¿Re­gre­so al pa­sa­do?

Córdoba - - OPINIÓN - Pe­dro M. Mar­tí­nez

Cór­do­ba

Cuan­do era un ni­ño, a fi­na­les de los se­ten­ta, es­cu­cha­ba en ca­sa con­ver­sa­cio­nes en las que mis her­ma­nos ma­yo­res to­ma­ban pre­cau­cio­nes al sa­lir por de­ter­mi­na­das zo­nas, por­que ha­bía pan­di­llas de jó­ve­nes que apa­li­za­ban a los que con­si­de­ra­ban «ro­jos» o de­ma­sia­do «mo­der­nos». Eran, su­pon­go, los co­le­ta­zos vio­len­tos de las pos­tri­me­rías del fran­quis­mo que lue­go, al acep­tar la ma­yor par­te de la so­cie­dad las nor­mas de­mo­crá­ti­cas, des­apa­re­cie­ron en su ma­yor par­te. Aho­ra, pa­re­ce que vuel­ven al­gu­nos plan­tea­mien­tos fas­cis­tas, o neo­na­zis o llá­men­los co­mo quie­ren, que se es­tán ex­pre­san­do so­bre to­do en una fe­roz agre­si­vi­dad en las re­des so­cia­les, res­pon­di­dos, des­de el otro ex­tre­mo, por una iz­quier­da ra­di­cal que tam­po­co es nue­va, pues pa­re­ce com­ple­ta­men­te es­ta­li­nis­ta. ¿Cuán­to fal­ta pa­ra que to­do es­to se tra­duz­ca en agre­sio­nes en la ca­lle? Hay al­gu­nas, pocas de mo­men­to, pe­ro la ra­di­ca­li­za­ción y de fal­ta de en­ten­di­mien­to de nues­tra so­cie­dad me pa­re­ce alar­man­te. En Es­pa­ña, en­tre el enor­me da­ño que si­gue ha­cien­do la cri­sis eco­nó­mi­ca y el se­ce­sio­nis­mo ca­ta­lán, se vuel­ve al pa­sa­do de una for­ma que los de­mó­cra­tas y las per­so­nas sim­ple­men­te sen­sa­tas de­be­ría­mos fre­nar.

H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.