«Cuan­do An­da­lu­cía pa­re­ce que quie­re de­po­si­tar su con­fian­za en la de­re­cha, es­ta lle­ga par­ti­da en tres pe­da­zos tras un lar­go pro­ce­so de des­com­po­si­ción»

Córdoba - - OPINIÓN -

es­toi­ca­men­te han su­fri­do an­te la in­com­pren­si­ble inac­ción y reac­ción tar­día de go­bier­nos so­cia­lis­tas y po­pu­la­res por igual.

Ade­lan­te An­da­lu­cía, la mar­ca an­da­lu­za de Po­de­mos, no aca­ba de cua­jar por sus irre­duc­ti­bles con­tra­dic­cio­nes in­ter­nas: ¿un mo­vi­mien­to obre­ro a la vez in­ter­na­cio­na­lis­ta y na­cio­na­lis­ta? So­bre­vi­vi­ría Es­pa­ña con Ade­lan­te An­da­lu­cía, Co­muns, Com­pro­mís-Po­de­mos-És el Mo­ment, En Ma­rea, etc., etc.? Otros mun­dos son po­si­bles, pe­ro no to­dos los mun­dos po­si­bles son rea­li­za­bles, y me­nos aún to­dos a la vez.

Y lle­gó el turno de Vox. En reali­dad, Vox lle­va­ba tiem­po avi­san­do. Hay que re­cor­dar el pa­pel que jue­ga Ale­jo Vidal-Qua­dras, pre­si­den­te del Par­ti­do Po­pu­lar de Ca­ta­lu­ña en­tre 1991 y 1996, año en que, cu­rio­sa­men­te tras el pac­to del Ma­jes­tic con CiU, fue apar­ta­do por la di­rec­ción na­cio­nal del par­ti­do con una pa­ta­da ha­cia arri­ba has­ta con­ver­tir­lo en vi­ce­pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo des­de 1999 has­ta 2014, mo­men­to en que, no por sor­pre­sa, se con­vier­te en el pri­mer pre­si­den­te de Vox.

¿Es una sim­ple ca­sua­li­dad que las dos es­ci­sio­nes de la de­re­cha ha­yan te­ni­do a Ca­ta­lu­ña en sus orí­ge­nes? A es­tas al­tu­ras pa­re­ce in­ne­ga­ble la in­fluen­cia del pro­ble­ma ca­ta­lán en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. De to­das for­mas, no po­de­mos ase­gu­rar a cien­cia cier­ta que el re­sul­ta­do de es­tas elec­cio­nes en An­da­lu­cía se pue­da in­ter­pre­tar ex­clu­si­va­men­te co­mo una reac­ción de cas­ti­go an­te el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán. Aun­que si es­to no es así, lo que sí pa­re­ce pro­ba­ble es que el in­ten­to de gol­pe de es­ta­do ha in­flui­do. Y no de­be­mos ol­vi­dar tam­po­co que las de­ci­sio­nes en po­lí­ti­ca se ale­jan con fre­cuen­cia de lo ra­zo­na­ble y se tras­la­dan al ima­gi­na­rio de los sím­bo­los y los sen­ti­mien­tos ideo­ló­gi­cos. Eso les ocu­rre a los po­lí­ti­cos, sien­do es­ta su pro­fe­sión. Y el pue­blo es más sus­cep­ti­ble, si ca­be. Eso lo sa­ben to­dos los po­pu­lis­tas.

Po­pu­lis­mos a un la­do, tal co­mo han re­sul­ta­do las co­sas, y pues­tos a ele­gir, pre­fe­ri­ría que pre­va­le­cie­ra la ra­zón, el sen­ti­do co­mún y la res­pon­sa­bi­li­dad. En mi mo­des­ta opi­nión, de es­ta con­sul­ta a los an­da­lu­ces de­be­ría sa­lir un go­bierno cen­tra­do en Ciu­da­da­nos, pre­si­di­do por Juan Ma­rín, apo­ya­do por el Par­ti­do Po­pu­lar y con­sen­ti­do por el PSOE. Creo que se­ría lo me­jor pa­ra An­da­lu­cía. Y tam­bién lo me­jor pa­ra Es­pa­ña.

H* Pro­fe­sor de la UCO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.