La Con­me­bol de­ci­de que el par­ti­do de ida se dis­pu­te hoy a las 20.00 (ho­ra es­pa­ño­la)

Córdoba - - DEPORTES - EFE @Co­rDe­por­tes BUE­NOS AI­RES TO­DA LA LLU­VIA DE UN AÑO

Isa­mu Ka­to ate­rri­zó en Bue­nos Ai­res con un gri­to que no se de­mo­ró en li­be­rar. «Ya vas a ver, no so­mos co­mo los pu­tos de Ri­ver Pla­te», can­to en un es­pa­ñol rús­ti­co. Ha­bía vo­la­do 33 ho­ras. Pe­ro no im­por­ta­ba. A los 31 años, iba a cum­plir el sue­ño de ver a Bo­ca Ju­niors, en la mis­ma Bom­bo­ne­ra.

Ima­gi­na­ba un triun­fo in­ape­la­ble an­te el ri­val de siem­pre y gri­tos em­bria­ga­dos de vic­to­ria. Cuan­do aban­do­nó el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Ezei­za ves­ti­do con la ca­mi­se­ta y el go­rri­to azul y oro de sus amo­res, en­con­tró un cie­lo tan plo­mi­zo que so­lo es­cu­pía agua. Mal pre­sa­gio. Ka­to no si­quie­ra pu­do lle­gar a la can­cha. En el ca­mino se en­te­ró que la pri- me­ra fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res se ha­bía sus­pen­di­do.

El cam­po de jue­go era una pis­ci­na. El cho­que que es­pe­ra­ba to­do el pla­ne­ta que­da­ba en el ai­re. «¿Cuán­do se ju­ga­rá?», de­bió pre­gun­tar. Y de­bie­ron de­cir­le que es­te domingo, a las 16.00 ho­ra lo­cal (20.00 h. en Es­pa­ña), siem­pre que la llu­via lo per­mi­ta. Pe­ro a esa ho­ra es­ta­ría em­pren­dien­do su re­gre­so a To­kio. Ha­bía ve­ni­do so­lo pa­ra ver el par­ti­do re­cién sus­pen­di­do.

Ka­to no es­ta­ba so­lo en su des­con­sue­lo. Un país en­te­ro aguar­dó has­ta úl­ti­mo mi­nu­to una se­ñal mi­la­gro­sa des­de lo al­to que de­ten­ga el tem­po­ral. Ami­gos y fa­mi­lias se ha­bían reuni­do de­lan­te de un te­le­vi­sor sin ha­cer­le ca­so a los true­nos y re­lám­pa­gos. El di­lu­vio ha­bía si­do anun­cia­do por el Ser­vi­cio Me­teo­ro­ló­gi­co Na­cio- nal des­de co­mien­zo de la se­ma­na. Pe­ro ni la Fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na (AFA) ni la Con­fe­de­ra­ción Su­da­me­ri­ca­na (Con­me­bol) pa­re­cie­ron ha­ber pres­ta­do aten­ción a las ad­ver­ten­cias. Du­ran­te las pri­me­ras ho­ras del sá­ba­do se desató el tem­po­ral tan au­gu­ra­do. La zo­na ale­da­ña al es­ta­dio, lin­dan­te con un ria­cho pes­ti­len­te, no tar­dó en sen­tir los efec­tos de la tem­pes­tad. Aun­que a es­tas al­tu­ras no pro­li­fe­ra el he­dor en tiem­pos de llu­via, se con­fir­ma­ba cier­ta vi­gen­cia de aquel an­ti­guo can­to ma­li­cio­so de los ri­ver­pla­ten­ses pa­ra di­ri­gir­se a su ri­val his­tó­ri­co: «la Bo­ca se inun­dó y a to­dos los de Bo­ca la mier­da los ta­pó».

Pa­sa­do el me­dio­día, los plan­te­les se di­ri­gie­ron no obs­tan­te ha­cia la Bom­bo­ne­ra a sa­bien­das de que se tra­ta­ba de un via­je tan inú­til co­mo el del tu­ris­ta ni­pón. La Con­me­bol se man­te­nía en si­len­cio. Christian Gri­bau­do, un di­rec­ti­vo bo­quen­se, tra­tó de ex­pli­car lo inex­pli­ca­ble so­bre la de­mo­ra en co­mu­ni­car lo evi­den­te. «Ya ca­ye­ron 95 mi­lí­me­tros so­bre la can­cha. Es

/más que en to­do el año, que fue­ron 90». El cam­po de jue­go es­ta­ba com­ple­ta­men­te anega­do da­do el an­ti­cua­do sis­te­ma de dre­na­je del es­ta­dio xe­nei­ze. Los or­ga­ni­za­do­res to­ma­ron en ese sen­ti­do la peor de las de­ci­sio­nes: ig­no­rar ese his­to­rial. ¿So­lo por im­pe­ri­cia? La ex­pec­ta­ti­va glo­bal no te­nía pre­ce­den­tes y se ma­te­ria­li­za­ba en el in­gen­te di­ne­ro re­ci­bi­do por de­re­chos te­le­vi­si­vos. Los pe­rio­dis­tas de­por­ti­vos lo­ca­les coin­ci­dían: de ha­ber­se tra­ta­do de un par­ti­do de la li­ga lo ha­brían sus­pen­di­do ca­si al ins­tan­te.

H

Un ope­ra­rio de Bo­ca Ju­niors re­vi­sa el cés­ped, prác­ti­ca­men­te anega­do, del es­ta­dio de la Bom­bo­ne­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.