Sie­te más dos

Córdoba - - OPINIÓN - En­tre­nas * MAG­DA­LE­NA * Abo­ga­da

La Cons­ti­tu­ción de 1978 que ayer cum­plió 40 años y que ha si­do el ins­tru­men­to de paz y con­vi­ven­cia que nos ha per­mi­ti­do avan­zar ex­tra­or­di­na­ria­men­te en de­re­chos y en de­be­res, pa­ra con­so­li­dar­nos co­mo es­ta­do de de­re­cho, ejem­plo de tran­si­ción or­de­na­da y só­li­da, em­pie­za a pro­vo­car las in­jus­tas iras de los in­to­le­ran­tes me­dio­cres --hoy por hoy de­ma­sia­dos­que nun­ca se­rán ca­pa­ces de dia­lo­gar y con­sen­suar ab­so­lu­ta­men­te na­da.

Se des­cu­brió tiem­po des­pués que de­trás de los sie­te pa­dres ofi­cia­les de nues­tra Cons­ti­tu­ción, di­fe­ren­tes en ideas pe­ro car­ga­dos de sen­ti­do co­mún, que an­te­pu­sie­ron a sus in­tere­ses par­ti­dis­tas los de un país en­te­ro, exis­tie­ron otros dos más: Fran­cis­co Abril Mar­to­rell, in­ge­nie­ro agró­no­mo, va­len­ciano y vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno de Adol­fo Sua­rez, pro­ce­den­te de la po­lí­ti­ca ac­ti­va con Fran­co, y Al­fon­so Gue­rra, abo­ga­do, se­vi­llano, mano de­re­cha de Fe­li­pe Gon­zá­lez y pro­ce­den­te de la iz­quier­da clan­des­ti­na, quie­nes en una so­la no­che de pri­ma­ve­ra de 1978 fue­ron ca­pa­ces de zan­jar las po­lé­mi­cas de los otros sie­te so­bre los ar­tícu­los más pun­ti­llo­sos de la Cons­ti­tu­ción.

Aquel lla­ma­do «pac­to del man­tel» que se fra­guó en el Res­tau­ran­te Jo­se Luis de Ma­drid en­tre dos hom­bres tan so­los co­mo dis­tin­tos y dis­tan­tes, tan opues­tos co­mo el yin y el yan, en­tre el hu­mo de sus ci­ga­rros, unas cuan­tas co­pas de buen vino y al­gún pint­xo de tor­ti­lla de la ca­sa, aca­bó de un plu­ma­zo con el atas­co de los otros sie­te so­bre las cues­tio­nes más pe­lia­gu­das. Ahí es na­da la for­ma del Es­ta­do, la ma­yo­ría de edad, la len­gua o la pe­na de muer­te y así has­ta un to­tal de 23 ar­tícu­los que los dos «se li­qui­da­ron» de un plu­ma­zo con im­pa­ga­ble sen­ti­do co­mún, una ex­tra­or­di­na­ria ge­ne­ro­si­dad y una al­tu­ra de mi­ras inexis­ten­te hoy en­tre nues­tros po­lí­ti­cos.

Cua­ren­ta años des­pués es­ta­mos en ma­nos de la me­dio­cri­dad y el po­pu­lis­mo, de po­lí­ti­cos cha­que­te­ros, fal­tos de pre­pa­ra­ción, que ha­cen de la po­lí­ti­ca su modus vi­ven­di a cos­ta de sa­cri­fi­car cual­quier idea o prin­ci­pio que pu­die­ran te­ner e in­ca­pa­ces de prac­ti­car a dia­rio el diá­lo­go, ge­ne­ro­so y con res­pe­to, con un so­lo ob­je­ti­vo, el bien de los ciu­da­da­nos que los han ele­gi­do pe­ro res­pe­tan­do a los ciu­da­da­nos que han ele­gi­do a sus opo­nen­tes.

En An­da­lu­cía es­to no ha he­cho más que em­pe­zar y des­gra­cia­da­men­te no te­ne­mos Abri­les ni Gue­rras, sino unos que no quie­ren ir­se, otros que ha­bien­do per­di­do y con el peor re­sul­ta­do quie­ren rei­nar, otros que sin zar­pa­zo y sien­do ter­ce­ros quie­ren más a cual­quier pre­cio y dos ex­tre­mos tan opues­tos que pro­du­cen, los dos, has­ta es­ca­lo­fríos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.