Me­di­na Azahara co­mo opor­tu­ni­dad

Córdoba - - OPINIÓN - LUCÍA Ayala *

An­da­lu­cía es­tá de ce­le­bra­ción. Me­di­na Azahara (o Ma­di­nat al-Zah­ra, co­mo la lla­má­ba­mos cuan­do era es­tu­dian­te de His­to­ria del Ar­te) aca­ba de ser de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co. Aplau­sos, abra­zos y fo­tos. Des­pués de tan­to desear­lo, por fin se ha he­cho reali­dad. Aho­ra bien, ¿qué ce­le­bra­mos exac­ta­men­te? ¿Qué va a su­po­ner es­ta con­de­co­ra­ción in­ter­na­cio­nal? Por su­pues­to, lo pri­me­ro y más im­por­tan­te es que tal dis­tin­ción re­fuer­za el or­gu­llo de ser an­da­luz. Nues­tra his­to­ria, nues­tro pa­tri­mo­nio, son de un va­lor in­cues­tio­na­ble y, aho­ra, más re­co­no­ci­do aún si ca­be. El si­tuar el Con­jun­to Ar­queo­ló­gi­co cor­do­bés den­tro del ma­pa del Olim­po glo­bal pro­me­te te­ner un efec­to lla­ma­da, ser un atra­yen­te de vi­si­tan­tes. És­te es, pre­ci­sa y pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el as­pec­to más con­tro­ver­ti­do por va­rias cues­tio­nes. La pri­me­ra: ¿Cór­do­ba ne­ce­si­ta más tu­ris­tas? En un mo­men­to de cre­cien­te gen­tri­fi­ca­ción del cas­co an­ti­guo, que se ha con­ver­ti­do en un es­ce­na­rio in­ha­bi­ta­ble, per­fec­to de­co­ra­do pa­ra fo­cos ex­tran­je­ros y ca­da vez más des­arrai­ga­do de lo que un día fue su pue­blo, ¿es una bue­na no­ti­cia que va­ya­mos a se­guir au­men­tan­do ex­po­nen­cial­men­te el nú­me­ro de vi­si­tan­tes atraí­dos por la no­ve­dad de la de­cla­ra­ción de la Unes­co? La se­gun­da: Po­ner el acen­to en el tu­ris­mo, ¿no su­po­ne otor­gar al pa­tri­mo­nio una con­di­ción sub­al­ter­na? De­bi­do a la anec­dó­ti­ca in­ver­sión en Cul­tu­ra que ha­ce el Gobierno de Su­sa­na Díaz, las ne­ce­si­da­des de con­ser­va­ción, res­tau­ra­ción y pues­ta en va­lor del pa­tri­mo­nio son mu­chas y no­to­rias en to­da An­da­lu­cía, in­clu­so en Me­di­na Azahara. ¿Es bue­na no­ti­cia que en vez de pre­sen­tar­nos un plan es­tra­té­gi­co de re­cu­pe­ra­ción del pa­tri­mo­nio, un plan que si­túe a la Cul­tu­ra co­mo mo­tor in­dis­cu­ti­ble de la so­cie­dad y la eco­no­mía an­da­lu­zas, se nos ha­ble de có­mo au­men­tar y me­jo­rar la ofer­ta tu­rís­ti­ca? Pan pa­ra hoy y ham­bre pa­ra ma­ña­na y, de pa­so, va­mos des­vir­tuan­do el le­ga­do de nues­tra his­to­ria. Siem­pre lo he­mos di­cho: si se pu­sie­ra a la Cul­tu­ra en el cen­tro de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, con sus ne­ce­si­da­des y re­tos co­mo ho­ri­zon­te y prio­ri­dad, el tu­ris­mo ven­dría por su pro­pio pie, tal es el po­ten­cial de nues­tro ri­quí­si­mo pa­tri­mo­nio. Si las in­ter­ven­cio­nes en una jo­ya de re­le­van­cia mun­dial co­mo es Me­di­na Azahara es­tán mo­ti­va­das por cri­te­rios tu­rís­ti­cos, los da­ños que se pue­den lle­gar a ha­cer en la ciu­dad ca­li­fal y en su in­ves­ti­ga­ción po­drían ser irre­ver­si­bles. Si nos mo­vie­ra, en cam­bio, la pasión y el res­pe­to es­cru­pu­lo­so por nues­tra his­to­ria a la vez que, por su­pues­to (y no me ma­lin­ter­pre­te el lec­tor o lec­to­ra) se ofre­cen unas con­di­cio­nes óp­ti­mas de vi­si­ta al pú­bli­co, es­ta­ría­mos an­te un es­ce­na­rio muy dis­tin­to. Pue­de pa­re­cer una del­ga­da lí­nea la que di­fe­ren­cia una op­ción de la otra, pe­ro crean­me que esa lí­nea di­bu­ja un abis­mo. Es en es­te pun­to cuan­do el PSOE an­da­luz sa­le a la de­fen­si­va di­cien­do que si los de Po­de­mos no es­ta­mos in­for­ma­dos, que si su prio­ri­dad ab­so­lu­ta es el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral. ¡Fal­ta­ría más! Cla­ro, por eso del 1,76% del pre­su­pues­to to­tal que en 2009 se de­di­có a Cul­tu­ra, en 2018 han re­du­ci­do la in­ver­sión al 0,48%. Nos de­jan mi­ga­jas. Y con esas mi­ga­jas hay que fi­nan­ciar to­do el sis­te­ma cul­tu­ral an­da­luz. Que ha­ya un lu­gar con exi­gen­cias tan ele­va­das co­mo las que ge­ne­ra ser Pa­tri­mo­nio Mun­dial su­pon­drá que, inevi­ta­ble­men­te, ha­ya que aban­do­nar (aún más si ca­be) el ya de por sí mal­tre­cho con­tex­to ar­queo­ló­gi­co an­da­luz en su con­jun­to. Por­que la Unes­co lo tie­ne cla­ro: igual que de­cla­ra, te pue­de po­ner en la lis­ta ne­gra de pa­tri­mo­nio en pe­li­gro, si no se man­tie­nen las con­di­cio­nes por las que fue dis­tin­gui­da. Si no, acuér­den­se de Do­ña­na.

Aho­ra bien, to­da nue­va co­yun­tu­ra es una opor­tu­ni­dad. So­lo ha­cen fal­tan go­bier­nos va­lien­tes que es­tén a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. Y la cir­cuns­tan­cia si­túa a An­da­lu­cía en la pri­me­ra di­vi­sión del Pa­tri­mo­nio Mun­dial, no so­lo de co­ra­zón, sino por de­re­cho, con tí­tu­lo ho­mo­lo­ga­do. ¡Qué me­jor mo­men­to que és­te pa­ra dar un gi­ro al ti­món an­da­luz! El su­sa­nis­mo ha de­mos­tra­do su in­ca­pa­ci­dad pa­ra con la Cul­tu­ra y el Pa­tri­mo­nio. De en­tre sus grie­tas se es­tán abrien­do pa­so nue­vos es­pa­cios pa­ra re­pen­sar­nos. Es­pa­cios que pue­den y de­ben sa­ber ver que el he­cho de ser Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad su­po­ne una opor­tu­ni­dad pa­ra sus­ti­tuir los fue­gos ar­ti­fi­cia­les del so­cia­lis­mo caduco por una Po­lí­ti­ca Cul­tu­ral con ma­yús­cu­las. Qui­zás sea buen mo­men­to pa­ra plan­tear de­ci­sio­nes de fu­tu­ro, pa­ra si­tuar a la Cul­tu­ra en el cen­tro del mo­de­lo pro­duc­ti­vo an­da­luz (no en la pa­la­bre­ría del dis­cur­so, sino en las de­ci­sio­nes de gobierno), in­cre­men­tar la in­ver­sión pú­bli­ca de ma­ne­ra que se con­vier­ta de fac­to en la gran apues­ta de An­da­lu­cía, to­mar me­di­das pa­ra fo­men­tar un tu­ris­mo sen­sa­to y sos­te­ni­ble en su re­la­ción con la so­cie­dad y el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral, en­tre otras mu­chas co­sas. Qui­zás sea buen mo­men­to pa­ra echar a Su­sa­na Díaz de San Tel­mo y que la de­cla­ra­ción de Me­di­na Azahara sea po­si­ti­va pa­ra nues­tra tie­rra y nues­tra cul­tu­ra. Qui­zás, así, al­gún día cer­cano po­dre­mos lle­gar a ver res­tau­ra­do y abier­to al pú­bli­co el Sa­lón Ri­co de la ciu­dad ca­li­fal.

H* Dipu­tada en el Par­la­men­to an­da­luz, por­ta­voz de Cul­tu­ra de Po­de­mos An­da­lu­cía

«¿Cór­do­ba ne­ce­si­ta más tu­ris­tas?»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.