Al mar­gen de Es­pa­ña es ju­rí­di­ca­men­te vin­cu­lan­te»

Córdoba - - OPINIÓN -

El bre­xit nos afec­ta mu­cho por­que las re­la­cio­nes en­tre Es­pa­ña y el Reino Uni­do son es­pe­cial­men­te in­ten­sas. Gran Bre­ta­ña es el prin­ci­pal des­tino de nues­tras in­ver­sio­nes y el se­gun­do in­ver­sor en nues­tro país. Hay más de 300 em­pre­sas es­pa­ño­las en aquel país, con una pre­sen­cia muy di­ver­si­fi­ca­da: ban­cos, ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, in­fra­es­truc­tu­ras de trans­por­te, ener­gía, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, sa­lud... Ade­más, Es­pa­ña es el des­tino pre­fe­ri­do de los tu­ris­tas bri­tá­ni­cos, el 25% de los que re­ci­bi­mos anual­men­te.

Ló­gi­co, pues, que a es­pa­ño­les y bri­tá­ni­cos el bre­xit nos preo­cu­pe. Aho­ra se re­co­no­ce por sus pro­pios pro­mo­to­res que el re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum es­tu­vo muy in­flui­do por in­for­ma­ción fal­sa: uno de los prin­ci­pa­les ar­gu­men­tos que uti­li­zó la cam­pa­ña del

fue­ron los fa­mo­sos 350 mi­llo­nes de li­bras que se aho­rra­ría el Reino Uni­do ca­da se­ma­na.

La ex­pe­rien­cia es­tá de­mos­tran­do lo di­fí­cil que es lle­var a ca­bo la des­co­ne­xión de Gran Bre­ta­ña de la UE, aun­que ten­ga mo­ne­da pro­pia (no es­tá en el eu­ro) y su pro­pia fron­te­ra (no es­tá en Schen­gen). Pa­re­ce men­ti­ra que se ha­ya po­di­do ha­cer creer que Ca­ta­lu­ña, compartiendo con Es­pa­ña mo­ne­da, fron­te­ras e ins­ti­tu­cio­nes eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas, pu­die­se con­ver­tir­se de la no­che a la ma­ña­na en un Es­ta­do in­de­pen­dien­te.

Vol­vien­do a Gi­bral­tar, el Acuer­do de Re­ti­ra­da con­tie­ne un pro­to­co­lo es­pe­cí­fi­co que ex­pli­ca có­mo aquel se apli­ca­rá a ese te­rri­to­rio, que no es par­te in­te­gran­te del Reino Uni­do co­mo lo son Es­co­cia o Ga­les, sino que es un Te­rri­to­rio Bri­tá­ni­co de Ul­tra­mar, cu­ya re­pre­sen­ta­ción ex­te­rior le co­rres­pon­de a di­cho país y que es con­si­de­ra­do por la ONU co­mo un te­rri­to­rio a des­co­lo­ni­zar.

Co­mo com­ple­men­to a di­cho pro­to­co­lo, Es­pa­ña ha sus­cri­to con Gran Bre­ta­ña cua­tro acuer­dos bi­la­te­ra­les que re­suel­ven al­gu­nos de los pro­ble­mas de las re­la­cio­nes del Pe­ñón con Es­pa­ña en ma­te­ria de de­re­chos de los ciu­da­da­nos, ta­ba­co, me­dioam­bien­te y coope­ra­ción po­li­cial y adua­ne­ra, res­pec­ti­va­men­te, y otro más so­bre fis­ca­li­dad, que ten­drá el ran­go de tra­ta­do in­ter­na­cio­nal. Es­tos acuer­dos me­jo­ra­rán sen­si­ble­men­te la si­tua­ción del Cam­po de Gi­bral­tar.

En la po­lé­mi­ca que se pro­du­jo so­bre esos acuer­dos, la Ge­ne­ra­li­tat se pu­so del la­do de Gi­bral­tar y del Reino Uni­do, y la opo­si­ción, muy pa­trió­ti­ca­men­te, ne­gó va­li­dez ju­rí­di­ca a las de­cla­ra­cio­nes an­tes ci­ta­das. Por su­pues­to, la pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May tam­bién lo hi­zo, pe­ro su ac­ti­tud es más com­pren­si­ble. El Go­bierno de Gi­bral­tar los con­si­de­ró «pa­pel mo­ja­do», lo que de­be aler­tar so­bre su cre­di­bi­li­dad en ne­go­cia­cio­nes fu­tu­ras. A to­dos con­ven­dría re­cor­dar­les el ar­tícu­lo 31 de la Con­ven­ción de Viena so­bre De­re­cho de los Tra­ta­dos, don­de se es­pe­ci­fi­ca que di­chas de­cla­ra­cio­nes se con­si­de­ran una in­ter­pre­ta­ción au­tén­ti­ca del tra­ta­do, es de­cir, ju­rí­di­ca­men­te vin­cu­lan­te, pues hay que te­ner en cuen­ta, «ade­más del tex­to», «to­do acuer­do que ha­ya si­do con­cer­ta­do en­tre to­das las par­tes con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción del tra­ta­do».

El Reino Uni­do no es par­te de la de­cla­ra­ción de la UE que re­co­no­ce a Es­pa­ña el de­re­cho al ve­to so­bre los acuer­dos fu­tu­ros de Eu­ro­pa con Gran Bre­ta­ña so­bre Gi­bral­tar. ¿Có­mo iba a ser­lo si en esas ne­go­cia­cio­nes es­te Es­ta­do ya no es­ta­rá en la UE? Son cues­tio­nes que con­vie­ne acla­rar para co­no­cer por dón­de va el bre­xit y có­mo nos afec­ta.

H* Mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, Unión Eu­ro­pea y Coope­ra­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.