El tras­la­do de los res­tos de Fran­co

Córdoba - - OPINIÓN -

El tras­la­do de los res­tos de Fran­cis­co Fran­co des­de el va­lle de los Caí­dos has­ta un des­tino que de mo­men­to es in­cier­to --a pe­sar de los ofre­ci­mien­tos que van sur­gien­do­se es­tá con­vir­tien­do en una odi­sea po­lí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal. De to­dos los men­sa­jes, so­lo que­da cla­ra la in­ten­ción del Go­bierno de im­pe­dir que sean en­te­rra­dos en un lu­gar que pue­da con­ver­tir­se en cen­tro de pe­re­gri­na­ción y exal­ta­ción de la fi­gu­ra del dic­ta­dor. Al con­flic­to po­lí­ti­co se su­man otras cues­tio­nes. Di­ver­sos téc­ni­cos que ase­so­ran al Go­bierno cal­cu­lan que es­te epi­so­dio, que ha ad­qui­ri­do ca­rac­te­res de cu­le­brón, no po­drá con­cluir an­tes de fin de año, de­bi­do a la mul­ti­tud de pa­sos ad­mi­nis­tra­ti­vos (ale­ga­cio­nes, re­cur­sos, et­cé­te­ra) que hay que cum­plir pa­ra no dar un pa­so en fal­so. Si es así, ha­brán trans­cu­rri­do más de cua­tro me­ses des­de que el Eje­cu­ti­vo ini­cia­ra los trá­mi­tes a fi­na­les del pa­sa­do agos­to. Aun­que el Go­bierno ha­ya po­di­do co­me­ter al­gún error en es­te asun­to, los res­pon­sa­bles de tan lar­ga tra­mi­ta­ción son los fa­mi­lia­res del dic­ta­dor, que no han ce­sa­do de po­ner di­fi­cul­ta­des. Aun­que ten­gan de­re­cho a ago­tar to­dos los re­cur­sos legales, su ac­ti­tud no de­ja de ser de una arro­gan­cia in­jus­ti­fi­ca­ble. El Eje­cu­ti­vo de­be in­ten­tar aca­bar cuan­to an­tes con es­te asun­to y apro­bar lo más pron­to po­si­ble la mo­di­fi­ca­ción de la ley de me­mo­ria his­tó­ri­ca que de­be im­pe­dir que Fran­co sea en­te­rra­do en un lu­gar pú­bli­co y cén­tri­co co­mo la ca­te­dral de la Al­mu­de­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.