Las me­jo­res ma­dres del mun­do

Córdoba - - OPINIÓN - MI­LE­NA

úni­co que he he­cho bien en es­ta vi­da (y no lo he he­cho so­la, cla­ro): mis dos hi­jos.

No es ex­tra­ño pues­to que me de­di­co in­ten­sa­men­te a ello. Y por­que en reali­dad no es tan di­fí­cil: so­lo con­sis­te en que­rer, en amar, y amar so­lo con­sis­te en es­tar aten­to al otro y en res­pe­tar­lo.

Ade­más, la ma­yo­ría de no­so­tros he­mos pa­sa­do gran par­te de nues­tra vi­da ob­ser­van­do y de­pen­dien­do de una ma­dre, si hay un ofi­cio que co­noz­ca­mos de cer­ca, hom­bres y mu­je­res, en lo bueno y en lo ma­lo, in­clu­so an­tes de te­ner hi­jos, es el de ma­dre. Por otro la­do, los úni­cos que pue­den juz­gar si so­mos bue­nas o ma­las ma­dres son nues­tros hi­jos, y no aho­ra, den­tro de 20 años.

Yo ape­nas co­cino para mis hi­jos, ja­más les lle­vé al par­que, ca­si nun­ca les ayu­do con los de­be­res y nun­ca les he obli­ga­do a ha­cer­se la ca­ma (ellos sa­brán có­mo quie­ren dor­mir). No pre­ten­do que sean mis ami­gos, ni yo su ami­ga, me en­can­ta ser su ma­dre. No ne­ce­si­to que me lo cuen­ten to­do, ja­más se me ocu­rri­ría re­vi­sar sus mo­chi­las o sus mó­vi­les, de­ben enamo­rar­se so­los. Nun­ca he in­ten­ta­do que se con­vir­tie­ran en ver­sio­nes ju­ve­ni­les de mí (sen­tí una gran ale­gría cuan­do el ma­yor me di­jo que que­ría es­tu­diar In­ge­nie­ría de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes), no di­ri­jo sus gus­tos, no les obli­go a leer (qué idea tan lo­ca obli­gar a al­guien a leer, les ani­mo en­ca­re­ci­da y re­pe­ti­da­men­te, eso sí), no com­par­ten mu­chas de mis opi­nio­nes, no les he da­do nun­ca lec­cio­nes de na­da. En ca­sa no siempre hay fru­ta y se­gu­ra­men­te pa­san de­ma­sia­das ho- ras ju­gan­do en el or­de­na­dor y en la te­le­vi­sión (co­mo tie­nen bue­nas no­tas, no me pa­re­ce­ría ra­zo­na­ble in­ten­tar con­tro­lar a qué de­di­can el tiem­po li­bre). No ha­cen ká­ra­te y tam­po­co es­tu­dian chino. No sa­ben es­quiar. Les com­pré un mó­vil cuan­do me lo pi­die­ron, bueno, tal vez es­pe­ré un par de me­ses para dar­le emo­ción al asun­to. Sa­ben que ten­drán que tra­ba­jar du­ro pe­ro tam­bién sa­ben que la vi­da es para dis­fru­tar­la y des­pil­fa­rrar­la.

A ve­ces pien­so que an­tes de que lle­gue la ve­jez que to­do lo trans­for­ma y to­do lo es­tro­pea (aun­que no siempre), de­be­ría es­cri­bir­les una car­ta con­tán­do­les có­mo les quie­ro aho­ra, de qué mo­do in­des­truc­ti­ble, inevi­ta­ble, ab­so­lu­to y fe­liz. Pe­ro son mu­cho más lis­tos que yo, creo que ya lo sa­ben.

* Es­cri­to­ra

H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.