CUAN­DO NO HA­CES FLOW, HA­CES ROLL...

Bike - - CARTAS -

En es­te 2018 he­mos te­ni­do mu­chas ru­tas di­ver­ti­das, pe­ro co­mo la de ha­ce un par de se­ma­nas, po­cas. Fue un día de esos en los que se “ali­nean los as­tros”. Lo que su­ce­de es que cuan­do se ali­nean pue­de ser tan­to pa­ra bien co­mo pa­ra mal, y en ese día tu­vi­mos un po­co de to­do. To­do em­pe­zó con la pre­vi­sión del tiem­po de Ro­ber, o Ro­ber­to Bra­se­ro. El hom­bre del tiem­po de los in­for­ma­ti­vos “de la tres” nos en­vió el día an­te­rior un men­sa­je en cla­ve, de esos que in­ter­pre­tas co­mo me­jor se adap­ta a tus in­ten­cio­nes. Va­mos, que cuan­do di­jo “la bo­rras­ca se va a ir re­ti­ran­do” no­so­tros en­ten­di­mos: “no va a llo­ver”. Error. Al día si­guien­te, a las 9 de la ma­ña­na, allí es­tá­ba­mos cua­tro ton­tos en La Alberca, bueno tres ton­tos y una ton­ta, dis­fra­za­dos de en­du­re­ros y sen­ta­dos en to­do lo an­cho del bor­de del ma­le­te­ro de la Peu­geot 807, res­guar­da­dos de la llu­via por el por­tón del ma­le­te­ro. Qué buen plan. “¿Y aho­ra qué ha­ce­mos? Mo­jar­se es de va­lien­tes” di­jo uno. “Yo só­lo he traí­do un baggy”, di­jo el más ton­to (yo)… To­tal, que es­ta vez sí in­ter­pre­ta­mos bien los men­sa­jes, y de­ci­di­mos dar una vuel­ta por el pue­blo, “a ver si ha­cien­do tiem­po es­cam­pa”. Al po­co ra­to ya nos co­no­cían en to­dos pues­tos de ven­ta am­bu­lan­te de la Pla­za Ma­yor (los que van ves­ti­dos de bi­ci, sin bi­ci) don­de apro­ve­cha­mos pa­ra ir ha­cien­do com­pras pa­ra la Na­vi­dad. Y en­tre tu­rro­nes, mie­les, y al­men­dras ga­rra­pi­ña­das vi­mos la luz. La llu­via ce­só y un cla­ro se abrió. Nues­tro que­ri­do ami­go Ro­ber te­nía ra­zón. Co­rri­mos de vuel­ta ha­cia las bi­cis, des­li­zan­do nues­tras ca­las Shi­mano so­bre los ro­llos de río de las ca­lles em­pe­dra­das (ima­gi­nad la es­tam­pa…), co­gi­mos las bi­cis y sa­li­mos a ro­dar. Y que­dáos con es­te ver­bo: ro­dar.

El día ha­bía co­men­za­do mal, lue­go me­jo­ró, y aho­ra es­ta­ba a pun­to de vol­ver a em­peo­rar. Em­pe­za­mos ru­ta co­mo nun­ca se de­be ha­cer: ba­jan­do. Pa­ra con­si­de­ra­se un buen en­du­re­ro hay que ha­cer­lo siem­pre al re­vés: co­men­zar su­bien­do pa­ra ca­len­tar y aca­bar ba­jan­do, has­ta el bar. Bueno es­to y ves­tir de mu­chos co­lo­res, ha­cer­se fo­tos po­nien­do mue­cas y usar siem­pre unas bue­nas más­ca­ras de ven­tis­ca, que me­jo­ran tu con­cen­tra­ción en las ba­ja­das y de­co­ran la par­te al­ta de tu cas­co du­ran­te las 3 ho­ras y me­dia que du­ra la subida. To­tal, que em­pe­za­mos ba­jan­do, de­ma­sia­do fríos pa­ra co­ger el “flow”, y en la pri­me­ra tria­le­ra chun­ga uno de no­so­tros (lla­mé­mos­le M) hi­zo un “roll”, el clá­si­co es­cor­pión. La ba­ja­da des­de el Por­ti­llo has­ta el Mo­nas­te­rio de las Ba­tue­cas, en el co­ra­zón del Par­que Na­tu­ral de las Ba­tue­cas, es un ser­pen­tean­te sen­de­ro en­tre ris­cos y pe­ñas, re­ple­to de ro­cas, no hay un me­tro des­pe­ja­do de me­lo­nes, per­fec­to pa­ra los en­tu­sias­tas de con­tar “cliks” en los ajus­tes de las sus­pen­sio­nes. “M” lle­gó de­ma­sia­do des­pa­cio a ese agu­je­ro en­tre las ro­cas y ni las 29” evi­ta­ron que vol­ca­ra, que­dan­do pa­tas arri­ba y con la bi­ci en­ci­ma, en plan back­flip. To­do que­dó en un sus­to. Sus­to co­mo el que se dió más ade­lan­te, al te­ner que rea­li­zar la pe­li­gro­sa “mar­cha atrás”. Nues­tro in­tré­pi­do “M” lle­gó a un es­ca­lón de roca. La bi­ci di­jo que que­ría ba­jar; él di­jo que no. Y des­ca­bal­gó mien­tras su Trek Re­medy se ti­ra­ba cor­ta­do aba­jo, con “M” aún aga­rra­do de una mano al ma­ni­llar y un pie atra­pa­do en un pe­dal. Pa­re­cía que bai­la­ba un vals, has­ta que se que­dó sen­ta­do. Nos reí­mos mu­cho, tres de no­so­tros. Se­gui­mos des­cen­so. Los 4,5 Km del sen­de­ro dan pa­ra mu­cho, o más bien, dan pa­ra to­dos. Al arran­car de nue­vo pi­sé una pie­dra y mi rue­da de­lan­te­ra cam­bió de di­rec­ción. Pen­sé “la he sal­va­do” y me dio tiem­po a reir­me en voz al­ta mien­tras me par­tía la ca­ja “ayyyy que me voyyyy….!” Pe­ro la rue­da se me­tió en una zan­ja y me tu­ve que ti­rar.

Ya es­cu­cha­ba las car­ca­ja­das de mis com­pa­ñe­ros mien­tras ha­cía el vol­que­te la­te­ral a cá­ma­ra len­ta, en plan slow mo­tion. Ya ha­bía­mos pun­tua­do dos de cua­tro del gru­po, no es­ta­ba mal. Con­ti­nua­mos el em­pe­dra­do has­ta al­can­zar un mi­ra­dor, don­de pa­ra­mos a ha­cer unas fo­tos y re­pa­sar me­tal­men­te las ju­ga­das an­te­rio­res… Ven­ga, tra­mo fi­nal. “A ver, Se­ñor “P”, sal tú aho­ra de­lan­te que así si te caes te yo veo, y así me pue­do reír yo aho­ra ”. Se­ñor “P”, to­do postureo, con­tes­ta “Va­le, pe­ro yo nun­ca me cai­go…”. Se pre­pa­ra, mi­ra­da al fren­te, ojos de con­cen­tra­ción, en­ca­ja la za­pa­ti­lla en el pe­dal arran­ca. Re­co­rre 15 me­tros, al­go le blo­quea el pa­so, la bi­ci fre­na pa­ra en se­co, los bra­zos se le ven­cen y sa­le lan­za­do por de­lan­te del ma­ni­llar pa­ra re­cos­tar­se con­tra una roca. Su­rrea­lis­ta, pa­re­cía se ha­bía ti­ra­do pa­ra con­ti­nuar con las caí­das y las ri­sas, pe­ro no. Se ha­bía da­do tan fuer­te que nos cos­tó des­pe­gar­lo del sue­lo. Pe­ro cuan­do lo le­van­ta­mos, al com­pro­bar que no te­nía na­da ro­to, a “P” le cam­bió la ca­ra por esa me­dia son­ri­sa que se te po­ne cuan­do has cul­mi­na­do una bue­na “sal­va­da”. Lle­ga­mos al fi­nal de re­co­rri­do, con una úni­ca su­per­vi­vien­te, lla­mé­mos­la “S”, to­tal­men­te ín­te­gra tras se­me­jan­te me­lo­nar. Pe­ro no os creáis que el ro­dar se va aca­bar, ella ten­drá su opor­tu­ni­dad. Y yo, es­pe­ro te­ner oca­sión de po­der con­tá­ros­lo nue­va­men­te en las pá­gi­nas de BIKE.

Pe­dro Na­va­rro (Le­des­ma)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.