Los ba­rrios que na­cie­ron a fi­na­les de los años se­sen­ta

La ciu­dad co­men­zó a ur­ba­ni­zar­se por el su­r­es­te ha­ce cua­tro dé­ca­das pa­ra dar res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des de vi­vien­da que ha­bía en ese mo­men­to

Córdoba - - LOCAL - TE­RE­SA MUÑIZ lo­cal@cor­do­ba.el­pe­rio­di­co.com cIU­DaD

Los ba­rrios de la Fuen­san­ta y San­tua­rio for­man par­te de las nue­vas pro­pues­tas ur­ba­nís­ti­cas que se lle­va­ron a ca­bo en Cór­do­ba a par­tir de los años 60, una dé­ca­da en la que se pro­du­jo un im­por­tan­te flu­jo mi­gra­to­rio del cam­po a la ciu­dad.

Cór­do­ba, co­mo el res­to de ca­pi­ta­les es­pa­ño­las, es­ta­ba su­mi­da en aque­lla épo­ca en un pro­ce­so de ex­pan­sión ur­ba­nís­ti­ca, al ca­lor del Plan Ge­ne­ral de Or­de­na­ción Ur­ba­na de 1958, que pla­nea­ba el cre­ci­mien­to de la ur­be por el su­r­es­te, en una zo­na re­ple­ta de huer­tas si­tua­da jun­to al San­tua­rio de la Fuen­san­ta. Es­te san­tua­rio se fun­dó en 1450 pa­ra con­me­mo­rar un mi­la­gro de la Vir­gen, que li­bró de la en­fer­me­dad a la mu­jer e hi­ja de Gonzalo García con las aguas cu­ra­ti­vas de un po­zo ubi­ca­do don­de hoy se en­cuen­tra el tem­plo, se­gún re­la­ta Teo­do­mi­ro Ra­mí­rez de Are­llano en sus Pa­seos por Cór­do­ba.

El 25 de agos­to de 1964 Dia­rio CÓR­DO­BA in­for­ma­ba con de­ta­lle de las ta­reas de alla­na­mien­to de los te­rre­nos del Po­lí­gono de Fuen­san­ta y San­tua­rio, un to­tal de 44,5 hec­tá­reas. Jun­to a ello con­ta­ba el pro­ce­so de de­rrum­be de las vi­vien­das ubi­ca­das en aque­lla zo­na de huer­tas, «vie­jas car­ca­sas car­co­mi­das por el tiem­po» que ce­de­rían el pa­so a «un nue­vo con­cep­to de la ha­bi­ta­bi­li­dad ur­ba­na». Se tra­ta­ba de una «am­bi­cio­sa obra del Mi­nis­te­rio de la Vi­vien­da que va a dar vi­da real a un grandioso pro­yec­to en nues­tra ciu­dad».

El plan era cons­truir, en una pri­me­ra fa­se, 1.700 vi­vien­das sub­ven­cio­na­das, una ta­rea que el Mi­nis­te­rio con­fió a la Obra Sin­di­cal del Ho­gar y que con­tó con el res­pal­do eco­nó­mi­co de la Ca­ja Pro­vin­cial de Aho­rros.

El Mi­nis­te­rio ve­ló por la lu­cha con­tra la es­pe­cu­la­ción del sue­lo en es­tos te­rre­nos, co­mo qui­so de­jar cla­ro el de­le­ga­do pro­vin­cial del Mi­nis­te­rio de la Vi­vien­da en 1968, Rue­da Se­rrano, en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a Dia­rio CÓR­DO­BA. En ella sub­ra­ya­ba, ade­más, que el Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da es­ta­ba pen­dien­de en aque­lla fe­cha de la ad­ju­di­ca­ción de 16 par­ce­las en la Fuen­san­ta pa­ra la cons­truc­ción de ca­si 540 vi­vien­das, «la ma­yor par­te de las cua­les se han de pro­mo­ver por coo­pe­ra­ti­vas que las tie­nen so­li­ci­ta­das y que han desa­rro­lla­do y van a desa­rro­llar una la­bor so­cial ines­ti­ma­ble».

Las obras se­gui­rían avan­zan­do po­co a po­co y en di­fe­ren­tes fa­ses. La ter­ce­ra in­clu­yó la ur­ba­ni­za­ción de San­tua­rio y la edi­fi­ca­ción de unos edi­fi­cios le­van­ta­dos ba­jo una nue­va fór­mu­la de fi­nan­cia­ción que se ad­ju­di­có en Cór­do­ba por pri­me­ra vez. Es­ta fór­mu­la fa­ci­li­ta­ba a to­dos los tra­ba­ja­do­res en­cua­dra­dos en los an­ti­guos sin­di­ca­tos ver­ti­ca­les la ad­qui­si­ción de sus fu­tu­ras vi­vien­das con unas bue­nas ven­ta­jas de cré­di­to.

Mien­tras, la Ca­ja Pro­vin­cial de Aho­rros se anun­cia­ba en las pá­gi- nas de los pe­rió­di­cos en 1972 pa­ra dar a co­no­cer una pro­mo­ción de 1.190 vi­vien­das en San­tua­rio y Fuen­san­ta aco­gi­das en ré­gi­men de pro­tec­ción ofi­cial sub­ven­cio­na­das.

Se tra­ta­ba de seis ti­pos de pi­sos con una su­per­fi­cie de 70, 80 o 158 me­tros cua­dra­dos, y cu­yos pre­cios se fi­ja­ron en 269.000 pe­se­tas pa­ra los más pe­que­ños, 335.000 pa­ra los me­dia­nos y 662.000 pa­ra los más gran­des.

Las hi­po­te­cas se es­ta­ble­cie­ron en­tre las 2.800 y las 6.000 pe­se­tas men­sua­les, co­mo má­xi­mo, y se ofre­cía a los com­pra­do­res una bo­ni­fi­ca­ción del 90% de la con­tri­bu­ción te­rri­to­rial ur­ba­na du­ran­te vein­te años.

Jun­to a las vi­vien­das, las zo­nas ver­des y es­pa­cios co­mu­nes se le­van­ta­ron im­por­tan­tes equi­pa­mien­tos ve­ci­na­les, co­mo el Club San­tua­rio, que se con­vir­tió en uno de los lu­ga­res más con­cu­rri- dos de la épo­ca. Sus pis­ci­nas y pis­tas de te­nis hi­cie­ron las de­li­cias de los ve­ci­nos en los 70.

En to­tal, se ur­ba­ni­za­ron cer­ca de 10.000 me­tros cua­dra­dos des­ti­na­dos a club so­cial que in­cluía ser­vi­cios va­rios, co­mo res­tau­ran­te, pe­lu­que­ría, sa­lón de ac­tos o bi­blio­te­ca. Hoy esas ins­ta­la­cio­nes, ya mo­der­ni­za­das, for­man par­te del Ins­ti­tu­to Mu­ni­ci­pal de De­por­tes de Cór­do­ba y cua­tro dé­ca­das des­pués de que abrie­ra sus puer­tas con­ti­núa sien­do un es­pa­cio de­por­ti­vo al que ca­da día acu­den cien­tos de cor­do­be­ses.

H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.