El se­cre­to de la In­ma­cu­la­da

Córdoba - - OPINIÓN -

La fies­ta de la In­ma­cu­la­da se ce­le­bra des­de el año 1476, y con es­ta so­lem­ni­dad des­de la de­fi­ni­ción dog­má­ti­ca que tu­vo lu­gar en 1854. En un lu­gar apar­ta­do de la geo­gra­fía pa­les­ti­na na­ció Ma­ría. Era una ni­ña más del pue­blo ju­dío, sin pro­di­gios ex­ter­nos. Su gran­de­za es­ta­ba den­tro. Dios la ha­bía es­co­gi­do para ser la ma­dre de su Hi­jo en­car­na­do, y la cui­dó des­de el co­mien­zo pre­ser­ván­do­la del mal. El Pa­pa Fran­cis­co, en su li­bro más re­cien­te, Ave Ma­ría, pu­bli­ca­do con una se­rie de en­tre­vis­tas que le ha he­cho el sa­cer­do­te ita­liano Mar­co Poz­za, nos re­ve­la cuál es el se­cre­to de la Vir­gen. «En mu­chos cua­dros, di­ce Fran­cis­co, Ma­ría es­tá re­pre­sen­ta­da sen­ta­da an­te el án­gel con un li­bri­to en sus ma­nos. Es­te li­bro es la Es­cri­tu­ra. Ma­ría so­lía es­cu­char a Dios y trans­cu­rrir su tiem­po con Él. La Pa­la­bra de Dios era su se­cre­to: cer­ca­na a su co­ra­zón, se hi­zo car­ne lue­go en su seno. Per­ma­ne­cien­do con Dios, dia­lo­gan­do con Él en to­da cir­cuns­tan­cia, Ma­ría hi­zo bella su vi­da. No la apa­rien­cia, no lo que pa­sa, sino el co­ra­zón ten­di­do ha­cia Dios ha­ce bella la vi­da. Mi­re­mos hoy con ale­gría a la ‘lle­na de gra­cia’. Pi­dá­mos­le que nos ayu­de a per­ma­ne­cer jó­ve­nes di­cien­do ‘sí’ a Dios». Más ade­lan­te, el Pa­pa nos ha­bla de la «re­vo­lu­ción de la ter­nu­ra». Y nos re­fie­re es­ta anéc­do­ta: «En la ca­te­dral de Ba­ri con­tem­plé la ima­gen de la Vir­gen Odi­gi­tria: era la pri­me­ra vez que veía al Ni­ño des­nu­do y me­dio ta­pa­do por Ma­ría con su man­to. Ma­ría ta­pa nues­tras des­nu­de­ces; una ma­dre es la úni­ca que pue­de en­ten­der a un hi­jo por­que lo co­no­ce des­nu­do des­de que lo lle­va en su vien­tre, en su seno, lo da a luz des­nu­do. Des­pués, Ma­ría re­ci­be a Cris­to des­nu­do al pie de la cruz y lo cu­bre de nue­vo. Ma­ría es una ben­di­ción para no­so­tros por­que es la ma­dre de nues­tra des­nu­dez: el mal, el pe­ca­do nos des­nu­da. Ella nos ta­pa siempre». La In­ma­cu­la­da, no lo ol­vi­de­mos, es la pa­tro­na de Es­pa­ña. Así di­ce una es­tro­fa del himno: «Pa­tro­na au­gus­ta de Es­pa­ña, / Pu­rí­si­ma Con­cep­ción,/ es­cu­cha nues­tras sú­pli­cas, / pro­te­ge a tu na­ción». El Pa­pa vi­si­ta hoy el mo­nu­men­to a la In­ma­cu­la­da, en la pla­za de Es­pa­ña, de Ro­ma, co­lo­can­do una ces­ta de ro­sas blan­cas.

H* Pe­rio­dis­ta y sa­cer­do­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.