De aque­llas va­ras, es­tas me­di­das

Córdoba - - OPINIÓN - Ma­nuel León Ve­ga Es­pe­jo (Cór­do­ba)

Al­bert Ri­ve­ra, de Ciu­da­da­nos, cre­yén­do­se «el rey del mam­bo», --pues alu­ci­na­ba co­mo un ni­ño vien­do las lu­ces de la vic­to­ria que le da­ban las en­cues­tas, tras la sen­ten­cia del ca­so Gür­tel--, pro­nun­ció cin­co fra­ses que que­da­rán pa­ra la his­to­ria, no so­lo pa­ra su his­to­ria per­so­nal, sino pa­ra la his­to­ria de Mariano Ra­joy del PP, y pa­ra la his­to­ria de Pe­dro Sán­chez del PSOE. Es­tas fra­ses fue­ron: «Hay un an­tes y un des­pués en nues­tra re­la­ción con el Gobierno». «La le­gis­la­tu­ra es­tá li­qui­da­da». «Los es­pa­ño­les se me­re­cen un Gobierno lim­pio que les ga­ran­ti­ce es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca». «Que­re­mos elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das». «Di­mi­ta, Sr. Ra­joy».

Por ello, y pa­ra ello, el as­tu­to Pe­dro Sán­chez, apro­ve­chan­do la de­bi­li­dad del atur­di­do Mariano Ra­joy, lan­zó to­dos sus ten­tácu­los opor­tu­nis­tas al con­glo­me­ra­do de par­ti­dos, que, co­mo bue­nos cor­ti­je­ros, desea­ban arri­mar el as­cua a su sar­di­na, y, por esa as­tu­cia mos­tra­da, a sa­bien­das que ca­da uno que­ría sa­car ta­ja­da del atur­di­mien­to de Mariano Ra­joy, de su Gobierno y de sus dipu­tados, ven­dió muy bien la bu­rra con si­gi­lo y sa­ga­ci­dad, ofre­cién­do­le, a to­dos, el oro y el mo­ro. Y así, ocu­rrió lo que ocu­rrió. El fren­te po­pu­lar con­si­guió su fe­li­ci­dad al re­ci­bir sus mi­ga­jas; el PP en la opo­si­ción y des­com­pues­to tras la hui­da de Mariano Ra­joy; Ciu­da­da­nos, en la cu­ne­ta, ob­nu­bi­la­dos por su proeza; y Pe­dro Sán­chez, sin ser dipu­tado, ga­na la mo­ción de cen­su­ra, y es proclamado pre­si­den­te del Gobierno de Es­pa­ña, go­ber­nan­do co­mo un ma­ra­já en su pa­la­cio, apli­can­do las anacró­ni­cas he­ren­cias de ZP. ¡To­ma ya!

Aho­ra, por aque­llo de aque­llas va­ras, es­tas me­di­das, los que han ga­na­do, ce­le­bran­do sus vic­to­rias, y los per­de­do­res, hun­di­dos en la de­ses­pe­ra­ción del fra­ca­so. Per­de­do­res a los que hay que de­cir­les: ¡Ahí te­néis lo que hay y no os que­jéis con ay!

H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.