Re­fle­xio­nes de un in­te­lec­tual

Córdoba - - OPINIÓN - ANTONIO Gil *

La pa­la­bra in­te­lec­tual no es­tá hoy co­ti­za­da, por­que sue­le otor­gar­se sin pa­sar nin­gún tri­bu­nal. Al con­tra­rio, se pro­di­ga a dies­tro y si­nies­tro se­gún con­ven­ga. Pe­ro a los ver­da­de­ros in­te­lec­tua­les, si­guien­do la nor­ma evan­gé­li­ca, por sus fru­tos los co­no­ce­re­mos. He en­con­tra­do, vía in­ter­net, una lar­ga en­tre­vis­ta a uno de nues­tros in­te­lec­tua­les más pre­cla­ros, el gran es­cri­tor Jo­sé Ji­mé­nez Lo­zano, quien ha re­ci­bi­do pre­mios co­mo el de la Crí­ti­ca, el Pre­mio Na­cio­nal de las Le­tras Es­pa­ño­las, la Me­da­lla de Oro al Mé­ri­to en las Be­llas Ar­tes y el Pre­mio Mi­guel de Cer­van­tes. Tam­bién, la me­da­lla pa­pal Ec­cle­sia

et Pon­tí­fi­ce, aca­so co­mo es­tí­mu­lo y co­mo regalo a sus des­te­llos de hom­bre cre­yen­te y prac­ti­can­te. La en­tre­vis­ta que le ha­cen Gua­da­lu­pe Ar­bo­na y Juan Jo­sé Gó­mez, in­ten­sa y muy lar­ga, va des­gra­nan­do te­mas y le­mas, li­ga­dos a la re­li­gión o la his­to­ria y cul­tu­ra de la Igle­sia. Hay una pri­me­ra cues­tión que nos vie­ne co­mo ani­llo al de­do: el por qué Ji­mé­nez Lo­zano, a sus 88 años, tie­ne una gran ale­gría de vi­vir, unas ga­nas lo­cas de reír­se con el mun­do y has­ta un po­qui­to del mun­do: «A mí me pa­re­ce que el mun­do mo­derno es una des­gra­cia, por­que en­tre otros as­pec­tos es bas­tan­te tris­te, no en­cuen­tra mo­ti­vos pa­ra vi­vir. Y hay de­ma­sia­dos mo­der­nos así. No ha­ce mu­cho me en­con­tré con al­guien muy co­no­ci­do que ha­bia cum­pli­do cua­ren­ta años y me di­jo a mí, que no pa­ra­ba de pen­sar que se te­nía que mo­rir, y le con­tes­té: ‘To­ma, y yo tam­bien, ¿es que eres ton­to?’, y me res­pon­dió: ‘Ya, pe­ro yo no ten­go mo­ti­vos pa­ra vi­vir’. Y es­ta es una me­ra anéc­do­ta, pe­ro ate­rra­do­ra, por­que la vi­da no ne­ce­si­ta mo­ti­vos pa­ra vi­vir­se y pa­re­ce co­mo si la na­tu­ra­le­za de esa vi­da fue­se la na­tu­ra­le­za mis­ma de ser vi­vi­da. Son los de­miur­gos de nues­tro tiem­po, hom­bres de pen­sa­mien­to y cien­cia, se­ño­res del na­cer y del mo­rir, quie­nes pien­san que no hay ra­zón al­gu­na pa­ra que la es­pe­cie hu­ma­na, de la que tie­nen una pé­si­ma opi­nión, con­ti­núe so­bre la tie­rra. Es un bo­tón de mues­tra del fa­mo­so an­ti­hu­ma­nis­mo». Sir­van las pa­la­bras de un in­te­lec­tual de nues­tros días pa­ra en­sal­zar la vi­da y las ga­nas de vi­vir, des­te­rran­do tan­tas muer­tes co­mo nos aco­san. H * Sa­cer­do­te y pe­rio­dis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.