La difícil mi­sión en­tre los jó­ve­nes

Córdoba - - OPINIÓN - ANTONIO

sio­nes apro­ba­das por los pa­dres si­no­da­les. Fran­cis­co ce­rró el Sí­no­do con la cer­te­za de que «fue una bue­na ven­di­mia y pro­me­te buen vino». ¿Y cuá­les se­rían los prin­ci­pa­les acen­tos, las lí­neas de estilo pas­to­ral que el do­cu­men­to y el mis­mo Sí­no­do pro­po­nen pa­ra aco­me­ter, con re­no­va­das fuer­zas, el desafío pas­to­ral con los jó­ve­nes de hoy? Tres, en con­cre­to. Pri­me­ro, «ca­mi­nar con ellos, es­tar con ellos». La pas­to­ral de la pre­sen­cia y del acom­pa­ña­mien­to ha de ser la cla­ve. Y es que, ade­más, so­lo es­tan­do y ca­mi­nan­do con los jó­ve­nes, la Igle­sia po­drá es­cu­char­los ade­cua­da­men­te. Y des­de es­ta es­cu­cha, lle­gar al en­cuen­tro, al diá­lo­go y a la pre­sen­ta­ción y aco­gi­da de la pro­pues­ta cris­tia­na. En se­gun­do lu­gar, la im­por­tan­cia de la es­cu­cha a to­dos y en­tre to­dos, que ha de ir acom­pa­ña­da de la pro­xi­mi­dad, co­mo sub­ra­yó Fran­cis­co en su ho­mi­lía de la úl­ti­ma eu­ca­ris­tía. Una pro­xi­mi­dad, un ha­cer­se pró­ji­mos y pró­xi­mos, co­mo vi­si­bi­li­za­ción de un estilo pas­to­ral de en­car­na­ción, in­cul­tu­ra­ción, mi­se­ri­cor­dia e in­clu­sión ha­cia la en­te­ra reali­dad y pro­ble­má­ti­ca de los jó­ve­nes. Pro­xi­mi­dad que sig­ni­fi­ca igual­men­te no re­cha­zar a na­die por sus con­vic­cio­nes, creen­cias o in­cli­na­cio­nes se­xua­les. Pro­xi­mi­dad que es asi­mis­mo un re­no­va­do com­pro­mi­so por se­guir tra­ba­jan­do pa­ra que ca­da vez se re­co­noz­ca y valore más y me­jor el pa­pel y la mi­sión de la mu­jer en la so­cie­dad y en la Igle­sia, in­clui­dos los pro­ce­sos de to­mas de de­ci­sión. Ter­ce­ro, el tes­ti­mo­nio, la cohe­ren­cia e in­te­gri­dad de vi­da, que han de ser im­pres­cin­di­bles y esen­cia­les a nues­tro estilo mi­sio­ne­ro. «Cuán­tas ve­ces --di­jo tam­bién el Pa­pa en su ho­mi­lía fi­nal-- la gen­te sien­te más el pe­so de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes que la pre­sen­cia ami­ga de Je­sús. «Es­cu­char, ha­cer­se pró­ji­mos, tes­ti­mo­niar» se­rán las tres ac­ti­tu­des que de­be­re­mos te­ner en la difícil mi­sión con los jó­ve­nes. La fe es una cues­tión de en­cuen­tro, no de teo­ría. En el en­cuen­tro, Je­sús pa­sa. En el en­cuen­tro pal­pi­ta el co­ra­zón de la Igle­sia. «En­ton­ces, sub­ra­ya Fran­cis­co, lo que se­rá efi­caz es nues­tro tes­ti­mo­nio de vi­da, no nues­tros ser­mo­nes».

* Sa­cer­do­te y pe­rio­dis­ta

H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.