¡QUE­RI­DOS RE­YES MA­GOS!

Bike - - CARTAS -

En las Na­vi­da­des del 2015 y 2016 en­via­mos una pe­ti­ción a la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Ci­clis­mo. En vis­ta de los re­sul­ta­dos pa­re­ce que hi­cie­ron ca­so omi­so a nues­tra su­ge­ren­cia. Cree­mos muy ne­ce­sa­rias es­tas adap­ta­cio­nes a los tiem­pos que vi­vi­mos, por eso he­mos es­cri­to es­ta car­ta a Sus Ma­jes­ta­des los Re­yes Ma­gos: “Co­rren tiem­pos di­fí­ci­les pa­ra el ci­clis­mo. Es ver­dad que es­te de­por­te ca­da vez cuen­ta con más adep­tos y afi­cio­na­dos que nun­ca, pe­ro tam­bién lo es que cons­tan­te­men­te nos aco­tan el es­pa­cio don­de prac­ti­car­lo. Así, nos echan de las vías y ar­te­rias prin­ci­pa­les pa­ra uso ex­clu­si­vo de los au­to­mó­vi­les, prohi­bién­do­nos la cir­cu­la­ción o ins­ta­lan­do bo­lar­dos en los ar­ce­nes. Tam­bién en las ciu­da­des nos lo po­nen di­fí­cil, no adap­tan­do ni adop­tan­do me­di­das pa­ra fa­vo­re­cer el uso de es­te me­dio de trans­por­te tan res­pe­tuo­so con el me­dio am­bien­te. Los ca­rri­les bi­ci son ca­si inexis­ten­tes y los po­cos que hay son en zo­nas de es­par­ci­mien­to y na­da prác­ti­cos pa­ra fa­ci­li­tar el uso de la bi­ci en la vi­da dia­ria. Cir­cu­lar en­tre los co­ches es de­ma­sia­do arries­ga­do y en­tor­pe­ce­mos “di­cen”, el trá­fi­co. Si lo ha­ces por las ace­ras, no res­pe­tas a los pea­to­nes y nos san­cio­nan.

La úl­ti­ma mo­da es po­ner “tram­pas” pa­ra ci­clis­tas que prac­ti­can su de­por­te en la mon­ta­ña. Na­die ha­ce na­da por evi­tar to­do es­to. No­so­tros de­fen­de­mos que el uso de la bi­ci des­con­ges­tio­na nues­tras ca­rre­te­ras, ha­ce más ha­bi­ta­ble nues­tras ciu­da­des, vi­gi­la y cui­da nues­tros mon­tes, evi­tan­do ten­ta­cio­nes de fur­ti­vos y pi­ró­ma­nos. ¿Có­mo nos ven des­de fue­ra?, ¿qué ima­gen damos? Por­que tam­bién es ver­dad que en­tre no­so­tros en­con­tra­mos quién no res­pe­ta se­má­fo­ros, ni pea­to­nes, ni en­torno, arro­jan­do en­vol­to­rios y des­per­di­cios. Cree­mos en nues­tro club de afi­cio­na­dos, que el ci­clis­mo pro­fe­sio­nal tie­ne par­te de cul­pa en es­to úl­ti­mo. La ima­gen que dan tie­ne que ser el es­pe­jo don­de mi­rar­se los que ama­mos es­te de­por­te, que aca­ba­mos imi­tan­do, en lo bueno y en lo ma­lo. No es de re­ci­bo que a día de hoy se si­gan arro­jan­do bi­do­nes, en­vol­to­rios o cual­quier otra co­sa des­de una bi­ci­cle­ta, por mu­cha al­ta com­pe­ti­ción que sea, con las te­le­vi­sio­nes de to­do el mun­do re­trans­mi­tien­do en tiem­po real. No sir­ve la dis­cul­pa de que lue­go se re­co­ge o que los bi­do­nes son va­lio­sos ob­se­quios pa­ra el afi­cio­na­do a pie de ca­lle. ¡El da­ño es­tá he­cho! ¿Re­cor­dáis cuan­do los pro­fe­sio­na­les co­rrían sin cas­co? No ha­ce tan­to, ¿a qué no? El he­cho de de­jar de ha­cer­lo hi­zo que to­dos lo use­mos, sin te­ner que re­cu­rrir a mul­tas o a cos­to­sas cam­pa­ñas de con­cien­cia­ción. ¡Son tiem­pos di­fí­ci­les!, pe­ro tam­bién de ma­gia e ilu­sión, aun­que es­te no es un en­car­go pa­ra Sus Ma­jes­ta­des, si no pa­ra la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Ci­clis­mo.

¡Por el bien de to­dos!” Club Ar­men­tei­ra e Pun­to (Pon­te­ve­dra)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.