Una pla­ya en la dehe­sa Fer­nán­dez

Córdoba - - OPINIÓN - MA­NUEL

Econ­trar­se con la pla­ya en mi­tad de la dehe­sa es un mi­la­gro que pue­de ver­se en la Fe­ria de los Mu­ni­ci­pios que se ce­le­bra has­ta ma­ña­na en la Dipu­tación. Y a jó­ve­nes sen­ta­dos en sus ha­ma­cas ba­jo las som­bri­llas, jun­to a las toa­llas y el ama­ri­llo co­lor de la are­na, su­bien­do en fo­tos la ima­gi­na­ción de El Vi­so de los Pe­dro­ches a In­ter­net. Los pue­blos son la so­le­dad y el frío ca­si im­po­si­ble en in­vierno, y un al­to ni­vel de pa­ro y ne­ce­si­da­des en su ma­yo­ría. Pe­ro hay mo­men­tos pa­ra to­do. Pa­ra la be­lle­za, el ar­te y la gas­tro­no­mía, que qui­zá en de­ma­sía --al ser gratis--- prac­ti­can ciu­da­da­nos in­tere­sa­dos no so­lo en la ar­qui­tec­tu­ra de la pro­vin­cia. Por eso se pue­de con­tem­plar, con la ale­gría de la con­se­cu­ción de un lo­gro justo, el car­tel de la Dan­za de los Lo­cos y Bai­le del Oso de Fuen­te Ca­rre­te­ros al la­do de su no­ví­si­mo tí­tu­lo de pue­blo tras ha­ber de­ja­do de ser en­ti­dad lo­cal au­tó­no­ma. En­trar en la Fe­ria de los Mu­ni­ci­pios es aden­trar­se en la iden­ti­dad de ca­da uno de los pue­blos que sus ve­ci­nos ex­po­nen en una mues­tra que pa­ra na­da abu­rre sino que sor­pren­de por su atrac­ti­vo. Co­mo el be­lén vi­vien­te de Na­val­cuer­vo, la al­dea de Fuen­te Obe­ju­na, en­cla­va­da en un pa­ra­je de dehe­sa de encinar, pe­ro sin pla­ya cer­ca­na aun­que sí ri­ca en agua. O la ru­ta de los dól­me­nes de Bel­mez, pue­blo con Es­cue­la Uni­ver­si­ta­ria Po­li­téc­ni­ca, Obe­jo y su dan­za de las es­pa­das, que en Vi­lla­ral­to tam­bién bai­la­mos en los años cin­cuen­ta, o Villanueva del Rey, el co­ra­zón de Sie­rra Mo­re­na, el úl­ti­mo pai­sa­je de Miguel Ble­sa. Mon­to­ro es un pa­raí­so cin­co es­tre­llas, se­gún sus fo­lle­tos de tu­ris­mo, y Bu­ja­lan­ce, aquel po­bla­do por don­de pa­sa­ba la cal­za­da ro­ma­na que unía Cor­du­ba con Cás­tu­lo, al­go cer­cano a los mon­tes comunales de Ada­muz don­de se en­cuen­tra el po­bla­do de Al­ga­lla­rín, por don­de Pe­dro Abad lu­ce su mez­qui­ta Bas­ha­rat y su san­ta Ra­fae­la María, cer­ca de Vi­lla del Río, la puer­ta de Cór­do­ba. Es de noche y me ima­gino la pro­vin­cia de Cór­do­ba. Un es­pa­cio pa­ra so­ñar. Co­mo la pla­ya de la dehe­sa de El Vi­so de los Pe­dro­ches. H

«Es un mi­la­gro que

pue­de ver­se en la Fe­ria de los Mu­ni­ci­pios en la Dipu­tación»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.