Un al­cal­de ilus­tra­do

Don­de en mu­chos lu­ga­res an­da­lu­ces se co­lo­can pa­la­bras, él po­ne he­chos

Córdoba - - OPINIÓN - JO­SÉ MA­NUEL Cuen­ca To­ri­bio *

En un lu­gar so­la­rie­go de la ma­jes­tuo­sa Pe­ni­bé­ti­ca irra­dia su in­con­tes­ta­ble se­ño­río una ciu­dad de acri­so­la­da al­cur­nia his­tó­ri­ca. De va­ria for­tu­na ma­te­rial a lo lar­go de su di­la­ta­da tra­yec­to­ria, la cen­tu­ria del Qui­nien­tos pe­ro so­bre to­do la del Ba­rro­co le­ga­ron a su in­com­pa­ra­ble pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co sus adeha­las más pre­cia­das. So­lo un dí­gi­to pre­sen­ta el nú­me­ro de ur­bes que en nues­tro país, pre­di­lec­to de las mu­sas, pue­den equi­pa­rar­se o ri­va­li­zar con el de la ciu­dad aho­ra evo­ca­da.

Cons­cien­te de la al­ta --y di­fí­cil...-mi­sión de ad­mi­nis­trar con de­co­ro y enal­te­cer con ilu­sión tan envidiable he­ren­cia cul­tu­ral, su ho­dierno re­gi­dor no es­ca­ti­ma des­ve­los --y aca­so tam­bién muy pro­ba­ble­men­te vi­gi­lias...pa­ra que tan envidiable le­ga­do si­ga sien­do pie­za prin­ci­pal de su iden­ti­dad his­tó­ri­ca y ci­vi­li­za­do­ra. Don­de en mu­chos lu­ga­res an­da­lu­ces se co­lo­can pa­la­bras, él po­ne he­chos; don­de se ex­hi­be pro­pa­gan­da, él cons­tru­ye un re­la­to edi­fi­ca­do so­bre el tes­ti­mo­nio y el contraste. Na­tu­ral­men­te, to­da la cor­po­ra­ción par­ti­ci­pa de­ci­di­da­men­te en tan her­mo­sa em­pre­sa-aven­tu­ra y es co­rres­pon­sa­ble de su es­ti­mu­lan­te éxi­to; pe­ro, sin du­da, y por es­ca­so que sea su afán pro­ta­go­nís­ti­co, la por­ción sus­tan­cial y el ele­men­to cla­ve de su ele­va­do ré­di­to so­cial es el al­cal­de de un ca­bil­do mu­ni­ci­pal to­do él de so­bre­sa­lien­te la­bo­rio­si­dad y di­li­gen­cia. El ca­pí­tu­lo cul­tu­ral, tan de­fi­ci­ta­rio y ma­ni­fies­ta­men­te me­jo­ra­ble en to­da la Pe­nín­su­la y sus dos Ar­chi­pié­la­gos, es, co­mo que­dó di­cho, su mues­tra más re­le­van­te.

Se ave­ci­nan tiem­pos elec­to­ra­les pa­ra nues­tra pa­tria. Sin in­tro­mi­sión al­gu­na en la po­lí­ti­ca par­ti­da­ria --no di­ga­mos en la ban­de­ri­za...--, no de­ja­ría, sin em­bar­go, de sig­ni­fi­car una bue­na no­ti­cia pa­ra el se­mi­de­sahu­cia­do Sur que tan efi­caz edil con­ti­nua­ra al fren­te de la gran ur­be en que na­cie­ra. Siem­pre de la in­cier­ta suer­te de los co­mi­cios de cual­quier na­tu­ra­le­za, la op­ción po­lí­ti­ca por él de­fen­di­da ga­na­ría fuer­za y pre­sen­cia en un te­rri­to­rio que, tra­di­cio­nal­men­te, le ha si­do ad­ver­so. Gus­to­so, co­mo sue­le de­cir do­no­sa­men­te, de los par­ti­dos (de fút­bol, bien se en­tien­de) en ca­sa, sus con­ciu­da­da­nos po­drían, en to­do ca­so, im­po­ner­le un «des­tino» na­cio­nal. Se­ría una prue­ba más que la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la go­za de no­ta­ble salud. Co­mo en los tiem­pos de los ro­ma­nos –nues­tros an­te­pa­sa­dos más ex­cel­sos-, el mu­ni­ci­pio es el prin­ci­pio y fin de to­da so­cie­dad bien or­ga­ni­za­da y me­du­lar­men­te de­mo­crá­ti­ca; en él de­be­mos se­guir bus­can­do la fór­mu­la más sa­na y efi­caz de pro­gre­so cí­vi­co. Gran par­te de los me­jo­res al­cal­des de un ré­gi­men tan de­mo­crá­ti­co co­mo la IV Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa cons­ti­tu­yó la can­te­ra más an­cha y envidiable de su pro­fu­so elen­co mi­nis­te­rial; y la Ale­ma­nia Fe­de­ral de Bonn se ali­men­tó en sus más ele­va­dos pues­tos de di­ri­gen­tes de idén­ti­ca fuen­te. ¿Por qué el des­nor­ta­do con­ser­va­du­ris­mo es­pa­ñol de la ho­ra pre­sen­te no po­dría mi­rar­se en tal es­pe­jo? A la vis­ta de lo re­fle­ja­do por la pro­vin­cia an­da­lu­za en que se ofre­ce más ro­bus­to, no se­ría pro­ba­ble­men­te mal ca­mino pa­ra su in­elu­di­ble em­pre­sa pa­lin­ge­né­si­ca. H * Ca­te­drá­ti­co

«En un lu­gar so­la­rie­go de la ma­jes­tuo­sa Pe­ni­bé­ti­ca, irra­dia su in­con­tes­ta­ble se­ño­río una ciu­dad...»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.