«Hay que ac­tuar en cuan­to ha­ya in­di­cios, pa­ra que la víc­ti­ma no lo sea tam­bién de los erro­res del sis­te­ma»

Córdoba - - OPINIÓN -

Es­to pue­de ocu­rrir. Da­mos por sen­ta­do que nin­gún do­cen­te alien­ta a los es­tu­dian­tes que ha­cen da­ño a sus com­pa­ñe­ros. En aque­llos años no ha­bía pro­to­co­los de ac­tua­ción. Los de­nun­cian­tes con­si­guie­ron que el Juz­ga­do de Me­no­res con­de­na­ra a los tres agre­so­res iden­ti­fi­ca­dos, pe­ro no al cen­tro edu­ca­ti­vo. En el 2010, la fa­mi­lia y su abo­ga­da de­ci­die­ron se­guir ade­lan­te en otras ins­tan­cias ju­di­cia­les has­ta que han con­se­gui­do la ac­tual sen­ten­cia con­de­na­to­ria. Ca­be re­sal­tar el em­pe­ño de la fa­mi­lia, pues no es fá­cil aguan­tar es­tos lar­gos pro­ce­sos. La con­se­je­ra de Edu­ca­ción, Sonia Ga­ya, anun­ció en Cór­do­ba que la Jun­ta no re­cu­rri­rá la sen­ten­cia del TSJA, una de­ci­sión ra­zo­na­ble, pues aun­que no ali­via el do­lor su­fri­do, al me­nos es una re­pa­ra­ción.

Si esos ca­sos eran gra­ves an­tes, hoy son peo­res, pues las re­des so­cia­les per­mi­ten a los agre­so­res man­te­ner de for­ma in­ce­san­te la per­se­cu­ción. Es pre­ci­so es­tar aler­ta, edu­can­do en las fa­mi­lias y es­cue­las, pe­ro tam­bién vi­gi­lan­do el po­si­ble desa­rro­llo en los jó­ve­nes de es­tas con­duc­tas agre­si­vas e in­hu­ma­nas que des­tru­yen la con­vi­ven­cia, siem­bran el te­rror y aca­ban con la au­to­es­ti­ma de otros jó­ve­nes. To­dos po­de­mos ha­cer al­go pa­ra fre­nar­lo, pe­ro la ad­mi­nis­tra­ción, el sis­te­ma ju­di­cial y el sis­te­ma edu­ca­ti­vo de­ben ser los pri­me­ros. Y, co­mo ejem­plo po­si­ti­vo, la crea­ción de la ini­cia­ti­va pio­ne­ra Cór­do­ba Su­ma, que plan­tea una alian­za so­cial pa­ra pre­ve­nir y abor­dar los ca­sos de bull­ying en los co­le­gios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.