Fútbol en los pa­tios de re­creo

Córdoba - - OPINIÓN -

La ho­ra del re­creo es el mo­men­to de ex­pan­sión que tie­nen ni­ñas y ni­ños pa­ra re­la­cio­nar­se li­bre­men­te en­tre sus igua­les. Es un es­pa­cio com­par­ti­do, pe­ro no en igual pro­por­ción; mien­tras los ni­ños dis­po­nen del 80% del es­pa­cio fí­si­co pa­ra desa­rro­llar su afi­ción fa­vo­ri­ta, que es el fútbol, las ni­ñas y ni­ños que no jue­gan al fútbol se han acos­tum­bra­do a an­dar por los es­ca­sos hue­cos li­bres que les que­dan, y si se atre­ven a co­rrer por me­dio de la pis­ta en sus jue­gos de ca­rre­ras, se arries­gan, eso sí, a re­ci­bir un ba­lo­na­zo o a ser in­cre­pa­das , di­cién­do­les «que se qui­ten de ahí, que es­tor­ban», por lo que en reali­dad no pue­den ju­gar li­bre­men­te don­de quie­ran sino don­de les de­jan.

De es­ta for­ma, des­de muy pe­que­ños, los ni­ños apren­den y asu­men que el es­pa­cio pú­bli­co les per­te­ne­ce por «de­re­cho pro­pio» e in­cues­tio­na­ble; mien­tras las ni­ñas apren­den que so­lo pue­den ocu­par el es­pa­cio que les de­jan, que se­rá mí­ni­mo; y se acos­tum­bra­rán a pen­sar que ellas no quie­ren más que ha­blar por los rin­co­nes, cuan­do lo cier­to es que se han ha­bi­tua­do a ello por­que las echan de allí co­mo si no les per­te­ne­cie­ra.

Co­noz­co los cen­tros edu­ca­ti­vos de An­da­lu­cía y sé que es­ta es una prác­ti­ca ha­bi­tual que pocas per­so­nas cues­tio­nan. No obs­tan­te, exis­ten al­gu­nos cen­tros que, sien­do cons­cien­tes de es­ta de­sigual­dad, han im­ple­men­ta­do me­di­das pa­ra que los pa­tios de re­creo no sean me­ros cam­pos de fútbol co­mo ocu­rre en gran par­te de los co­le­gios, sino un es­pa­cio de con­vi­ven­cia igua­li­ta­ria. Creo que las au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas, des­de los Pla­nes de Igual­dad, de­ben ga­ran­ti­zar «de fac­to» un uso igua­li­ta­rio del es­pa­cio pú­bli­co y no de­jar­lo al ar­bi­trio de ca­da cen­tro.

En­se­ñar a los ni­ños que han de com­par­tir el es­pa­cio pú­bli­co de for­ma igua­li­ta­ria y a las ni­ñas que tie­nen el mis­mo de­re­cho a uti­li­zar­lo en la mis­ma pro­por­ción, es en mi opi­nión una for­ma de con­tri­buir a que pon­ga­mos las ba­ses pa­ra que la vio­len­cia de gé­ne­ro dis­mi­nu­ya en un fu­tu­ro, pues es­ta­re­mos en­se­ñán­do­les que en la prác­ti­ca y no so­lo en las le­yes, to­das las per­so­nas te­ne­mos el mis­mo de­re­cho de dis­po­ner en igual­dad de con­di­cio­nes del es­pa­cio pú­bli­co y de re­cla­mar­lo con ple­na dig­ni­dad.

María José Es­pino Ber­mell

Cór­do­ba

H

Ni­ños en el pa­tio de re­creo de un co­le­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.