El hé­roe y el ‘nue­ve’ sin gol

Mand­zu­kic im­pul­sa a Croa­cia mien­tras Gi­roud no ha vis­to puer­ta en ocho ho­ras

Córdoba - - DEPORTES - RAÚL PANIAGUA @Co­rDe­por­tes MOS­CÚ (RU­SIA)

Su imagen en el tú­nel de ves­tua­rios an­tes de em­pe­zar la se­mi­fi­nal con­tra In­gla­te­rra ya im­pac­ta­ba. Con la mi­ra­da fi­ja apun­tan­do al ho­ri­zon­te, con­cen­tra­do al má­xi­mo, co­mo si es­tu­vie­ra ca­brea­do con el mun­do. Ma­rio Mand­zu­kic (Sla­vons­ki Brod, 32 años) re­pre­sen­ta co­mo na­die el or­gu­llo croa­ta. No tie­ne el ta­len­to de com­pa­ñe­ros de ge­ne­ra­ción co­mo Mo­dric, Ra­ki­tic y Pe­ri­sic, pe­ro es un gue­rre­ro in­can­sa­ble.

Des­de muy pe­que­ño tu­vo que su­pe­rar ad­ver­si­da­des, vi­vió de cer­ca los dis­pa­ros de la gue­rra y aho­ra es un ído­lo. Su gol en el mi­nu­to 109 ja­más lo ol­vi­da­rá. Los 4,2 mi­llo­nes de croa­tas, el se­gun­do país me­nos po­bla­do que al­can­za la fi­nal de un Mun­dial tras Uru­guay, tam­po­co.

Ha­bía co­men­za­do la se­gun­da par­te de la pró­rro­ga y Croa­cia es­ta­ba en­cen­di­da. Veía a In­gla­te­rra des­trui­da, pe­ro fal­ta­ba el gol­pe fi­nal. Un ca­be­za­zo de Pe­ri­sic al área pi­lló des­pis­ta­do al osa­do Sto­nes y Mand­zu­kic no fa­lló. Era el gol de su vi­da, el tan­to más im- por­tan­te de una tra­yec­to­ria con más de una dé­ca­da en la se­lec­ción y ba­ta­llas en cua­tro Li­gas: Croa­cia (Di­na­mo de Za­greb), Ale­ma­nia (Wolfs­bur­go, Ba­yern de Mú­nich), Es­pa­ña (Atlé­ti­co) e Ita­lia (Ju­ven­tus de Tu­rín).

«HUE­VOS CO­MO UN TO­RO»

El año pa­sa­do mar­có en la fi­nal de Cham­pions con­tra el Ma­drid, pe­ro su ex­ce­len­te tan­to a Key­lor Navas no sir­vió de na­da (4-1). Tam­bién fir­mó un do­ble­te es­te cur­so en el Ber­na­béu, de nue­vo con fi­nal tris­te. La glo­ria la en­con­tró en San Petersburgo. Ese gol per­mi­tió su­pe­rar el re­gis­tro de sus maes­tros de 1998, aque­lla ge­ne­ra­ción co­man­da­da por su gran re­fe­ren­te, el ex­ma­dri­dis­ta Da­vor Su­ker. «Ma­rio es muy gran­de. Tie­ne los hue­vos co­mo el to­ro que hay en las ca­rre­te­ras de An­da­lu­cía», di­jo el ac­tual pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción croa­ta y pi­chi­chi del Mun­dial ce­le­bra­do en Fran­cia ha­ce 20 años. «Es in­creí­ble. Creo que aún no so­mos cons­cien­tes de lo que es­tá pa­san­do. No es un mi­la­gro, pe­ro he­mos al­can­za­do al­go que so­lo los gran­des ju­ga­do­res pue­den con­se­guir. Es el triun­fo del co­ra­zón. En la fi­nal sal­dre­mos co­mo leo­nes», re­fle­xio­nó el hé­roe croa­ta.

Esos mo­men­tos de éx­ta­sis con­tras­tan con el do­lor de su infancia, mar­ca­da por la gue­rra de los Bal­ca­nes, igual que la de mu­chos com­pa­ñe­ros, em­pe­zan­do por el ca­pi­tán Mo­dric. En sus ta­tua­jes de los bra­zos y es­pal­da que­dan las mar­cas de aque­llos tiem­pos, con fra­ses de gue­rra que re­fle­jan las du­ras ex­pe­rien­cias de su vi­da. Ese san­grien­to con­flic­to (19912001) lle­vó a su fa­mi­lia a Ale­ma­nia. Allí dio sus pri­me­ros pa­sos en un club cer­cano a Stutt­gart (TSF Dit­zin­gen). Con 12 años vol­vió a ca­sa y co­men­zó su ca­mino en el NK Mar­so­nia de Se­gun­da. Sus pe­leas con téc­ni­cos, árbitros o los pro­pios com­pa­ñe­ros han mar­ca­do la ca­rre­ra de un ti­po cla­ro y di­rec­to den­tro y fue­ra del cam­po.

CON GUAR­DIO­LA Y SI­MEO­NE

Con el Ba­yern al­can­zó la cús­pi­de ga­nan­do la Cham­pions, pe­ro no so­por­tó el fi­cha­je de Le­wan­dows­ki y cam­bió de ai­res. Guar­dio­la coin­ci­dió con el arie­te una tem­po­ra­da y que­dó ma­ra­vi­lla­do por su ca­pa­ci­dad de sa­cri­fi­cio. «No hay na­die que se es­fuer­ce más, que aca­be más ro­to los par­ti­dos, por eso es el me­jor», co­men­ta­ba Pep. Si­meo­ne se lo lle­vó a su ejér­ci­to

del Atlé­ti­co, en el que ba­jó su ni­vel. En la Ju­ven­tus, en cam­bio, re­cu­pe­ró des­pués ese ins­tin­to ase­sino, esa ca­ra in­gra­ta y fe­roz. Su­ma tres tem­po­ra­das en Ita­lia y aho­ra es­pe­ra co­ro­nar­se en Mos­cú. Con 32 go­les en 88 par­ti­dos es el se­gun­do má­xi­mo go­lea­dor de la his­to­ria de la se­lec­ción croa­ta, so­lo su­pe­ra­do por Su­ker. En Ru­sia ha mar­ca­do dos tan­tos.

DE­FEN­SA DE DES­CHAMPS

El do­min­go ten­drá en­fren­te a otro arie­te de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas, pe­ro me­nos in­ti­mi­dan­te. Oli­vier Gi­roud, de 31 años, es el nue­ve de Fran­cia. Aún no se ha es­tre­na­do en el tor­neo, pe­ro si­gue sien­do una pie­za in­dis­pen­sa­ble pa­ra Didier Des­champs. Fue su­plen­te en el de­but an­te Aus­tra­lia, en­tró en el mi­nu­to 70 y nun­ca más sa­lió del on­ce.

Diez go­les lle­van los bleus en el Mun­dial y nin­guno de su nue­ve, que ha re­ma­ta­do 14 ve­ces sin nin­gu­na pun­te­ría. Griez­mann y Mbap­pé se lle­van el pro­ta­go­nis­mo. «El equi­po lo ne­ce­si­ta aun­que no ha­ga go­les, es útil en ata­que, pe­ro tam­bién en de­fen­sa», cuen­ta Des­champs.

Las es­ta­dís­ti­cas no sus­ten­tan sus de­ci­sio­nes, ya que el ju­ga­dor del Chel­sea su­ma 465 mi­nu­tos en el tor­neo (cer­ca de ocho ho­ras) y un so­lo ti­ro a puer­ta. Una asis­ten­cia en oc­ta­vos es su úni­ca apor­ta­ción des­ta­ca­ble, da­tos que con­tras­tan con la efi­ca­cia de otros nue­ves co­mo Ka­ne o Lu­ka­ku. «Tra­to de ge­ne­rar es­pa­cios a mis so­cios y ju­gar pa­ra ellos. No he mar­ca­do pe­ro he par­ti­ci­pa­do de al­gu­na ma­ne­ra en tres go­les. No me sien­to frus­tra­do. Es­pe­ro mi turno», ase­gu­ra el pun­ta. En la Pre­mier, em­pe­zó el cur­so con el Ar­se­nal (4 go­les) y lo aca­bó en el Chel­sea (3), de­jan­do en el ban­qui­llo a Mo­ra­ta.

lO QUE APOR­TA

El de­lan­te­ro del Chel­sea arran­có el tor­neo des­de el ban­qui­llo en la vic­to­ria an­te Aus­tra­lia. Des­champs de­ci­dió arran­car el Mun­dial con un tri­den­te arri­ba, con­for­ma­do por Dem­bé­lé (iz­quier­da), Griez­mann (cen­tro) y Mbap­pé (de­re­cha), pe­ro no sa­lió bien. Griez­mann es­tu­vo des­apa­re­ci­do, co­mo le pa­só en la pri­me­ra par­te de la tem­po­ra­da en el Atlé­ti­co, cuan­do Si­meo­ne lo co­lo­có co­mo re­fe­ren­te arri­ba. An­toi­ne se pier­de en esa po­si­ción y cae al os­tra­sis­mo al no to­car balones, y Des­champs se dio cuen­ta. Des­de aquel par­ti­do Gi­roud ocu­pó la po­si­ción de re­fen­te arri­ba dan­do li­ber­tad a Griez­mann y de­vol­vien­do a es­te su me­jor ver­sión. El del Atlé­ti­co se mue­ve por to­dos los fren­tes en ata­que y es el gran ca­na­li­za­dor del jue­go ofen­si­vo de Fran­cia. Ade­más, Mbap­pé tam­bién se apro­ve­cha del tra­ba­jo de Oli­vier, ya que es­te fi­ja a los cen­tra­les

lA COM­PA­RA­CIÓN CON GUI­VARCH

Has­ta Henry ha re­mar­ca­do la es­ca­sa ca­li­dad de Gi­roud. No es al­go nue­vo en los bleus, que fue­ron cam­peo­nes en 1998 con Gui­varch co­mo re­fe­ren­cia. Ai­mé Jac­quet lo pre­fe­ría por de­lan­te de los jó­ve­nes Henry y Tre­ze­guet. Ni un tan­to mar­có el en­ton­ces ju­ga­dor del Au­xe­rre, que se mar­chó lue­go al News­castle. Su pa­so por la Pre­mier fue ne­fas­to y aca­bó de­jan­do el fút­bol pa­ra de­di­car­se a un ne­go­cio de pis­ci­nas. Los más su­pers­ti­cio­sos se aga­rran a esa com­pa­ra­ción co­mo al­go po­si­ti­vo. Tam­bién re­cuer­dan el 2006, cuan­do Fran­cia dis­pu­tó la fi­nal con Go­vou arri­ba. El pun­ta del Lyón se que­dó a ce­ro y el tí­tu­lo se lo lle­vó Ita­lia en la tan­da de pe­nal­tis. Aun­que cuen­ta con la to­tal con­fian­za de Des­champs, las ca­ras de de­ses­pe­ra­ción de Oli­vier Gi­roud fue­ron evi­den­tes an­te Bél­gi­ca. Su úl­ti­mo tan­to con la se­lec­ción fue el 28 de ma­yo pa­sa­do en el amis­to­so an­te Ir­lan­da y en las re­des so­cia­les ya ha si­do apo­da­do co­mo el Gon­za­lo Hi­guaín de Fran­cia. En Ru­sia 2018 ni si­quie­ra es­tá Ka­rim Ben­ze­ma, que no jue­ga con los des­de el 8 de oc­tu­bre del 2015. Ese día, el del Chel­sea, hi­zo un do­ble­te an­te el com­bi­na­do de Ar­me­nia. Han pa­sa­do ca­si tres años y sin el de­lan­te­ro del Ma­drid los ga­los lle­van dos fi­na­les con­se­cu­ti­vas. El do­min­go, mar­que o no, tam­po­co hay du­das: Gi­roud se­rá el nue­ve.

Ca­da uno en su es­ti­lo, Mand­zu­kic (aquí ce­le­bran­do el gol) y Gi­roud (a la de­re­cha, la­men­tán­do­se) apor­tan co­sas po­si­ti­vas a sus res­pec­ti­vas se­lec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.