No ten­go edad

Córdoba - - OPINIÓN -

Vi­vi­mos un tiem­po en el que to­do el mun­do quie­re cum­plir más años pe­ro na­die quie­re ser vie­jo, y de ahí to­da la man­dan­ga que se traen far­ma­céu­ti­cas y la­bo­ra­to­rios por ha­cer que los abue­los pa­rez­can chi­qui­llos. Los pro­duc­tos an­ti­aging inun­dan el mer­ca­do y tal con­sig­na ayu­da a ven­der un­güen­tos y bo­le­tos pa­ra los gim­na­sios, y a esos can­tos y eti­que­tas ya es­ta­mos ha­bi­tua­dos has­ta que la ocu­rren­cia de un vie­jo ri­jo­so ho­lan­dés le ha da­do una vuelta más al jue­go de las apa­rien­cias. Co­mo las no­ti­cias ton­tu­cias vue­lan y sa­len en los te­le­dia­rios, su­pon­go que ya sa­brán de que les ha­blo, aun­que so­me­ra­men­te les re­su­mo: un ju­bi­la­ta ho­lan­dés, de 69 años, ha pre­sen­ta­do en el juz­ga­do de su ciu­dad, Arn­hem (al su­r­es­te de Ams­ter­dam), una pe­ti­ción for­mal pa­ra que le re­ba­jen la edad vein­te años. Pre­ten­de el buen se­ñor que esa re­duc­ción de su edad cons­te en su do­cu­men­ta­ción ofi­cial pa­ra apa­re­cer con los cua­ren­ta y nue­ve ta­cos que quie­re apa­ren­tar. El ob­je­ti­vo de es­ta in­sen­sa­tez, pues es no hay ma­yor qui­me­ra que pre­ten­der pa­rar el tiem­po, no es otro que triun­far en el Tin­der, una red so­cial pa­ra li­gar rá­pi­do sal­tán­do­se to­dos los pa­sos pre­vios, co­pas y pa­seos de una re­la­ción, di­ga­mos, con­ven­cio­nal. No ten­go nin­gu­na ex­pe­rien­cia en es­te ti­po de li­gue pe­ro sí que he oí­do ha­blar ma­ra­vi­llas de los re­sul­ta­dos de es­te sis­te­ma de re­la­cio­nar­se has­ta el fi­nal. Ha­blan y no pa­ran los hom­bres a los que he oí­do re­la­tar sus his­to­rias de se­duc­ción has­ta el ca­tre. Os­car Wil­de, dandy, se­duc­tor y enamo­ra­di­zo de­cía que «el pro­ble­ma de la ve­jez no es en­ve­je­cer sino que­rer se­guir sien­do jo­ven», por­que lo más pro­ba­ble es que ha­ga el ri­dícu­lo, y del ri­dícu­lo co­mo de­cía Pla, vie­jo gru­ñón, nun­ca se vuel­ve. Su­pon­go que es­te se­xa­ge­na­rio, más las­ci­vo que un chi­vo des­te­ta­do, de­be an­dar a dos ve­las en ba­ta­llas de amor y cam­pos de plu­ma, pues du­do que cuan­do dos en­tren en fae­na, y si la co­sa fun­cio­na y la tem­pe­ra­tu­ra sube, al­guno de ellos de­ten­ga la ma­nio­bra pa­ra com­pro­bar la edad del otro en el car­net de iden­ti­dad, más bien irán por otros de­rro­te­ros la com­pro­ba­ción y re­vi­sión del fu­se­la­je. «No ha­ce fal­ta el hom­bre del tiem­po pa­ra sa­ber de que la­do so­pla el vien­to». Pues ocu­rre lo mis­mo en lo to­can­te a las ca­len­tu­ras del ho­lan­dés con el ce­lo ca­gón. Gi­glio­la Cin­quet­ti can­ta­ba Non ho l’etá (No ten­go edad) y to­dos nos creía­mos eter­nos por­que era­mos jó­ve­nes; mas la vi­da pa­sa y los años pe­san y la ve­jez lle­ga y nos col­ma de acha­ques si no de ma­les peo­res. Las pa­sio­nes vi­vi­das, ade­más de ali­men­tar los re­cuer­dos, de­be­rían en­se­ñar­nos a ra­zo­nar con sen­sa­tez pe­ro no siem­pre es así, co­mo de­mues­tra la pre­ten­sión de es­te ho­lan­dés erran­te y erra­do que en­mas­ca­ran­do su edad sue­ña con li­gar más.

* Pe­rio­dis­ta

H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.