Vox

Córdoba - - OPINIÓN - Ál­va­ro Val­ver­de de Die­go

Cór­do­ba

Aun­que mu­cho se ha ha­bla­do y es­cri­to so­bre las cau­sas de la irrup­ción del par­ti­do li­de­ra­do por San­tia­go Abas­cal en el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co an­da­luz, me gus­ta­ría ha­cer hin­ca­pié en la que, en mi opi­nión, ha si­do de­ter­mi­nan­te, la es­pa­ño­li­dad de An­da­lu­cía. Si le pre­gun­tá­ra­mos a un catalán o a un vas­co, cons­ti­tu­cio­na­lis­tas por su­pues­to, qué se sien­ten, se­gu­ra­men­te res­pon­de­rían que, pri­me­ro, ca­ta­la­nes o vas­cos; en se­gun­do lu­gar es­pa­ño­les y, por úl­ti­mo, eu­ro­peos. Y si esa mis­ma pre­gun­ta se la hi­cié­ra­mos a un an­da­luz, di­ría que es­pa­ñol y ade­más, an­da­luz. Nun­ca ha arrai­ga­do en nues­tra re­gión un sen­ti­mien­to na­cio­na­lis­ta si­mi­lar al de las co­mu­ni­da­des men­cio­na­das, de ahí que no lle­ga­ra a cua­jar, en su día, el pro­yec­to del Par­ti­do An­da­lu­cis­ta, an­tes Par­ti­do So­cia­lis­ta de An­da­lu­cía (PSA).

Por ello, hay que en­ten­der que los an­da­lu­ces es­te­mos in­dig­na­dos, ha­ya­mos vo­ta­do o no a Vox, de los con­ti­nuos in­sul­tos, pro­vo­ca­cio­nes y hu­mi­lla­cio­nes de los se­pa­ra­tis­tas ca­ta­la­nes an­te la pa­si­vi­dad del pre­si­den­te del Go­bierno, in­clui­do su si­len­cio res­pec­to a un fu­tu­ro in­dul­to a los gol­pis­tas pre­sos. Por ello, ye­rra quien pien­se que los vo­tos del par­ti­do de Abas­cal pro­vie­nen, ma­yo­ri­ta­ria­men­te, de una par­te del PP. Ello lo de­mues­tra el re­sul­ta­do ho­mo­gé­neo de Vox en las ocho pro­vin­cias an­da­lu­zas, en­tre un 8 y un 11%, a ex­cep­ción del 16% de Al­me­ría, y la ob­ten­ción de 1-2 re­pre­sen­tan­tes en to­das. Por otro la­do, ha mul­ti­pli­ca­do por diez los vo­tos co­se­cha­dos en el ba­rrio de Las Tres Mil Vi­vien­das y du­pli­ca­do los de Los Pa­ja­ri­tos-Amate, am­bos en Se­vi­lla, de los más po­bres de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.