Cuen­ca To­ri­bio *

Córdoba - - OPINIÓN - JO­SÉ MA­NUEL

Ter­mi­na­do el pre­ce­den­te ar­tícu­lo con la re­fe­ren­cia, emo­ti­va y en­tu­sias­ta, al epi­so­dio re­ful­gen­te de la Tran­si­ción y al des­ta­ca­do pa­pel ju­ga­do en ella por el ministro de la Pre­si­den­cia en el pri­mer Go­bierno de la Mo­nar­quía de Juan Carlos I en pro de las li­ber­ta­des y de un Es­ta­do de De­re­cho, no ha de per­der­se un ins­tan­te para en­fa­ti­zar que aque­lla no fue ni ex­clu­si­va ni aca­so pri­mor­dial­men­te una gran ope­ra­ción de in­ge­nie­ría po­lí­ti­ca, sino que es­ta es­tu­vo im­pul­sa­da y se aco­mo­dó al im­pe­rio­so de­seo de la in­men­sa ma­yo­ría del pue­blo es­pa­ñol a fa­vor de un sis­te­ma ple­ni­fi­can­te de ar­ma­zón y le­yes de­mo­crá­ti­cos.

Oso­rio, se­gún su tes­ti­mo­nio au­to­bio­grá­fi­co, Adol­fo Suá­rez, con­for­me al ve­re­dic­to de la his­to­ria y el cla­mor de gran par­te de los con­tem­po­rá­neos --Tan­to mon­ta, mon­ta tan­to...--, di­se­ña­ron en sus lí­neas esen­cia­les, en el or­den que el lec­tor quie­ra con­ce­der al gran pro­ta­go­nis­mo de uno y otro, la ho­ja de ru­ta de aque­lla ad­mi­ra­ble tra­ve­sía que con­du­jo al, co­mo siem­pre, al­bo­ro­ta­do na­vío de los es­pa­ño­les a la pis­ta de des­pe­gue del gran pe­rio­do en­ri­que­ce­dor co­mo po­cos de su fe­cun­da con­vi­ven­cia ba­jo el signo de la de­mo­cra­cia.

Pe­ro que sin ello su­pon­ga nin­gu­na con­ce­sión a la in­ter­pre­ta­ción plu­tar­quia­na de la his­to­ria ni a la ac­ti­vi­dad de­miúr­gi­ca de los «gran­des hom­bres», es pre­ci­so --y jus­to-- re­co­no­cer la des­co­llan­te gra­dua­ción de las ini­cia­ti­vas gu­ber­na­men­ta­les y la no me­nos so­bre­sa­lien­te do­si­fi­ca­ción que la ci­ta­da pa­re­ja hi­cie­ron de au­da­cia y pru­den­cia para lle­var

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.