En bus­ca del RÍO LO­ZO­YA

Bike - - RUTAS BIKE -

VA­LLE DE (MA­DRID) EL LO­ZO­YA NO ES UN RÍO LAR­GO, NI AN­CHO, NO TIE­NE UN CA­ÑÓN ES­PEC­TA­CU­LAR, NI UNA VE­GA AM­PLIA, PE­RO SI UN VA­RIA­DO Y COM­PLE­TO RE­CO­RRI­DO, DES­DE LOS BOS­QUES DE ME­DIA MON­TA­ÑA POBLADOS DE PI­NOS, HAS­TA LAS PRADERAS QUE SE INUN­DAN CON LAS ABUN­DAN­TES LLU­VIAS OTOÑALES. EN SU DIS­CU­RRIR TRAN­QUI­LO, TIE­NE MO­MEN­TOS Y LU­GA­RES EN LOS QUE EXCAVA CON FUER­ZA LA RO­CA GRANÍTICA O SE ALI­MEN­TA DE ARRO­YOS QUE ATRA­VIE­SAN BOS­QUES DE ROBLES Y OFRE­CE INSTANTÁNEAS DE GRAN BE­LLE­ZA.

El río Lo­zo­ya y su va­lle tie­nen un sin­fín de po­si­bi­li­da­des; es­ta ru­ta es só­lo una de la mul­ti­tud de las que hay por la zo­na, no es la que más dis­tan­cia tie­ne, ni la que sube a ma­yor al­tu­ra, pe­ro es muy fle­xi­ble y per­mi­te aco­mo­dar­la a cual­quier ti­po de ci­clis­ta. Si se pe­da­lea en fa­mi­lia se re­cor­ta por el tra­mo en­tre Pinilla y Lo­zo­ya, por pis­ta an­cha y lla­na, si el gru­po es de ini­cia­ción la sim­ple vuel­ta al em­bal­se Pinilla tie­ne la mez­cla jus­ta de sendero y pis­ta pa­ra que­dar­se con ga­nas de más ru­tas; si la for­ma fí­si­ca no es bue­na, sa­lien­do de Ca­nen­cia se ter­mi­na con ese pun­ti­to de es­fuer­zo que da áni­mos pa­ra se­guir pro­gre­san­do y bus­car ru­tas un po­qui­to más lar­gas ca­da vez; y ya si es­tás a to­pe, ir al Pau­lar y vol­ver aña­de un buen ca­len­tón. Con la ayuda de la se­ña­li­za­ción del Ca­mino Na­tu­ral del Lo­zo­ya y de las ru­tas de IM­BA, la 1 al ini­cio y al fi­nal, la 3 en la vuel­ta al em­bal­se de Pinilla, am­bas en sen­ti­do con­tra­rio y un tra­mo cor­to de la 4, pe­da­lea­re­mos la par­te fi­nal del cur­so del río en sen­ti­do con­tra­rio a las agu­jas del re­loj, de­jan­do con ga­nas

de más a quien no lo co­noz­ca, dar op­cio­nes de am­plia­ción y des­cu­brir zo­nas me­nos fre­cuen­ta­das del va­lle. En reali­dad se po­dría co­men­zar en cual­quie­ra de los pue­blos que atra­vie­sa la ru­ta, pe­ro lo va­mos a ha­cer des­de El Cua­drón, un pe­que­ño nú­cleo que sir­ve de en­tra­da des­de la N1, pe­ro con vis­tas de la ya am­plia cuen­ca del Lo­zo­ya, aun­que ale­ja­dos del cau­ce. Por pis­tas an­chas y en­tre pas­tos, se llega a Gar­gan­ta de los Mon­tes, pa­ra se­guir la se­ña­li­za­ción del Ca­mino Na­tu­ral ro­dea­dos de bos­ques po­co den­sos de robles, por cor­de­les y vías pe­cua­rias me­no­res. El ga­na­do mi­ra­rá a los ci­clis­tas con una mez­cla de cu­rio­si­dad y des­con­fian­za los ter­ne­ros, y con de­sin­te­rés las gran­des va­cas, al­gu­na ni gi­ra­rá la ca­be­za si­guien­do a lo su­yo, ru­mian­do tran­qui­la­men­te con los ojos en­tor­na­dos. A me­di­da que se avan­za y nos acer­ca­mos al cau­ce, el va­lle se va es­tre­chan­do, los pas­tos se van re­du­cien­do y con­cen­tran­do cerca del río, las la­de­ras se van in­cli­nan­do po­co a po­co y se pue­blan de robles ca­da vez más den­sos. La pis­ta en per­fec­to es­ta­do, per­mi­te co­rrer o dis­fru­tar del pai­sa­je sin preo­cu­par­se de­ma­sia­do de dar pe­da­les, aun­que con un ojo en el ca­mino por­que es­tá tran­si­ta­da. El río se atra­vie­sa por el puen­te Can­to, de Can­tos o Con­gos­to, se­gún el ma­pa que se con­sul­te; es un pre­cio­so puen­te ca­rre­te­ro en el que se apre­cian las mar­cas del pa­so de cien­tos de ca­rros an­ti­guos en las pie­dras ori­gi­na­les del ru­go­so y llano ta­ble­ro. El lu­gar de su ubi­ca­ción es ideal, un aflo­ra­mien­to gra­ní­ti­co con des­ni­vel, ade­más de ofre­cer una ba­se só­li­da pa­ra asen­tar del puen­te, po­si­bi­li­tó la cons­truc­ción de un mo­lino hi­dráu­li­co, del que so­lo que­dan los mu­ros. El agua ha ho­ra­da­do las ro­cas hun­dien­do el cau­ce en el du­ro gra­ni­to, un buen agu­je­ro que es­con­de el agua en el es­tío. A par­tir del puen­te, la pis­ta se vuel­ve lla­na des­pués de una cor­ta subida. La pre­sen­cia de otros usua­rios au­men­ta: sen­de­ris­tas, fa­mi­lias, va­cas o pe­rros, pon­drán a prue­ba la edu­ca­ción y el res­pe­to de to­dos, hay que ex­tre­mar la pre­cau­ción y com­par­tir con to­dos los usua­rios, que co­mo los ci­clis­tas, es­tán dis­fru­tan­do del día, buen mo­men­to pa­ra

LA RU­TA SE PUE­DE RECORTAR O ALAR­GAR PA­RA ADAP­TAR­LA A TO­DOS LOS NI­VE­LES, TÉC­NI­COS Y FÍ­SI­COS

po­ner en prác­ti­ca las nor­mas del ca­mino de IM­BA y en­se­ñar a los pe­ques, y no tan pe­ques, que el res­pe­to a to­dos los que nos en­con­tre­mos por el cam­po, ha­rá que dis­fru­te­mos más y por más tiem­po de la na­tu­ra­le­za y de nues­tro de­por­te. El an­cho ca­mino ser­pen­tea en­tre pra­dos y bos­ques de fres­nos, si­guien­do a ma­yor o me­nos dis­tan­cia la ori­lla del pan­tano. Se atra­vie­sa el Pue­blo de Lo­zo­ya y des­pués Pinilla del Va­lle, el Ca­mino Na­tu­ral con­ti­núa rec­to di­rec­ción Ras­ca­fría y el Mo­nas­te­rio del Pau­lar, pe­ro nues­tra ru­ta lo aban­do­na ya, gi­ran­do a la iz­quier­da, pa­ra cru­zar nue­va­men­te el Lo­zo­ya en bus­ca de uno de los sie­te ya­ci­mien­tos ar­queo­pa­leon­to­ló­gi­cos que per­te­ne­cen al va­lle de los nean­der­ta­les, vi­si­tas muy di­dác­ti­cas pa­ra co­no­cer has­ta 300.000 años atrás del po­bla­mien­to de la zo­na. Se co­mien­za la vuel­ta por el mar­gen de­re­cho del em­bal­se a tra­vés de un tu­pi­do ro­ble­dal jo­ven, un sendero som­brío que ser­pen­tea en­tre los re­bo­llos, se su­ce­den los cla­ros con pas­tos y la are­na de la ori­lla del em­bal­se, con al­gún pa­so al­go es­tre­cho, hay tam­bién un es­ca­lón de ro­cas en los que so­la­men­te unos po­cos po­drán ba­jar mon­ta­dos. Se sa­le a una pis­ta pa­ra ba­jar al pie de pre­sa y cru­zar el río, co­men­zan­do aquí el tra­mo de coin­ci­den­cia pa­ra vol­ver a pa­sar el puen­te Con­gos­to. El tra­mo ya re­co­rri­do en la ida se de­ja y se as­cien­de por un ca­mino en peor es­ta­do, pe­ro só­lo has­ta co­ro­nar, lue­go un sua­ve des­cen­so has­ta el otro puen­te de Can­to, el de Ca­nen­cia, és­te con el ta­ble­ro a dos aguas, no tan ru­go­so y en per­fec­to es­ta­do. Co­mien­zan los as­cen­sos du­ros, los es­fuer­zos me­re­cen la pe­na al per­mi­tir dis­fru­tar de am­plias vis­tas del va­lle. Des­pués de Ca­nen­cia, el subidón has­ta la co­ta má­xi­ma con el des­cen­so en­tre robles a Gar­gan­ta y la ram­pa fi­nal, más tran­qui­la, pa­ra ter­mi­nar ba­jan­do has­ta el pun­to de ini­cio y re­gre­sar a la gran ciu­dad de des­lum­bran­tes lu­ces.

UNA RU­TA PA­RA PRAC­TI­CAR EL RES­PE­TO A OTROS USUA­RIOS, A ANI­MA­LES Y A LA NA­TU­RA­LE­ZA

“La gran di­ver­si­dad acom­pa­ña de ár­bo­les y plan­tas to­da la ru­ta: praderas, robles, pi­nos o en­ci­nas, a lo fres­nos es­tán lar­go del re­co­rri­do.” pre­sen­tes DIS­TAN­CIA: 48,5 Km. ME­JOR ÉPO­CA: to­do el año. NI­VEL: fí­si­co me­dio y va­rios téc­ni­co ba­jo, pa­sos di­fi­ci­les.

con­ser­va­do y “Un mun­do ru­ral bien pa­ra que per­fec­ta­men­te pre­pa­ra­do en to­do los vi­si­tan­tes dis­fru­te­mos rin­cón.” mo­men­to de cual­quier

“Has­ta cin­co la puen­tes se ru­ta pa­ra cru­zan a lo tres sal­var el Lo­zo­ya lar­go de de ellos es­tre­chos y sus y afluen­tes, de pie­dra.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.