Des­pe­di­da de Pa­di­lla a hom­bros

Córdoba - - TOROS - PA­CO AGUA­DO cor­do­ba1@el­pe­rio­di­co.es PAM­PLO­NA

Des­pués de su enési­mo y apa­ra­to­so per­can­ce, en el es­pa­cio de ape­nas cin­co días la suer­te com­pen­só ayer a Juan Jo­sé Pa­di­lla con una triun­fal, fe­liz y apa­ci­ble des­pe­di­da de la pla­za de Pam­plo­na, cor­tan­do cua­tro ore­jas y sa­lien­do a hom­bros con Ro­ca Rey, que vol­vió a pa­sear otras tres con gran ro­tun­di­dad. La pla­za en­te­ra, esa Mo­nu­men­tal de Pam­plo­na de la que es ído­lo y le ha vis­to triun­far des­de ha­ce 19 años, se vol­có con el de Je­rez en cuan­to pi­só la are­na lu­cien­do un pa­ñue­lo en la ca­be­za, pa­ra ocul­tar y pro­te­ger la am­plia ci­ca­triz que le de­jó el to­ro que el pa­sa­do do­min­go le des­pren­dió gran par­te del cue­ro ca­be­llu­do.

Pe­ro so­bre to­do fue la for­tu­na, tan­tas ve­ces es­qui­va en for­ma de tre­men­das cor­na­das co­mo nau­fra­gios y ca­ño­na­zos, la que le ayu­dó en es­ta úl­ti­ma sin­gla­du­ra con el vien­to a fa­vor de dos bra­vos, no­bles y cla­ros to­ros de Jan­di­lla, que se lo hi­cie­ron to­do más fá­cil. Con cua­tro lar­gas cam­bia­das de ro­di­llas re­ci­bió Pa­di­lla al cas­ta­ño pri­me­ro, que ya des­de en­ton­ces mos­tró su ex­ce­len­te con­di­ción, em­bis­tien­do con un rít­mi­co y en­tre­ga­do ga­lo­pe a to­dos los ci­tes y en to­dos los te­rre­nos. La pla­za rom­pió ya a ova­cio­nar tan de­ci­di­do sa­lu­do y no de­jó de ha­cer­lo du­ran­te el buen ter­cio de ban­de­ri­llas que eje­cu­tó el pro­pio ma­ta­dor, en el ini­cio tam­bién de ro­di­llas del ter­cio de muer­te... y en un mu­le­teo pul­cro, li­viano y ani­mo­so, tam­bién po­pu­lis­ta, en el que el gran to­ro de Jan­di­lla, po­cas ve­ces apu­ra­do, pu­so tan­to o más que el to­re­ro pa­ra el éxi­to fi­nal tras una es­to­ca­da en los me­dios. Dos ore­jas, inevi­ta­ble­men­te, le die­ron a Pa­di­lla, que ase­gu­ra­ba así la sa­li­da a hom­bros, y que se su­ma­ron a las otras dos, tam­bién de am­plia ge­ne­ro­si­dad, que le die­ron del cuar­to, otro to­ro con ca­li­dad aun­que al­go me­di­do de fuer­zas. El tras­teo de Pa­di­lla con es­te tu­vo me­nos chis­pa, y me­nos co­ro de aplau­sos mien­tras la gen­te se de­di­ca­ba a la me­rien­da y a res­guar­dar­se de la llu­via, so­lo que al­gu­nos ador­nos y alar­des más, aña­di­dos a otra es­to­ca­da efec­ti­va desata­ron no so­lo los pa­ñue­los sino tam­bién los cán­ti­cos y los ges­tos sen­ti­men­ta­les de Pa­di­lla y su pú­bli­co du­ran­te una fe­liz vuel­ta al rue­do.

Pa­di­lla fue, de an­te­mano, el gran pro­ta­go­nis­ta de la tar­de, aun­que Ro­ca Rey, acep­tan­do la si­tua­ción, no qui­so por ello des­apro­ve­char la oca­sión pa­ra de­jar de nue­vo la que ya es una pro­fun­da hue­lla en­tre la afi­ción iru­ñe­sa, has­ta el pun­to de que cor­tó, con con­tun­den­cia y sin sen­si­ble­ría, tres ore­jas a ley pa­ra sa­lir con el

pi­ra­ta por la puer­ta del en­cie­rro. Sus dos fae­nas es­tu­vie­ron mar­ca­das otra vez por una apa­bu­llan­te so­li­dez, por una fir­me­za de plan­tas irre­nun­cia­ble, con la que aca­bó so­me­tien­do, tras sus con­sa­bi­dos mu­le­ta­zos por la es­pal­da, la as­pe­re­za ame­na­zan­te de dos to­ros que se de­ba­tie­ron en­tre la cas­ta y el tem­pe­ra­men­to. Con ese fé­rreo va­lor que pa­re­ce no des­gas­tar­se, aun­que con cier­tas la­gu­nas téc­ni­cas, el pe­ruano se lle­vó una ore­ja de su pri­me­ro y, en el con­tex­to de la tar­de, dos in­con­tes­ta­bles del sex­to, que fue sin du­da el peor y el más agrio de la co­rri­da.

Ca­ye­tano, por su par­te, tam­bién to­có pe­lo, una ore­ja de me­nor ca­li­bre del quin­to, que, co­mo el an­te­rior jan­di­lla de su lo­te, tu­vo más mo­vi­li­dad que cla­se y al que, igual­men­te, to­reó por mo­men­tos con com­pos­tu­ra y asien­to pe­ro sin le­van­tar pa­sio­nes.

JE­SÚS DI­GES/ EFE

Pa­di­lla sa­le por la puer­ta gran­de tras des­pe­dir­se de Pam­plo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.