Tal co­mo éra­mos

Córdoba - - OPINIÓN - FRAN­CIS­CO

po­lí­ti­cos en la se­gun­da preo­cu­pa­ción de los es­pa­ño­les se­gún las en­cues­tas del CIS, au­pan­do a los po­pu­lis­mos y al vo­to pro­tes­ta an­tes que el de la ilu­sión.

Pe­ro so­bre to­do, me gus­ta­ría tam­bién va­lo­rar có­mo éra­mos en­ton­ces, y có­mo he­mos cam­bia­do a gran­des ras­gos. Era­mos maes­tros de la iro­nía en una so­cie­dad de si­len­cios y tu­te­las; ca­te­drá­ti­cos del es­fuer­zo y del aho­rro, y apren­di­ces de ca­si to­do an­te un mun­do que lla­ma­ba a nues­tras puer­tas sin com­ple­jos. So­cio­ló­gi­ca­men­te ha­bía me­nos ma­yo­res, pe­ro más in­te­gra­dos. Más hi­jos y me­nos rup­tu­ras ma­tri­mo­nia­les, en­tre otras co­sas por­que el adul­te­rio era de­li­to y el di­vor­cio no lle­ga­ría has­ta la reforma Fer­nán­dez Or­dó­ñez del año 1981. En de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y bie­nes ma­te­ria­les he­mos pro­gre­sa­do mu­chí­si­mo, y na­die cam­bia­ría su co­che de hoy por el Ford Fies­ta o el Sim­ca 1200 de en­ton­ces. Ni su smartp­ho­ne por la ca­bi­na de la es­qui­na.

La vi­da era más sim­ple, en blan­co y ne­gro. Hoy la vi­da es más plu­ral y más com­ple­ja. Y pe­se a la plu­ra­li­dad, el pen­sa­mien­to to­ta­li­ta­rio de to­do signo se abre ca­mino hoy en­tre ex­ten­sos sec­to­res de la po­bla­ción. He­mos pa­sa­do de la so­cie­dad de la es­pe­ran­za a la so­cie­dad de la cris­pa­ción. An­tes la gen­te era más pa­cien­te, se­ría tal vez por­que no ha­bía what­sapps, fren­te a la so­cie­dad de la in­me­dia­tez y de lo ins­tan­tá­neo. Y, en ge­ne­ral, tam­bién era más res­pe­tuo­sa, fren­te al in­sul­to gra­tui­to hoy de las re­des so­cia­les. Era más coope­ra­ti­va y me­nos com­pe­ti­ti­va. Hoy nos aguan­ta­mos bas­tan­te po­co, so­mos más in­tran­si­gen­tes y más agre­si­vos. Vi­vi­mos con los ma­yo­res ni­ve­les de an­sie­dad y de­pre­sio­nes de nues­tra his­to­ria, y más sui­ci­dios que nun­ca. La glo­ba­li­za­ción y la re­vo­lu­ción di­gi­tal han trans­for­ma­do no so­lo las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas, tam­bién los mo­de­los de so­cie­dad y la es­ca­la de va­lo­res de la mis­ma. Nos he­mos co­si­fi­ca­do de la mano del neo­li­be­ra­lis­mo des­bo­ca­do. Y fue en aquél con­tex­to, don­de ge­ne­ra­mos una Cons­ti­tu­ción que nos ha ser­vi­do pa­ra con­vi­vir cua­tro dé­ca­das, pe­ro que hoy se­ría im­pen­sa­ble con­sen­suar. De­be­ría­mos de mi­rár­nos­lo to­dos, tan­to si quie­nes tie­nen al­tas res­pon­sa­bi­li­da­des le­van­ta­ran la mi­ra­da a más lar­go pla­zo, co­mo si los ciu­da­da­nos fué­se­mos ca­pa­ces de desechar to­da la ba­su­ra me­diá­ti­ca y ma­ni­pu­la­do­ra que nos lle­ga, y nos pu­sié­ra­mos a dis­cer­nir y exi­gir qué mun­do que­re­mos pa­ra el fu­tu­ro de nues­tros hi­jos.

* Abo­ga­do y me­dia­dor

H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.