­da y acue­duc­to ro­mano, tam­bién me­re­ce la pe­na ver­se, aun­que lle­gues can­sa­do tras el tra­mo en­tre los dos úl­ti­mos, por su di­fi­cul­tad téc­ni­ca. A Te­ruel se lle­ga más có­mo­da­men­te por un tra­mo llano (Vía Ver­de), tras pa­sar por Ce­lla (zo­na fron­te­ri­za en la que abun­da­ban los mer­ce­na­rios y lu­gar don­de el Cid, re­clu­tó tro­pas pa­ra su acer­ca­mien­to a Va­len­cia).

Ya es­ta­mos en el tra­mo La Con­quis­ta de Va­len­cia. Se aban­do­na Te­ruel por la Vía Ver­de de los Ojos Ne­gros, don­de com­par­tí unos ki­ló­me­tros con un par de ami­gos que iban ha­cien­do la ru­ta en ver­sión Ci­clo­tu­ris­ta (con al­for­jas). Se jun­tan, a pe­sar de vi­vir en dis­tin­tos lu­ga­res, to­dos los años pa­ra ha­cer un via­je jun­tos. Fue agra­da­ble ir un ra­to con bue­na com­pa­ñía. La par­te que me to­ca­ba aho­ra, ya la co­no­cía y me en­can­ta. Mora de Ru­bie­los, Ru­bie­los de Mora (cuan­do pa­sé ce­le­bra­ban una fies­ta me­die­val, con to­dos los ve­ci­nos ves­ti­dos de la épo­ca, co­mien­do en gran­des me­sas en la ca­lle), Pue­bla de Are­no­so (y su em­bal­se), Mon­ta­ne­jos (cor­ta­dos de La Mai­mo­ra). Es un tra­mo du­ro y con al­gún seg­men­to téc­ni­co (un GR), pe­ro muy gra­ti­fi­can­te.

Co­mo era de es­pe­rar, se me hi­zo de no­che y el tra­mo pos­te­rior a Cau­diel (de nue­vo en la Vía Ver­de de los Ojos Ne­gros, la más lar­ga de Es­pa­ña), lo tu­ve que ha­cer con las lu­ces. Me alo­jé en Al­tu­ra, tras avan­zar al­go más de 150 ki­ló­me­tros. Ya “olía a mar”. El úl­ti­mo tra­mo es sen­ci­llo y bas­tan­te rá­pi­do, par­te por la Vía Ver­de, par­te por ca­mi­nos ve­ci­na­les y al­gún ca­rril bi­ci, pa­ra en­trar a Va­len­cia, des­tino fi­nal de mi par­ti­cu­lar des­tie­rro, don­de tras ca­si 70 ki­ló­me­tros ese día y 1.130 en to­tal, fi­na­li­za­ba una pe­que­ña aven­tu­ra que, con al­gu­na pri­sa y bas­tan­te des­gas­te fí­si­co (por la fal­ta de tiem­po) lle­ga­ba a buen puer­to. Hay ver­sio­nes del Ca­mino del Cid en bi­ci de mon­ta­ña, de ci­clo­tu­ris­mo, sen­de­ris­mo o en vehícu­lo a mo­tor. No sé en cuál, pe­ro lo que sí sé es que volveré (con me­nos pri­sa y acom­pa­ña­do).

EL CA­MINO DEL CID ME ES­PE­RA Y SA­BE QUE VOLVERÉ, MÁS REPOSADO SE­GU­RA­MEN­TE, PA­RA SABOREARLO CA­DA MI­NU­TO

cuan­do pa­rar más tiem­po“Es di­fí­cil no que­rer en co­mo Al­ba­rra­cín, aco­da­do en­cuen­tras pue­blos mu­ra­lla.” la la­de­ra y con su

“Las alusiones a Don RodrigoDíaz de Vivar apa­re­cen a lo lar­go del que ca­mino, nos lle­va por pue­blos so­li­ta­rios de Cas­ti­lla en un co­mien­zo.”

“No fal­ta se­ña­li­za­ción a lo lar­go del re­co­rri­do, pe­ro es con­ve­nien­te di­se­ñar bien pre­via­men­te la lon­gi­tud de las eta­pas, pa­ra po­der en­con­trar alo­ja­mien­to, o ví­ve­res.”

“La aven­tu­ra de re­co­rrer los 1.000 más de ki­ló­me­tros en so­li­ta­rio ca­si co­mo un re­to con­tra re­loj tie­ne bueno. al­go Volveré.”

“Un gran pe­da­zo de la his­to­ria se per­de­ría de no ha­ber exis­ti­do Cid el Cam­pea­dor. Hoy po­de­mos se­guir sus pa­sos pe­da­lean­do.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.